Retención fiscal en productos de ahorro:
España vs. Portugal

Inicio › Ahorro › Retención fiscal en productos de ahorro

La contratación de productos de ahorro en un país extranjero, como las cuentas remuneradas o los depósitos a plazo fijo, están sujetos a una normativa fiscal especial y diferente a la que se realiza en España.

En concreto, en materia de retenciones, existe una normativa especial para los residentes en España, especialmente cuando el producto se contrata en Portugal. Estas son las condiciones de las retenciones fiscales de los productos de ahorro en el país vecino.

¿Cómo declarar los intereses de los depósitos
en Portugal?

Los intereses provenientes de depósitos en Portugal también deben ser declarados en España, igual que ocurre con cualquier otro depósito en otro país extranjero. Actualmente, los tipos impositivos que gravan las rentas del ahorro van del 19 al 23% en función de los rendimientos generados, con independencia de que tales rentas se hayan generado en el territorio nacional o fuera de España.

Eso sí, al no ser residentes en el país donde se han generado los ingresos, tendremos que preocuparnos de informar al banco de que no practique ninguna retención sobre los depósitos por los convenios de doble imposición internacional. Para ello, hay que entregar al banco un Certificado de Residencia Fiscal, que se puede obtener a través de la página web de la Agencia Tributaria, e informar al banco de que nos abone los intereses brutos, sin retención de ningún tipo.En el caso particular de Portugal, también será necesario completar el formulario 21-RFI debidamente rellenado y firmado. Lo puedes encontrar en la página web de la Autoridad Tributaria y Aduanera de Portugal y está disponible en español. Al completarlo, se nos aplicará una retención reducida en Portugal del 15%, en lugar del 28% que se aplica con carácter general a los rendimientos obtenidos en el país luso.

Las consecuencias fiscales de los depósitos
en la declaración de la renta

Las retenciones a cuenta son solo un adelanto en el pago del IRPF. Por ejemplo, las empresas aplican las retenciones a sus trabajadores en la nómina, y abonan la parte correspondiente a Hacienda. Lo mismo hacen los bancos con los intereses de los depósitos bancarios o la venta de acciones o fondos de inversión con ganancia.

Sin embargo, al finalizar el ejercicio, el contribuyente deberá regularizar su situación fiscal en la declaración de la renta, que se presenta entre abril y julio. En ella, constarán todos los ingresos de rendimientos del trabajo, rendimientos por actividades económicas y los rendimientos del capital mobiliario, a los que se le aplicará el tipo impositivo correspondiente para determinar la diferencia entre lo que el contribuyente ha pagado y lo que debe pagar.

¿Tengo que presentar el modelo 720?

Tener capital fuera de España tiene otras consecuencias fiscales, como la obligatoriedad de presentar el modelo 720 para cuentas y depósitos extranjeros de cuantía superior a los 50.000 euros. Por debajo de esta cifra, no será necesario completar ningún modelo.

Este modelo se presenta entre el día 1 de enero y 31 de marzo del año siguiente a aquel al que se refiera el ejercicio informativo.

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás:

  • Noticias y artículos de actualidad financiera
  • Tipos de interés exclusivos de nuestra plataforma
  • Ofertas y promociones especiales

¿Qué ocurre si la entidad portuguesa tiene sucursal en España?

Las plataformas de contratación de depósitos, como Raisin, permiten contratar un producto de cualquier banco de Europa, también de Portugal. Esto conlleva unas obligaciones a nivel tributario, para que las retenciones se apliquen de forma correcta.

Sin embargo, cosa bien diferente es que el banco en cuestión tenga sucursal en España. En ese caso, la contratación se realizará en territorio nacional como si se estuviese abriendo un depósito en una entidad nacional. Y, por supuesto, la aplicación de las retenciones estará sujeta a la normativa tributaria española.

Este es el caso del banco portugués Haitong Bank, que recientemente ha abierto sucursal en España, de manera que ya cuenta con ficha propia del Banco de España para operar en nuestro país. Así, a partir de ahora, a todos los clientes de Raisin que contraten depósitos nuevos en esa entidad se les aplicará la retención fiscal española en lugar de la portuguesa, y no será necesario acreditar ante el banco sobre nuestra residencia fiscal.

¿Quién protege mis ahorros en caso de quiebra
del banco?

Aunque la entidad tenga sucursal en España, los ahorros no están protegidos del Fondo de Garantía de Depósitos en España, sino por el que rija en el país donde el banco tenga su sede. Por ejemplo, Haitong Bank, cuya sede se encuentra en Lisboa, está adherido al Fondo de Garantía de Depósitos de Portugal.

Con todo, los diferentes Fondos de Garantía de Depósitos europeos garantizan la misma cantidad que el español, es decir, hasta 100.000 € por titular y entidad.