Depósitos a la vista, ¿qué sabes de ellos?

A nivel financiero existen infinidad de depósitos bancarios. ¿Cuál elegir?, te preguntarás. Antes de contestar a esa pregunta es necesario que vayas conociendo poco a poco los tipos de depósitos bancarios que existen en la actualidad. Uno de ellos son los depósitos a la vista, ¿qué sabes de este tipo de depósitos bancarios? Tranquilo que, por poco que sepas, vamos a aprovechar para que puedas ampliar la información sobre ellos.

Los depósitos a la vista proporcionan el dinero que los consumidores necesitan para afrontar los gastos diarios, donde los fondos se pueden retirar en cualquier momento de la institución financiera donde se ha abierto la cuenta.

Una cuenta de depósito a la vista consiste en fondos mantenidos en una cuenta bancaria de la cual los fondos depositados pueden retirarse en cualquier momento, sería algo así como las cuentas corrientes. Las cuentas de depósitos a la vista pueden pagar intereses sobre un depósito en las cuentas, pero no son obligatorias. Un depósito a la vista permite acceder a los fondos en cualquier momento, mientras que una cuenta de depósito a plazo restringe el acceso durante un tiempo predeterminado. Si bien es probable que los intereses no sean los mismos y que sean más elevados cuando se trata de un depósito bancario a plazo.

Fuente financiera para bancos

Los depósitos a la vista constituyen una fuente principal de financiamiento estable para los bancos, especialmente cuando se trata de cuentas corrientes. El hecho de que estos depósitos se puedan canjear con aviso significa que un cliente tiene la opción de retirar un depósito a pedido, siendo la duración legal para retirar el dinero de un día.

El banco, por otro lado, tiene una opción para cambiar la tasa de cliente sobre depósitos a la vista como lo desee. Esto significa que los depósitos a la vista están sujetos a opciones integradas. Estas opciones integradas dificultan la gestión del riesgo de los depósitos a la vista. Sin embargo, ¿cómo podemos decir que los depósitos a la vista, particularmente las cuentas corrientes, representan una fuente estable de financiamiento para los bancos? Es porque las cuentas corrientes son cuentas transaccionales; su objetivo principal es proporcionar servicios transaccionales a un cliente. Muchas de estas transacciones tienen lugar dentro de un banco o las salidas se compensan con entradas a medida que las transacciones de otros bancos llegan al banco.

Debido a esto, decimos que las cuentas corrientes tienen un saldo central estable y debido a este saldo central estable, las cuentas corrientes representan una fuente estable de financiación para los bancos. Esto también implica que, aunque la duración legal de las cuentas corrientes es de un día, la duración real de las cuentas corrientes es mucho más larga. Las cuentas de ahorro, por el contrario, son instrumentos de ahorro, no transaccionales.

 

Características de los depósitos a la vista

Posibilidad de copropietarios

Las cuentas de depósito a la vista pueden tener copropietarios, donde ambos propietarios, que deben firmar en el contrato que se establezca con la entidad financiera para que se pueda abrir la cuenta bancaria. A pesar de los requisitos de acceso a los depósitos a la vista, en el caso de que se quiera cerrar la cuenta, solo será precisa la firma de uno de los titulares para cerrar la cuenta.

Una consideración más sobre este tipo de cuentas, deberás saber que las cuentas bancarias que limitan los retiros o depósitos, no son cuentas de depósito a la vista.

Saldos mínimos para depósitos a la vista

Algunos bancos crean saldos mínimos para cuentas de depósito a la vista. A las cuentas que caen por debajo del valor mínimo generalmente se les cobra una tarifa cada vez que el saldo cae por debajo del valor requerido. Sin embargo, muchos bancos ahora no ofrecen tarifas mensuales ni saldos mínimos

Los requisitos clave de los depósitos a la vista no son limitaciones en los retiros o transferencias, no hay un período establecido de vencimiento o bloqueo, accesible a pedido y sin requisitos de elegibilidad.

Depósitos a la vista y cuentas corrientes

Las cuentas corrientes son un ejemplo de depósitos a la vista. Permiten que el depositante retire fondos en cualquier momento, y no hay límite para la cantidad de transacciones que un depositante puede realizar con estas cuentas (aunque un banco puede cobrar una tarifa por cada transacción).

Realizar transferencias

No tienes la necesidad de llevar efectivo cuando dispones de un depósito a la vista, porque podrás usar transferencias electrónicas para mover el dinero tanto hacia dentro de la cuenta como hacia fuera de ella.  Esto proporciona conveniencia y también simplifica tus finanzas porque puedes configurar tus cartas de pago o facturas para que entren y salgan de tu cuenta en un día específico cada mes. Sin embargo, si se atrasa en el pago de las deudas, los acreedores pueden ir al tribunal y pedirle a un juez que coloque un embargo en tu cuenta. Los fondos se debitan electrónicamente de su cuenta, por lo que no puedes negarte a pagar la deuda. Y en el caso de que no cumplas con el préstamo bancario tu banco también puede usar el derecho de compensación para debitar fondos de tu cuenta para saldar la deuda.

 

Diferencias entre depósitos a plazo y depósitos a la vista

Los depósitos a la vista y los depósitos a plazo se refieren a dos tipos diferentes de cuentas de depósito disponibles en un banco o institución financiera similar, como una cooperativa de crédito. Los depósitos a la vista y los depósitos a plazo difieren en términos de accesibilidad o liquidez, y en la cantidad de intereses que se pueden ganar sobre los fondos depositados.

Depósitos a plazo

Los depósitos a plazo, son depósitos de inversión realizados por un período predeterminado, que varía de unos pocos meses a varios años. El depositante recibe un tipo de interés predeterminado sobre el plazo del depósito durante el período especificado. Los fondos depositados por períodos más largos tienen un tipo de interés más alto. Los depósitos a plazo ofrecen, por lo general, unos tipos más altos que las cuentas de ahorro tradicionales.

Los fondos no pueden retirarse de un depósito a plazo hasta el final del período elegido sin incurrir en una penalización, que se suele traducir en recibir o bien una pequeña parte de los intereses generados o recibir únicamente los fondos. Al final del período, el depositante tiene la opción de retirar los fondos depositados más los intereses generados, o transferir los fondos más dichos intereses, si lo desea, a un nuevo depósito a plazo.

Depósitos a la vista, lo que debes saber

Los depósitos a la vista ofrecen una mayor liquidez y facilidad de acceso en comparación con los depósitos a plazo, pero ofrecen unos tipos de  interés más bajas, y también pueden incluir varias tarifas por manejar la cuenta. Los depositantes pueden retirar una parte o todos los fondos en una cuenta de depósito a la vista en cualquier momento sin penalización o notificación previa requerida.

Los fondos a los que un depositante deba acceder en cualquier momento deben mantenerse en una cuenta de depósito a la vista. Los ejemplos de cuentas de depósito a la vista incluyen cuentas corrientes regulares, cuentas de ahorro o cuentas del mercado monetario.

¿Cuenta corriente o depósito?

Entonces, ¿por cuál te decantas?, te preguntarás. Pues tienes varias opciones financieras disponibles. Por ejemplo, las cuentas corrientes generalmente tienen tarifas más altas y no pagan ningún interés al titular, aunque algunas cuentas corrientes generan una pequeña cantidad de intereses. Estas cuentas son favorables para las personas que hacen muchos negocios o para quienes frecuentemente necesitan acceder a fondos de inmediato para la compra de bienes o servicios.

Las cuentas de ahorro son cuentas de depósito a la vista que generalmente no tienen tarifas asociadas. Los tipos de interés, como ya hemos visto, son, por lo general, más bajos que los que te pueden dar los depósitos a plazo. No obstante, son ideales para aquel perfil de ahorrador moderado que quiere obtener rendimiento de sus ahorros y, al mismo tiempo, tenerlos bien controlados.

El titular de la cuenta puede acceder a las cuentas corrientes y de ahorro a través de varias opciones bancarias, como el servicio de cajero, la banca en línea y los cajeros automáticos.

Como resultado de los tipos de interés persistentemente bajos durante la última década, la combinación tradicional de depósitos ha cambiado a favor de los depósitos a la vista a expensas de los depósitos a plazo. Si bien es poco probable que el Banco Central Europeo inicie la normalización de los tipos a corto plazo, vale la pena analizar cómo tal escenario podría afectar la recuperación del margen de los bancos españoles, dada la sensibilidad de la mejora en la gestión de los fondos de los clientes por parte de los bancos.