Hedge Fund o Fondo de cobertura: qué es, ventajas y características

Un hedge fund, también conocido como fondo de cobertura o fondo de inversión libre, es un vehículo de inversión de alto riesgo en el que los gestores tienen plena libertad para decidir en qué invertir, cuándo y cómo.

Sin duda, se trata de uno de los productos financieros que puede llegar a ofrecer una mayor rentabilidad, pero a cambio de asumir un riesgo enorme. En este artículo te explicaremos cuáles son sus características y qué ventajas e inconvenientes presenta.

¿Qué es un Hedge Fund o Fondo de cobertura?

Los hedge funds son, en realidad, fondos de inversión, solo que tienen una característica que los hace únicos: la flexibilidad en la toma de decisiones de inversión de sus gestores es máxima. Estos gestores están autorizados para tomar decisiones financieras a su antojo, sin consultarlas con los partícipes y con muy pocas restricciones legales.

La mejor forma de entender su funcionamiento es comparándolos con los fondos de inversión tradicionales. Mientras estos últimos están sometidos a una fuerte regulación y sus gestores tienen que cumplir con una normativa que es muy rígida, en el caso de los fondos de cobertura estas “ataduras” desaparecen.

Cuando contratamos un fondo de inversión convencional, el gestor debe asegurarse de que este se adapta a nuestro perfil de riesgo, a nuestros objetivos financieros y a nuestros conocimientos en materia de inversión. El resultado puede ser un fondo que, en la proporción adecuada, invierte en bonos europeos ligados a la inflación y en empresas norteamericanas y europeas.

Este gestor debe acogerse a las normas vigentes para fondos de inversión y no tiene libertad para tomar decisiones sin nuestro consentimiento. No podría, por ejemplo, aumentar el porcentaje invertido en empresas europeas en detrimento de la inversión en bonos, aunque creyese que es la mejor decisión posible.

Con los hedge fund no ocurre esto. En este caso, el gestor tiene muchísima libertad para tomar las decisiones que en cada momento considere mejores. Podría, por ejemplo, sacar todo el dinero invertido en acciones europeas e invertirlo en una única empresa del sudeste asiático o en un paquete de acciones de un conjunto de startups que acaban de debutar en bolsa, si así lo considera oportuno.

El objetivo del gestor del hedge fund es conseguir la máxima rentabilidad posible, aunque para ello tenga que asumir enormes riesgos financieros. Para poder actuar de esta forma, la mayoría de hedge funds están ubicados en paraísos fiscales, donde también se pagan menos impuestos.

Características de los Hedge Funds

Estos productos financieros tienen una serie de características comunes que a continuación te resumimos:

  • La estrategia de gestión es activa: el gestor se involucra al máximo en la toma de decisiones con el objetivo de superar al mercado.
  • El objetivo es ofrecer el máximo retorno posible al inversor, asumiendo para ello un riesgo elevado.
  • No es un tipo de inversión apta para todo el mundo. Por eso, solo los inversores considerados “cualificados” pueden invertir en ellos.
  • Invierten en activos de toda naturaleza: acciones, bonos, inmuebles, divisas, materias primas…
  • Las comisiones son más elevadas que en otro tipo de inversiones. Casi todos conllevan una comisión de éxito o por resultados.
  • Suelen exigir un desembolso mínimo para empezar a invertir. En España, la inversión mínima es de 50.000 euros.
  • Su liquidez es limitada. En algunos casos, las suscripciones y reembolsos se establecen con una determinada periodicidad (mensual, trimestral, semestral…).
  • Aunque su transparencia y su supervisión es menor, están sometidos a la vigilancia del organismo regulador.

Ventajas e inconvenientes de los Hedge Funds

Este vehículo de inversión ofrece una serie de ventajas exclusivas para sus partícipes, pero también presenta algunos inconvenientes.

Sus principales ventajas son las siguientes:

  • Pueden llegar a ofrecer rentabilidades muy por encima del mercado y de cualquier otro fondo de inversión sometido a mayor regulación.
  • Su evolución está menos correlacionada con la tendencia del mercado, ya que sus gestores deciden en qué activos entran o salen y cuándo. En etapas bajistas, puede suponer una gran ventaja.
  • Son muy flexibles en cuanto a la tipología de activos, el apalancamiento o la zona geográfica en la que invierte, lo que les permite aprovechar cualquier oportunidad de inversión que surja.

Respecto a sus inconvenientes, los más destacados son:

  • El riesgo que asume el inversor es muy elevado.
  • Las comisiones también suelen ser bastante elevadas, aunque al ir vinculadas al resultado del fondo, pueden suponer una oportunidad.
  • Es un vehículo de inversión dirigido al público institucional (empresas, planes de pensiones, fondos de inversión…).
  • Su liquidez es muy reducida.
  • Al ser poco transparente, es difícil controlar dónde está el dinero en cada momento.

En definitiva, estamos ante un vehículo de inversión muy complejo y sofisticado que sólo está dirigido a inversores cualificados que puedan asumir riesgos elevados. 

Para un pequeño inversor, una mejor alternativa es optar por un fondo de inversión de bajo coste o, si no se desean asumir riesgos ni estar expuesto a la volatilidad de los mercados financieros, por un depósito bancario a plazo fijo, en el que la rentabilidad es conocida de antemano.

Mejores Productos

Contratación 100% online
0,60%
anual
J&T Banka
Chequia
Contratación 100% online
0,50%
anual
BlueOrange Bank
Letonia
Contratación 100% online
0,91%
anual
Banca Progetto
Italia