Siete trucos para ahorrar dinero durante las vacaciones

Sea cual sea tu plan de relax, el buen tiempo invitará a salir y a gastar dinero. Por eso, en este artículo te proponemos 7 trucos para ahorrar dinero durante tus vacaciones.

Los mejores consejos para ahorrar en vacaciones

Ten un presupuesto.

Es la regla número uno del buen ahorrador. Si no quieres perder el control sobre tus finanzas personales durante tus vacaciones, decide la cantidad de dinero que quieres gastar y elabora un presupuesto. 

No es necesario que estimes con exactitud lo que gastarás en cada partida (alojamiento, comida, ocio…). Un presupuesto sencillo te bastará para no gastar más dinero del que te puedes permitir.

Haz un listado de tus destinos preferidos.

Una buena idea para ahorrar en vacaciones es ser flexible con tu destino. Si te centras en una sola ciudad o en una determinada área geográfica, corres el riesgo de tener que pagar de más si no encuentras una buena oferta.

Sin embargo, si eres flexible con tu destino de vacaciones, y te da igual tumbarte en una hamaca de la Costa del Sol que de la Costa Brava, por ejemplo, tendrás un abanico más amplio de ofertas entre las que elegir y si eres paciente, terminarás encontrando un buen chollo.

Compra con antelación o a última hora.

Numerosos estudios confirman que los mejores momentos para hacer una reserva de avión o de hotel son dos: o muy pronto, cuando el volumen de venta de las agencias es mínimo y los hoteles están vacíos; o a última hora, cuando interesa cubrir las pocas plazas vacías que quedan disponibles.

Por tanto, si quieres ahorrar con tus vacaciones, haz tu reserva con un año de antelación (septiembre y octubre son buenas fechas) o espera todo lo que puedas y busca ofertas de última hora.

Decide el tipo de alojamiento que quieres.

El alojamiento suele ser el gasto más importante en unas vacaciones. Por eso, una de las formas más efectivas de ahorrar es evitando los alojamientos más habituales en estas fechas, es decir, los hoteles.

Si te atreves a renunciar a algunas comodidades, puedes optar por un albergue, por un apartamento, un hostal o un Bed & Breakfast. En general, son mucho más económicos y si tu plan consiste en visitar lugares y usar el alojamiento solo para dormir, estos te permitirán ahorrar bastante dinero.

Para los viajeros más aventureros está la opción de las redes de intercambio de casas. Vrbo, Housecarers y Global freeloaders son algunas opciones muy conocidas de couchsurfing.

Vigila dónde comes.

A no ser que vayas a un hotel en régimen de todo incluido, tendrás que buscar un sitio en el que comer cada día. Después del alojamiento, el gasto en comida suele ser el segundo más importante del presupuesto durante las vacaciones.

Nuestro consejo es que evites los bares y restaurantes dirigidos a los turistas y que los sustituyas por otros emplazamientos más económicos y usados habitualmente por los habitantes locales. Basta con que evites las zonas donde se aglomeran los turistas (centros históricos, cerca de monumentos…) y camines durante 5 o 10 minutos. Seguro que por el camino encuentras un buen restaurante de comida local mucho más económico que los anteriores.

Disfruta de las actividades gratuitas.

Todas las ciudades ofertan actividades de ocio gratuitas. Desde entradas a museos hasta festivales, mercadillos, obras de teatro o exposiciones. ¿Por qué no aprovechar esta amplia oferta cultural durante tus vacaciones?

Basta con que consultes la web del ayuntamiento de la ciudad a la que viajas para descubrir un montón de actividades y eventos para toda la familia con un coste de cero euros. También puedes hacer búsquedas directamente en Google y encontrarás planes excelentes a precios sin competencia.

Evita los gastos hormiga.

Los gastos hormiga tienen un fuerte impacto sobre los gastos totales. Sin embargo, pasan desapercibidos para la mayoría de las personas, y más en vacaciones. Nos referimos, por ejemplo, a la botella de agua que compramos en el quiosco, al parking que pagamos por no usar el transporte público, al tentempié de la tarde, al souvenir que adquirimos como recuerdo o al café de la máquina expendedora ubicada en la estación del metro.

Son pequeños gastos, de apenas 1 o 2 euros en muchos casos, y que parecen insignificantes. El problema es que cuando los sumamos, ya no son tan insignificantes. Por eso, si día a día los evitamos, después de una o dos semanas de vacaciones habremos ahorrado bastante dinero.

Contratación 100% online
0,91%
anual
Banca Progetto
Italia
Contratación 100% online
0,50%
anual
BlueOrange Bank
Letonia
Contratación 100% online
0,30%
anual
Coop Pank
Estonia