Cuenta de ahorro vs cuenta corriente

Las cuentas bancarias se han convertido en el producto financiero más extendido de todos, y no es de extrañar. Abrir una cuenta en el banco es una operación que antes o después todo el mundo tiene que hacer. En la sociedad actual, es prácticamente imposible vivir sin una de estas cuentas.

En el mercado podemos encontrar distintos tipos de cuentas bancarias, siendo la cuenta de ahorro y la cuenta corriente las más habituales y también las más demandadas. Aunque se trata de productos muy similares cuyo cometido es gestionar nuestro dinero, en realidad tienen finalidades diferentes.

Con el objetivo de resolver todas tus dudas, a continuación te explicaremos qué son y en qué se diferencian una cuenta corriente y una cuenta de ahorro. Además de eso, te diremos cómo acceder a las mejores cuentas de ahorro del mercado.

¿Qué es una cuenta corriente?

La cuenta corriente permite a sus titulares ingresar dinero en un banco y disponer de él de diferentes formas. Gracias a las cuentas corrientes podemos realizar las operativas bancarias habituales, como sacar dinero de un cajero, realizar pagos, hacer transferencias, domiciliar recibos y nóminas, ingresar cheques, etc.

Las cuentas corrientes suelen funcionar también como soporte para contratar otros productos bancarios, como préstamos, hipotecas, depósitos bancarios o tarjetas de débito y de crédito. A efectos prácticos, podemos decir que la cuenta corriente es el producto financiero principal en torno al cual gira la operativa bancaria de cualquier familia.

A diferencia de otras cuentas, como las cuentas de ahorro o las cuentas remuneradas, las cuentas corrientes no ofrecen ningún tipo de remuneración a sus clientes. Además, su contratación suele implicar el pago de determinadas comisiones de mantenimiento o de administración.

En definitiva, se trata de cuentas bancarias muy sencillas que permiten realizar las operaciones más rutinarias. Sin embargo, no son las más idóneas si tu objetivo es obtener una pequeña rentabilidad con tus ahorros. En este caso deberías contratar una cuenta de ahorro.

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Una cuenta de ahorro es un producto bancario muy atractivo que permite a los ahorradores obtener una pequeña rentabilidad por su dinero. Su funcionamiento es bastante simple: el ahorrador deposita su dinero en la cuenta y obtiene una rentabilidad previamente acordada por el saldo que mantenga en ella.

A diferencia de los depósitos bancarios, que tienen un plazo de vencimiento, el dinero que depositemos en una cuenta de ahorro está accesible en todo momento y podremos sacarlo cuando queramos sin ningún tipo de penalización. Esta liquidez tan elevada tiene como contrapartida una rentabilidad menor.

Debido a las políticas monetarias expansivas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) en los últimos años, los tipo de interés que ofrecen las cuentas de ahorro en la actualidad son bastante reducidos. El TAE de este producto bancario suele oscilar entre el 0% y el 1%. Según datos del propio BCE, el interés medio de las cuentas de ahorro en España es del 0,03%.

Características de las cuentas de ahorro

Algunas características básicas de las cuentas de ahorro son:

  • La mayoría de estas cuentas tienen unos saldos mínimos y máximos a remunerar.
  • También suelen tener una duración máxima durante la cual beneficiarse de sus condiciones.
  • Los periodos de permanencia obligatoria son poco frecuentes, aunque existen en algunas de ellas.
  • Al ser un producto pensado para el ahorro, no permiten realizar operaciones de caja, como domiciliar recibos, asociar tarjetas o hacer transferencias.
  • Pueden cancelarse de forma anticipada.
  • El pago de intereses se suele hacer de forma anual o en el momento de la cancelación.
  • Se pueden contratar presencialmente en una oficina bancaria, de forma telefónica o, más fácil aún, cien por cien online.
  • Están protegidas por el Fondo de Garantía de Depósitos del país en el que esté ubicado el banco que la oferta hasta 100.000 euros por titular y cuenta.

Cuenta de ahorro vs cuenta remunerada, ¿son lo mismo?

Al tratarse de productos de ahorro, el funcionamiento de una cuenta de ahorro y de una cuenta remunerada es muy parecido: depositamos nuestros ahorros en la cuenta y obtenemos una rentabilidad por él. Sin embargo, se trata de productos distintos con características diferentes.

Sin ir más lejos, en el caso de la cuenta remunerada el banco suele obligar a aceptar una serie de condiciones a cambio de la contratación (por ejemplo, a contratar algún tipo de producto vinculado o a pagar unas determinadas comisiones), mientras que las cuentas de ahorro no suelen tener ningún tipo de vinculación ni de comisiones.

Las mejores cuentas de ahorro del mercado

En Raisin te damos acceso a dos de las mejores cuentas de ahorro del mercado:

  • Cuenta de ahorro de Brabank, con una remuneración del 0,30% TAE.
  • Cuenta de ahorro de Banca Progetto, con una remuneración del 0,05% TAE.

En ambos casos puedes realizar la contratación de forma 100% online, ya que tanto la apertura como la renovación del producto lo podrás hacer a través de la Plataforma Electrónica de Raisin.

 

Contratación 100% online
0,25%
anual
BRAbank
Noruega
Contratación 100% online
0,05%
anual
Banca Progetto
Italia