¿Cómo diseñar un plan de ahorro?

Inicio › Inversión¿Cómo diseñar un plan de ahorro?

Si preguntas a cualquier familia, lo más probable es que te diga que no es capaz de ahorrar dinero para, luego, invertirlo en productos financieros. Sin embargo, lo cierto es que muchas familias no ahorran no porque no puedan, sino porque no saben. 

Por eso, hoy, te damos las claves para diseñar un plan de ahorro eficaz.

Conoce tus gastos

El primer paso para diseñar un buen plan de ahorro es conocer tus gastos. Y esto puede parecer una tontería, porque todos creemos que los conocemos… Hasta que no ponemos a analizar en qué nos gastamos el dinero exactamente.

Nuestra recomendación es que pases un mes guardando tickets, anotando todos gastos hasta el último céntimo, y, en definitiva, contándote la verdad sobre tus gastos. La mayoría de familias, por este procedimiento, pueden descubrir gastos superfluos de 50, 100 o 200€.

También es recomendable que, además de anotar cuánto gasta y en qué, anotes dónde compras o con qué compañía se va ese gasto (esto será útil más tarde). 

Y ten en cuenta que esto es algo que debe hacer toda la familia, si se desea controlar bien el gasto en casa. Por ello, tanto tu pareja como tus hijos deberían participar y hacerlo mismo.

Una vez pase ese mes y tengas esa información, puedes pasar al punto siguiente.

Controla tus gastos haciendo presupuestos

Una vez sabes en qué gastas el dinero y tienes toda la información delante de ti, puedes pasar a controlar tus gastos. La mejor forma de hacerlo es presupuestando los gastos que no se pueden excusar y atribuyéndoles una cantidad fija de dinero.

Por ejemplo, deberías hacer un presupuesto para la comida, para el alquiler o la hipoteca, para los gastos del coche, para salud, para aseo… Lo que no puede faltar. 

Un buen ejercicio que puedes hacer tras diseñar tus presupuestos es el de comprar el coste total de esos presupuestos con lo que gastaste el mes anterior (en el que anotaste todos tus gastos) y comprobar así cuánto puedes ahorrar si te ciñes al presupuesto y te olvidas de los gastos superfluos.

Consejos prácticos para invertir tus ahorros

Pero ahorrar no es sólo eliminar gastos superfluos, sino, también, optimizar tus gastos y no pagar más de lo necesario por aquello que no puedes eliminar. Así que aquí te indico algunos consejos prácticos para que puedas ahorrar más y mejor:

  • Compara compañías para encontrar la que mejores condiciones te ofrece
  • Unifica seguros
  • Cámbiate de banco si te cobran comisiones
  • Compara diferentes supermercados para ahorrar en tu compra
  • Compara diferentes peluqueros y barberos para ahorrar en aseo personal
  • Deja de utilizar desechables (cambia los kleenex por el pañuelo de tela, las cuchillas de afeitar por una maquinilla eléctrica, etc)

 

Ahorra a primeros de mes

Con todo lo anterior, ya estarás ahorrando una buena cantidad de dinero. Ahora lo que tienes que hacer es luchar contra tu psicología. Porque, lo quieras o no, ésta juega en tu contra. Para nuestro cerebro de primate, lo lógico es gastar lo que tenemos, porque mañana nos puede comer un león.

Por ello, para evitar la tentación de gastar el dinero que estamos ahorrando a mediados de mes (y esto pasa, por mucho que creas que no y por muy concienciado con el ahorro que estás –los gastos siempre crecen hasta el nivel de ingresos), deberás ahorrar a primeros de mes.

Tan pronto como llegan las nóminas, se manda ese dinero al depósito de ahorro. Esta es la mejor forma de ahorrar, porque no te da margen para el error o la autoindulgencia.

 

Ahorra cualquier ingreso extra

El último paso para ahorrar de verdad es ahorrar cualquier ingreso extra (pagas extra, regalos, etc). Hacer como si no existiera. Y esto, que parece obvio, muy poca gente lo hace. La mayoría de las personas se acostumbran a un cierto nivel de vida y, cuando tienen un extra, lo despilfarran porque está fuera de lo que esperaban.

Y esa forma de pensar está bien en su primera parte, en la de acostumbrarse a vivir con un cierto nivel de vida, pero no en la parte de despilfarrarlo. En lugar de eso, ahorra ese dinero, y verás cómo tu patrimonio crece rápidamente.

 

Guarda el dinero en un buen depósito

Ahora, ¿qué hacer con ese dinero? Una buena opción es reducir deuda. Pero no todo el dinero debería ir a ello, también está bien construir un pequeño colchón. Además, quizá tú no tengas deudas. Así que… ¿Qué hacer con el dinero?

Nuestra recomendación es buscar un buen depósito a plazo fijo. Por la sencilla razón de que es la inversión más conservadora que existe. Así, tendrás ese dinero disponible y seguro para utilizarlo en cualquier inversión en el futuro, cuando tengas más claro cuál es la forma adecuada de poner ese ahorro a rentar y crecer.

Como puedes ver, es fácil ahorrar si sabes cómo hacerlo. Con estas claves, podrás aumentar considerablemente la cantidad de dinero que ahorras al cabo del mes y, a partir de ahí, podrás invertirlo para hacer crecer tu patrimonio.