Ahorrar para comprar una casa

“Sueño con comprar una casa”. Esta frase, que podría parecer algo baladí es una de las más pronunciadas por miles de jóvenes españoles y extranjeros que anhelan poder independizarse. Comprar una casa ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la vida de cualquier persona.

Por etapas, lo más habitual suele ser estudiar o ir a la universidad, conseguir un trabajo, casarse, comprar una casa y tener algunos hijos. Comprar una casa es solo una de las cosas que la sociedad ha establecido para marcar en la lista de objetivos a conseguir. El problema, en muchos casos, se sea joven o se tenga una edad un poco más avanzada, es que para comprar una vivienda hay que ahorrar. Vamos a descubrir algunos consejos para ahorrar a la hora de comprar una casa.

Cómo ahorrar para una casa

Puede ocurrir que no sea ni el momento ni las condiciones financieras adecuadas para comprar una casa. Pero eso no significa que no sea el momento propicio para ahorrar para ello. Si ahora no tienes el dinero para adquirir una vivienda, ¡lo mejor es empezar a ahorrar y pensar a largo plazo!

Conocer los fondos con los que se cuenta

Lo primero que debes hacer antes de pensar siquiera en comprar una vivienda es conocer bien tus números y ser realista al respecto. Si ganas 60.000 euros al año, probablemente no podrás pagar una casa de 500.000 euros incluso si un banco decide prestarte el dinero, ya que después deberás devolverlo y no será fácil. A la hora de planificarte, usa la pauta del 30%; tus gastos de vivienda no deben ser más del 30% de tus ingresos.

Establecer una línea del tiempo

A continuación, sería ideal establecer una línea de tiempo para planificar la compra y, mientras tanto, seguir ahorrando a través de productos bancarios muy útiles al respecto como pueden ser los depósitos bancarios. Para ello hazte las siguientes preguntas: ¿Deseas comprar una casa en los próximos dos, cinco o diez años? Una vez lo hayas determinado, coge un pago inicial del 20% y agrega otro 10% a fin de calcular cuánto podría suponer el pago inicial de la vivienda. Los costes de cierre de operación por sí solos pueden estar entre el 2-5% del precio de compra, por lo que añadir un 10% adicional no es poco realista.

Asimismo, divide el pago inicial del 30% por la cantidad de meses en la línea de tiempo, y sabrás perfectamente cuál es el objetivo monetario que debes alcanzar.

Intenta ganar dinero extra

Ganar más dinero generalmente es más impactante que ahorrar dinero, y teniendo en cuenta que lo que quieres es comprarte una casa, es obvio que no solo necesitarás un extra de 100 euros, sino que será muchos miles de euros. Así que tienes varias opciones para conseguir tus objetivos en el tiempo.

Uno de ellos es pedirle un aumento de sueldo a tu jefe, pero prepárate para mostrar por qué lo mereces. Si no obtienes un aumento o un aumento suficiente para hacer una diferencia real, comienza a buscar un nuevo trabajo. El aumento promedio es de solo 3%, mientras que el aumento en los ingresos cuando cambias de trabajo es mucho mejor y se suele situar entorno al 10-20% de incremento.

Gastar menos para ahorrar más

Intentar gastar menos es algo en lo que deberías trabajar también para no desperdiciar dinero que te podría ser muy útil a la hora de comprar una vivienda. Y si quieres ahorrar y evitar gastarlo puedes meterlo en una cuenta de ahorro, que te servirá de gran ayuda de cara a la compra de la vivienda.

No obstante, te aconsejamos que si quieres gastar menos, el primer paso es siempre hacer un presupuesto si no dispones ya de uno. Un presupuesto no te impide gastar dinero, pero te muestra a dónde va tu dinero para que puedas evitar cualquier fuga de gastos.

Hay muchas maneras de ahorrar para una casa como tratar de contratar facturas de televisión o teléfono o luz más baratas y eliminar aquellas suscripciones por las que sigues pagando pero que ya no utilizas.

Cuentas de ahorro para comprar una casa

Una de las mejores cosas que puedes hacer al ahorrar para comprarte una casa es recurrir a productos financieros que han sido específicamente pensados para tal fin. Una gran idea es crear una cuenta de ahorros separada de tu cuenta corriente tradicional. De esta manera, no corres el riesgo de utilizar el dinero que te gustaría ahorrar para dar la entrada a una vivienda en otras cosas.

Una cuenta de ahorros no solo te ayudará a incrementar tus finanzas, sino que to ayudará a aumentar tus esfuerzos de ahorro al ganar un buen interés a largo plazo. Puedes optar o bien por abrir una cuenta de ahorros o por un depósito a plazo fijo que genere altos intereses. Si depositas tus ahorros en una cuenta de estas características (cuenta de ahorro), debes saber que podrás extraer dinero en cualquier momento al tiempo que tu dinero se ha ido incrementando con el paso del tiempo.

Por contra, si te gusta el riesgo, puedes optar por que su fondo de anticipo se acumule en una cuenta de inversión. La cuenta te permitirá invertir el dinero en acciones y fondos mutuos que potencialmente generarán rendimientos mucho más altos que incluso una cuenta de ahorros de alto rendimiento.

Sin embargo, dada la volatilidad del mercado de valores, es posible que no obtengas esos beneficios que esperas tan rápido como los necesites. Invertir un fondo de anticipo en acciones, entonces, está mejor reservado para aquellos cuya línea de tiempo para comprar una casa es flexible y pueden permitirse esperar cualquier fluctuación en el mercado. Como regla general, el mercado de valores generalmente se recupera de las recesiones con el tiempo, y los fondos mantenidos en acciones logran ganancias más saludables a largo plazo.

En el caso de que optes por una mayor comodidad y prefieras el riesgo justo con tus ahorros, te irá perfectamente bien abrir  una cuenta de ahorros en el banco, puedes utilizar nuestro comparador de bancos para conocer qué cuentas o qué depósitos ofrecen la mejor rentabilidad. Si deseas obtener un poco más de rentabilidad y no te importa esperar transferencias entre bancos, puedes buscar un banco online e intentar ganar más intereses. Si, por el contrario, te gusta el riesgo, las cuentas de inversión ofrecen los mejores rendimientos, pero también presentan el mayor riesgo de que el valor de tu fondo de pago inicial pueda caer en el corto plazo en el momento en que necesites el dinero.

Una excelente inversión

Por otro lado, hay quien quiere comprarse una vivienda porque obtener bienes inmuebles son una buena opción de inversión. Y no se equivoca quien lo piensa así. Los bienes raíces son generalmente una excelente opción de inversión. A través de ellos puedes generar ingresos pasivos continuos y puede ser una buena inversión a largo plazo si el valor aumenta con el tiempo. Incluso puedes usarlo como parte de tu estrategia general para comenzar a construir riqueza.

Sin embargo, debes asegurarte de estar listo para comenzar a invertir en bienes raíces. Por un lado, deberás depositar una cantidad significativa de dinero por adelantado para comenzar a invertir en bienes raíces. Comprar una casa, un complejo de apartamentos o un terreno puede ser costoso. Eso sin mencionar los costos de mantenimiento continuos de los que tú serás responsable.

Aquí también deberás tener en cuenta al comprar bienes inmuebles con fines de inversión, el costo de los impuestos, los servicios públicos, el mantenimiento y las reformas. A menudo es más fácil pasar por una empresa de alquiler y hacer que se ocupe de las reformas pertinentes y de los cobros de alquiler. Si bien esto costará dinero, ayudará a aliviar la carga de poseer una propiedad de alquiler. Especialmente si no tienes tiempo para hacer todo lo que debe hacerse en tu propiedad, usar una agencia es una buena opción.

Un camino de paciencia

El resultado final cuando se trata de ahorrar para comprar una vivienda es gratificante aunque no es nada fácil llegar hasta ahí. Requerirá mucha paciencia y autodisciplina y es crucial mantener la vista fija en el objetivo. Cancela la inscripción en el gimnasio si no vas, revalúa tu seguro, cocina más en casa, compra ropa que esté de oferta, invierte tus ahorros en depósitos bancarios y mira cómo crecen… todo esto y mucho más te acercará a ser dueño de tu propia casa.

Averigüa lo importante que es para ti tener una vivienda en propiedad. ¿Es lo suficientemente importante como para priorizarla y dejar que cualquier otra cosa que desees hacer como viajar quede en segundo plano? Si es así y cumples con todos estos consejos verás cómo en menos de lo que imaginas serás propietario de la casa de tus sueños.