Cómo ahorrar en casa: consejos para mantener tus ahorros

Raisin > Ahorro > Cómo ahorrar en casa

Ahorrar no es una tarea sencilla. A diario, existen muchas tentaciones que pueden poner en riesgo cualquier planificación financiera que hayamos hecho de antemano. Por eso, cada vez son más las personas que buscan consejos y reglas para mantener sus ahorros y, por qué no, alcanzar un nivel de patrimonio lo suficientemente grande como para vivir desahogados.

Sea cual sea tu nivel de ingresos, siempre debería haber un espacio para el ahorro. Al fin y al cabo, será lo que determine tu bienestar futuro y también el de tu familia.

Tratar de ahorrar a priori, no a posteriori

El primer gran consejo para constituir un importante patrimonio a largo plazo es preahorrar, es decir, apartar una cantidad determinada de tu renta en el momento que recibes tu nómina o tus ingresos. Normalmente, esto se consigue transfiriendo desde tu cuenta bancaria habitual hacia un depósito a plazo fijo o una cuenta de ahorro que genere intereses. Y si es de forma automática, mucho mejor.

En general, la mejor forma de preahorrar es considerar el ahorro como un gasto que reduce tus ingresos mensuales. Tu ritmo de consumo se adaptará a esta nueva situación, y en unos pocos meses verás cómo tu cuenta corriente se engrosa de manera mensual casi sin darte cuenta.

Invierte parte de tu dinero

Tanto si eres un experto inversor como si no, es recomendable que tu dinero empiece a trabajar para ti. Esto se consigue invirtiendo parte de tu capital en productos de renta variable, dependiendo de tu aversión al riesgo, combinándolos con otros instrumentos de renta fija como los depósitos a plazo fijo, que garantizan los ahorros.

Y, sí, puedes pensar que esto de invertir es complicado y pensado para grandes bolsillos y con grandes conocimientos. Nada más lejos de la realidad. En la actualidad, puedes comenzar con unos pocos euros y en productos sencillos como los fondos indexados o los roboadvisors, automatizando al máximo posible la gestión de la inversión con aportaciones periódicas.

Utiliza diferentes reglas de ahorro e inversión

A muchas personas les hace falta un pequeño empujón para comenzar a ahorrar, ya que no saben ni por dónde empezar. La gamificación y la aplicación de reglas o técnicas sencillas también está presente en el ahorro, especialmente para dar ese último empujón del que estábamos hablando.

Una de estas técnicas es la regla de las 52 semanas, que se basa en ahorrar cada semana un euro más que la anterior, hasta llegar a la última semana del año, donde se ahorran 52 euros. En total, esta regla permite obtener un ahorro anual de unos 1.500 euros al año.

Otra opción es utilizar la regla del 50/30/20, que consiste en dividir los ingresos mensuales de cualquier ahorrador en tres partidas: 50% para gastos básicos, 30% para otros gastos y el 20% restante para el ahorro.

Los presupuestos, la madre del cordero de cualquier ahorrador

Cualquier empresa que quiera controlar sus finanzas debe elaborar presupuestos para hacer una previsión de ingresos y gastos para así controlar que no existan grandes desviaciones. Y aunque no suele ser muy habitual, las familias también deberían recurrir a documentos de este tipo para realizar tales previsiones.

En realidad, son documentos muy sencillos que son todavía más fáciles de elaborar gracias a herramientas como Excel o multitud de aplicaciones que se pueden descargar e instalar directamente en el teléfono móvil. Su objetivo es conocer cuáles son las partidas en las finanzas de una familia, saber dónde se va el dinero y controlar todos los gastos.

No intentes dar el pelotazo invirtiendo

Invertir es importante, pero no está pensado para todo el mundo. De hecho, hay quienes van un paso más allá, intentando conseguir dinero fácil y rápido. Para ello, utilizan complejos instrumentos derivados o siguen las corrientes que han visto en redes sociales, invirtiendo en criptomonedas o en la empresa que está más de moda con el argumento de que ha subido como la espuma en los meses anteriores.

Si no sabes invertir, lo mejor es que recurras a productos más sencillos y seguros. Existen alternativas igualmente rentables que, además, garantizan tu capital. Una de ellas son los depósitos a plazo fijo europeos ofrecidos por plataformas como Raisin, totalmente seguros y con un TAE superior al 1% en muchos casos.