Guía completa: Cómo ahorrar dinero

Echar a veces el ‘freno de mano’ en los gastos es necesario de cara a asegurarse una cierta estabilidad económica. Uno no sabe cuándo va a poder necesitar ese remanente que le queda todos los meses del sueldo. Hay momentos a lo largo del año en los que nunca viene mal disponer de unos ahorros y hay también situaciones en las que se hacen mucho más precisos, por ejemplo, cuando uno decide cambiar de coche o adquirir una vivienda nueva o, en cuestiones más cotidianas como la temida ‘vuelta al cole’ de los más pequeños de la casa o la ‘cuesta de enero’. El ahorro no tiene mayor truco que saber guardar bien el dinero que no se gasta. No obstante, aquí os compartimos una guía completa para saber cómo ahorrar dinero.

Tasa de ahorro en los hogares españoles

Uno de los últimos estudios del Banco de España revela que la tasa de ahorro de los hogares ha descendido a mínimos históricos en los últimos años. La tasa de paro y el salario medio del español, que ronda los 25.000 euros anuales pueden ser la causa de este aumento de gasto del español.

En concreto, el Instituto Nacional de Estadística apunta que actualmente en España hay una tasa de paro del 15% y la de ahorro supuso a final de 2018 un 4,9% con respecto a la renta disponible de los españoles, lo que supone, al comparar los datos con años anteriores, el mínimo ahorro. Desde el Banco de España comparan, además, estos datos con los del resto de las familias europeas y manifiestan que en Europa las tasas de ahorro alcanzan cuotas del 12,1% de los ingresos.

Claves para ahorrar en el día a día

1. Cuidado con las compras por Internet

La velocidad y la simplicidad de las compras en línea hacen que sea fácil caer en el hábito de comprar ropa y otros artículos por impulso. Para evitar compras impulsivas, lo recomendable es esperar 48 horas después de haber identificado algo que te gustaría comprar, pero puede que no necesites.  Esto hará que separes los gastos que son necesarios de aquellos que son un mero deseo.

Del mismo modo, tener los números de la tarjeta de crédito almacenados en línea puede ser eficiente en muchos casos, pero también es peligroso en lo que respecta al gasto de dinero. Eliminar esta información puede salvar a cualquiera de las compras impulsivas y, además, permite reducir la cantidad de dinero que se gasta.  Además, cuanto más tiempo tengas para pensar en una compra, más probabilidades tendrás de tomar una mejor decisión financiera y, por tanto, de ahorrar dinero.

2. Transporte público vs coche propio

En muchas ocasiones, conducir el coche propio es toda una ventaja: llegas antes a los sitios, te vas cuando quieres, no tienes que compartirlo con quien no quieras, pero… ¿es rentable a nivel económico? Su gasto supera con creces el que puede suponer utilizar el transporte público a diario. Si vas a trabajar siempre en coche, con toda seguridad ahorrarás mucho más al mes utilizando el transporte público o, incluso, yendo en bicicleta o andando al trabajo si éste no está muy lejos de tu vivienda. Si por el contrario sí que está lejos de casa, y quieres ahorrar dinero y a la vez tiempo, por lo que no quieres o puedes coger el transporte público siempre, otra opción es localizar a compañeros de trabajo que vivan por tu misma zona y compartir coche. Ésta es también otra forma de ahorrar tiempo y dinero.

3. Tener controlados los gastos

La base del ahorro de dinero siempre viene dada por un perfecto control de los gastos que se tienen. En ese sentido, siempre se suele ahorrar más cuando se tiene un mayor control de los gastos y compras que se hacen mensualmente, así como del dinero disponible en la cuenta. La tecnología pone al servicio del usuario innumerables maneras de tener controlado su dinero. Una opción es ir anotándolo todo en una hoja de Excel para después poder comprobar en qué se va la mayor parte del presupuesto semanal o, incluso, utilizar una aplicación móvil para llevar ese control del gasto. Muchas de ellas avisan al usuario cuando supera el límite establecido para ciertos gastos, por lo que uno puede estar informado al momento de si está ahorrando o no cada mes.

4. Priorizar los gastos

Conocer en qué se gasta uno el dinero es fundamental para un óptimo ahorro. Así que si ya tienes controlados tus gastos, lo mejor será que los dividas en gastos principales, es decir, los que forman la base del estilo de vida de cada uno y son difíciles de reducir, tales como el alquiler, la comida, la luz, el agua o el teléfono. Y los gastos secundarios, que son los que sí se pueden reducir en la medida de lo posible. Los gastos secundarios tienen más que ver con el ocio y el tiempo libre, como los viajes de placer, las salidas al teatro o al cine, las cenas fuera, los regalos etc. Si se tiene todo esto en cuenta, con un buen plan mensual de gastos es posible reducir aquellos que son ‘un extra’, de manera que si se consigue disminuirlos, el ahorro mensual podría ser importante.

¿Cómo ahorrar dinero con el banco?

Por otro lado, hay maneras de sacarle más rentabilidad al dinero e ir aumentando progresivamente los ahorros de que se disponen. Una buena opción es tener en cuenta los productos bancarios. Aquí tienes algunas claves para sacarle partido al dinero a través del banco:

1. No tengas parado el dinero: recurre a productos financieros

Una cuenta ahorro es un producto financiero que, como su propio nombre indica, sirve para garantizar el ahorro. Sin embargo, hay muchos casos en los que la persona tiene el dinero en una cuenta corriente que te aporta un 0% de rentabilidad anual. Esto supone un cierto perjuicio para el usuario que pretenda ahorrar, pues su dinero no le está aportando nada de rentabilidad.

Cualquier analista financiero aconseja al usuario medio que pretenda ahorrar dinero no tener nunca parados sus ahorros. Si se disponen de ahorros lo mejor es invertirlos en algún producto financiero que ofrezca una rentabilidad decente.

2. Abrir una cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro son una excelente opción. Se trata de una cuenta que ofrece una cierta rentabilidad al usuario por depositar ahí su dinero. Mientras una cuenta bancaria tiene por objetivo facilitar las transacciones diarias del cliente, una cuenta de ahorro cumple una finalidad totalmente distinta. Ésta lo que busca es que el usuario deposite ahí una cierta cantidad de dinero (sus ahorros) a cambio de una rentabilidad que se habrá acordado previamente. En las cuentas de ahorro no existe un límite de tiempo para depositar el dinero y la disposición del mismo es inmediata, siendo mínimo el riesgo afrontado. Habitualmente en este tipo de cuentas de ahorro el interés percibido es inferior al 1% TAE. Para elegir la mejor cuenta de ahorro hay que tener en cuenta una serie de variables como la duración de las condiciones, si hay un periodo mínimo de  permanencia, así como el tipo de interés de abrirse una.

3. La rentabilidad de los depósitos bancarios

La rentabilidad es una de las claves principales para ahorrar dinero, sobre todo cuando de lo que se trata es de obtenerla a través de los ahorros que se tienen ya en el banco. Por norma general, la rentabilidad obtenida suele ser mayor en los depósitos bancarios que en las cuentas corrientes. Los depósitos a plazo fijo suelen ser los más adecuados para el ahorrador convencional, ya que suelen tener una rentabilidad y un plazo concretos firmados por contrato. De hecho, desde el primer momento del contrato ya se sabe qué rentabilidad va a generar al ahorrador. En el caso de que se invierta a plazo fijo 10.000 euros con una rentabilidad del 1,25% TAE y un plazo de 12 meses, se obtendrían 125 euros.

4. Invertir en bancos europeos, ¿por qué no?

Dado todo lo que supone para el pequeño ahorrador invertir en productos financieros como los depósitos, ya que lo que consigue es incrementar su capital en un periodo de tiempo determinado, una opción es invertir en bancos europeos. Muchos no lo hacen por desconocimiento o por no saber qué banco le ofrecerá unas condiciones más ventajosas. Existen herramientas como la comparativa de bancos de Raisin que permite conocer los depósitos a plazo fijo con mejores intereses en los bancos europeos. Además, la inversión está protegida a través del Fondo de Garantía de Depósitos, dando así la oportunidad al ahorrador de mejorar la rentabilidad de sus ahorros y obtener mejores beneficios.

 

Con todas estas herramientas en tu poder y estos consejos, ahorrar dinero es mucho más fácil. Solo hay que llevar estos consejos a la práctica para que en un periodo de tiempo determinado veas cómo tus ahorros se multiplican y que cuando lo necesites, dispongas del dinero necesario para hacer frente a tus gastos.

Contratación 100% online
0,30%
anual
BRAbank
Noruega
0,51%
anual
FIMBank
Malta
Contratación 100% online
1,01%
anual
BlueOrange Bank
Letonia