¿En qué invertir el dinero de una herencia?

Inicio › Inversión › En qué invertir el dinero de una herencia

Uno de los pocos momentos a lo largo de tu vida en el que podrías recibir un importante patrimonio es cuando heredas. Una vez pagados los impuestos correspondientes, tendrás que tomar decisiones sobre este capital, dando respuesta a cuestiones como en qué invertir el dinero.

Porque lo difícil no es saber qué hacer con tal cantidad de capital, sino más bien dónde y cómo invertirlo con cabeza. Una decisión que depende de muchos factores, especialmente de tu perfil de riesgo, de tus circunstancias e incluso de tu edad.

Los bienes que componen una herencia

Los bienes que integran una herencia son todos los activos y pasivos de la persona fallecida. Es decir, todos los bienes que forman parte de su patrimonio y todas sus deudas. La persona que hereda recibe todo eso, en caso que lo acepte. Existe también la posibilidad de recibir la herencia a beneficio de inventario, en cuyo caso el heredero satisface la parte de las deudas que alcance con el patrimonio hereditario. En este caso, el resultado de una herencia puede ser positivo, si el total de activos supera el de pasivos, o negativo en caso contrario. 

El siguiente paso es liquidar el Impuesto de Sucesiones en los seis meses siguientes a la muerte del titular de los derechos. Se trata de un tributo cedido a las comunidades autónomas, de manera que su regulación depende de cada región. En algunas como Cantabria o la Comunidad de Madrid, está casi exento, mientras que en otras como Asturias, habrá que pagar un porcentaje importante de la herencia.

Una vez satisfecho el Impuesto de Sucesiones, estaremos en disposición de disfrutar de la herencia. Pero no solo dispondremos de dinero en metálico; también seremos titulares del resto de bienes, como las viviendas, los activos financieros (fondos de inversión o planes de pensiones) y, en general, cualquier otro bien que sea susceptible de ser invertido o liquidado. Y también el resto de deudas que haya contraído el fallecido.

Cómo invertir el dinero de una herencia

En algunos casos, la herencia estará compuesta por algunos activos financieros, además del dinero, de manera que el nuevo titular puede decidir seguir manteniéndolo a modo de inversión. Pero, ¿qué hacer si recibimos efectivo? Estas son algunas de las alternativas.

Amortiza parte de la deuda

Aunque la amortización de las deudas no es una inversión en sí misma, sin duda contribuirá a que duermas más tranquilo. La forma de saber cuándo conviene amortizar tus deudas en lugar de invertirlo es fijarte en el tipo de interés del préstamo. 

Si este supera al tipo de interés de un activo libre de riesgo de cualquier inversión, puede interesante amortizar parte o la totalidad de las deudas. Y en un contexto de bajos tipos de interés como el actual, es una acción que casi siempre compensa. Al fin y al cabo, pocos activos superan el interés de los préstamos o de la hipoteca.

El mejor producto dependiendo de tu edad

Elegir qué producto se ajusta mejor al perfil de la persona que hereda depende de muchos factores pero, sobre todo de su edad. No es lo mismo una persona joven, con toda la vida por delante, que una persona de mediana edad y, por supuesto, una persona que está a las puertas de su jubilación.

En estos casos, lo mejor es ponerse en manos de un asesor financiero para determinar el riesgo que está dispuesto a asumir en porcentaje de la renta fija y renta variable. Aunque no existe una regla concreta, en ocasiones se utiliza la regla del 120, que consiste en restar 120 menos la edad para determinar el porcentaje máximo de renta variable que podemos asumir. Así, una persona de 30 años podrá tener en cartera un 90% de renta variable, mientras que una persona de 65 años tan solo podrá destinar un 55% a renta variable.

Existen diferentes productos para diferentes personas de riesgo. Por ejemplo, las personas más jóvenes pueden apostar por fondos indexados o ETFs que repliquen el comportamiento de un índice bursátil, mientras que a las personas de mayor edad les puede interesar productos más seguros, como un PIAS, títulos de deuda pública o depósitos a plazo fijo.

La plusvalía del muerto: ¿y si compensase liquidar los fondos de inversión?

A veces, la mejor decisión es no invertir, sino liquidar parte de la inversión. El motivo es que, en ocasiones, el tratamiento fiscal de las acciones, fondos de inversión y otros activos financieros es más favorable gracias a una regla tributaria conocida como la plusvalía del muerto.

Consiste en la declaración que habría que hacer sobre las ganancias o pérdidas producidas en el patrimonio de una persona fallecida, al dejar en herencia esos bienes posteriormente a su muerte. Pues bien, gracias a la plusvalía del muerto, los herederos no tendrán que pagar impuestos por las ganancias acumuladas por fondos de inversiones. A efectos prácticos, esto supone ahorrar entre un 19% y un 23% de impuestos sobre los beneficios.

Estas ganancias son superiores a las que hubiese obtenido la persona fallecida en vida en caso de haber liquidado su inversión, ya que se considera todo el patrimonio en activos financieros como si fuese el precio al que se adquirieron los títulos.

En definitiva, existen diferentes alternativas para saber dónde invertir el dinero de una herencia. En cualquier caso, esta decisión dependerá de las circunstancias de cada persona.