Ahorrar con la regla 50-30-20

Inicio › Ahorro › Ahorrar regla 50-30-20

¿Conoces la regla 50-30-20? Se trata de una técnica de ahorro que se popularizó en los Estados Unidos y que, la verdad, es muy útil a la hora de ahorrar dinero sin sufrir demasiado por el camino. ¿Quieres saber más de ella? ¡Pues sigue leyendo!

¿Qué es la regla del 50-30-20?

La regla del 50-30-20 es una forma de utilizar tus ingresos para que, sin prescindir de una vida cómoda, puedas ahorrar una buena cantidad de dinero mes tras mes. Porque, al fin y al cabo, tampoco se trata de vivir como de forma austera con tal de ahorrar. Hay tiempo y recursos para todo si nos organizamos bien.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta regla? Pues muy sencillo: se trata de utilizar el 50% de tus ingresos para los gastos básicos (vivienda, facturas, alimentos, etc), el, el 30% para gastos personales (ocio y demás) y el 20% para ahorrar. De esta forma, no prescindimos de nada, pero siempre ahorramos una cantidad asequible de dinero.

¿Por qué estos números y no otros?

Tienes que pensar que estos números son una orientación. Por supuesto, puedes ahorrar más o puedes gastar menos en ingresos básicos y dedicarlos a ocio, por decir algo. Son una simple orientación, pero basada en algunas buenas ideas básicas de finanzas personales.

Por ejemplo, los gastos a los que debes hacer frente sí o sí jamás deberían ser superiores al 50% de tus ingresos. Porque, de lo contrario, estás trabajando para vivir. Si estás en una situación en que tus gastos del día a día superan el 50% de tus ingresos, deberías buscar formas de aumentar tus ingresos.

Un 30% de tus ingresos en ocio y otros gastos personales tampoco está nada mal, porque es un porcentaje que te permite disfrutar bastante de la vida, pero sin que no hagas otra cosa en todo el día.

Y un 20% de ahorro está razonablemente bien, porque te permite “comprar” un mes de libertad cada cinco meses. Que no es una mala cosa para empezar.

Lo que tienes que tener en cuenta, también, es que ciertos gastos son estables, por lo que el porcentaje que representan de tus ingresos disminuye si esos ingresos aumentan. Hablamos, por supuesto, de los gastos básicos.

Si, para tu día a día, al cabo del mes, necesitas 750€ y estás cobrando 1500€, estás en ese 50%. Pero si mañana cambias de trabajo y esos 1500€ se convierten en 2000, automáticamente esos 750€ inevitables se convierten en alrededor de 35%.

Esa diferencia puedes emplearla en ahorrar más, en tener más ocio, o en ambas cosas (esto último sería lo deseable).

¿Es una buena forma de ahorrar? ¿Qué otros métodos existen?

Debes entender que cualquier forma o método de ahorro es buena si se sigue con lo que pauta. Eso es lo difícil. Seguir con lo pautado y ser constante. Si lo haces, esta regla es tan buena como cualquier otra para ahorrar y tener un buen nivel de vida al mismo tiempo. Sin embargo, existen otros métodos de ahorro.

Por ejemplo, tienes el reto de las 52 semanas, que consiste en empezar ahorrando un euro a la semana e ir sumando un euro cada semana, de forma que en la semana 52 ahorres 52€. Parece poco, pero al cabo del año habrás ahorrado 1.378€ y, como lo habrás hecho paulatinamente, apenas notarás que te cuesta. Y 1.378€ no está mal si nunca antes habías ahorrado, ¿no te parece?

Pero, si quieres que te contemos un secreto, hay una forma mucho más básica y mucho más eficaz de ahorrar, y que es aplicable para cualquier persona: elige cuánto quieres ahorrar cada mes (una cifra realista) y, cada primero de mes, aparta esa cantidad.

Por ejemplo, si cobras 1.500€ y quieres ahorrar 300€ al mes, cada día 1 coges esos 300€, los sacas de tu cuenta habitual y lo ahorras en una cuenta diferente. Pero es importante que lo hagas el día 1.

¿Por qué? Pues por lo que decíamos antes de la constancia: si esperas a ahorrar al último día, probablemente te hayas gastado el dinero a lo largo del mes. Si en vez de ahorrar, “preahorras”, eso no puede pasar. Es decir, te obligas a ser constante.

Y, la verdad, ahorrar 300€ al mes es algo bastante viable para casi cualquier persona, siempre que lo haga de este modo. Lógicamente, implicará sacrificios el resto del mes. Pero, como directamente no tienes ese dinero disponible, tendrás que hacerlos sí o sí. El esfuerzo tiene premio: al cabo del año, tendrás 3.600€. Nada mal, ¿no?

En definitiva, la regla del 50-30-20 es una muy buena regla para ahorrar cada mes una buena cantidad de dinero de forma sencilla y sin tener que renunciar a una vida con ciertas comodidades. ¿Qué opinas? ¿Te parece una buena forma de ahorrar?