Depósitos a plazo fijo: cuándo me interesan y cómo contratarlos

Los depósitos a plazo fijo continúan siendo uno de los principales productos a través del cual las familias españolas tienen guardado su dinero. Según datos del Banco de España, en la actualidad, las familias guardan un total de 121.818 millones de euros en depósitos a plazo fijo, de los cuales casi el 90% son depósitos de hasta dos años y el resto a un plazo mayor.

Sin embargo, a pesar de sus ventajas, especialmente su seguridad, puede que no sea un producto pensado para todos los ahorradores, especialmente si tenemos en cuenta el contexto actual de bajos tipos de interés en el que nos encontramos. Por eso, en este artículo te contamos cuándo puede interesar contratarlos y cómo hacerlo.

¿Te interesa un depósito a plazo fijo? Sí, si tienes claros cuáles son tus objetivos

Cuando queremos obtener una rentabilidad por nuestros ahorros, lo que todos desearíamos es escoger aquel instrumento que proporcionase el máximo rendimiento posible. Y los depósitos a plazo fijo cumplen con esta premisa, al menos si se comparan con otros activos e instrumentos de renta fija con riesgo cero. 

No hay que olvidar que, aparte de la propia seguridad que les garantizan las entidades bancarias, los primeros 100.000 euros por titular y entidad están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos de cada país, de manera que el capital está asegurado.

Sin embargo, es probable que ese producto no termine de ajustarse a nuestras necesidades, especialmente al perfil de riesgo u horizonte de inversión. Por eso, te interesará contratar un depósito a plazo fijo si cumples con los siguientes requisitos:

  • Cuando puedas prescindir de tu dinero durante el plazo estipulado en el contrato. Hay que tener en cuenta que muchos depósitos a plazo fijo establecen una penalización si el depositante retira su dinero antes del periodo de referencia. Por eso, es importante invertir con dinero que no vayamos a necesitar durante ese tiempo.
  • Cuando quieras obtener la mayor rentabilidad posible con riesgo mínimo. En un entorno de tipos de interés negativos, pocos productos de renta fija ofrecen un rendimiento superior a los depósitos a plazo fijo.
  • Cuando dispongas de una cantidad de ahorros suficiente. Algunos de estos depósitos exigen una imposición mínima para poder ser contratados. Por eso, es necesario que dispongas de una cantidad de mínima de dinero para rentabilizar tus ahorros.

Evidentemente, si el objetivo no está tanto en la rentabilidad sino en la liquidez, o queremos ahorrar a nuestro ritmo, sin imposiciones mínimas, lo mejor es buscar otras alternativas, como una cuenta de ahorro.

Bajos tipos de interés y depósitos a plazo fijo

Hasta ahora, la mayoría de depositantes recurrían a su banco para contratar un depósito a plazo fijo. Sin embargo, los bajos tipos de interés impuestos por el Banco Central Europeo se han trasladado rápidamente a la remuneración de estos instrumentos, que proporcionan una rentabilidad bastante pobre, especialmente si se comparan con otros productos de mayor riesgo.

Esta circunstancia ha incrementado la competencia entre bancos por ofrecer las mejores condiciones, especialmente en un contexto aperturista donde los ciudadanos de la Unión Europea pueden ya abrirse una cuenta en cualquier estado miembro en las mismas condiciones que en su país de origen.

Si a todo ello le sumamos que, con la aparición de las fintech, cada vez es más sencillo contratar un depósito bancario de manera virtual (y, en general, cualquier otro producto) la combinación es perfecta. Los depósitos a plazo fijo han vuelto a ganar el protagonismo perdido, y muchos de ellos están volviendo a ofrecer rentabilidades razonables. Aunque, eso sí, por el momento, los españoles nos tenemos que conformar con alternativas extranjeras.

Cómo contratar un depósito a plazo fijo con Raisin

Raisin es una plataforma digital que facilita el acceso a depósitos de bancos extranjeros de entidades de Europa y del Espacio Económico Europeo. Para abrir una cuenta, tan solo tienes que acceder a nuestra página web y pulsar sobre el botón “Abre tu cuenta en Raisin”.  

El sistema guiará al usuario a través de un formulario donde tendrá que introducir sus datos personales y sus datos de contacto, así como los datos de identificación. Una vez rellenada toda esta información, tan solo tendrás que introducir una clave de acceso que te permitirá ingresar en la plataforma

Raisin deberá realizar la identificación del cliente a través de una corta videollamada – a través de tu webcam o móvil/tablet con un agente, y el usuario tendrá que subir una documentación adicional (prueba de domicilio) para finalizar el proceso. Una vez te hayas identificado, Raisin enviará un email de confirmación y podrás transferir los fondos que quieras invertir.

Podrás elegir entre más de 73 productos diferentes, entre cuentas de ahorro (sin plazo) y depósitos a plazo fijo (desde los 3 meses hasta los 10 años con una rentabilidad de hasta el 1,41 % TAE), de más de 18 bancos colaboradores. Toda la documentación que recibirás será en español independientemente del país del banco que hayas solicitado el depósito.