¿Qué son los fondos cotizados?

Decía un financiero hindú que conocer las reglas te salvará de asumir riesgos y pérdidas innecesarios y te permitirá crear riqueza a largo plazo. Eso es precisamente lo que vamos a hacer aproximándonos un poco más a los fondos cotizados. ¿Qué sabes de ellos? Si tu nivel es bajo en este ámbito, no te preocupes, que aquí te aclaramos tus principales dudas.

Los fondos cotizados son instituciones de inversión colectiva que se negocian en una bolsa de valores. Se emplean para reproducir un índice bursátil. Funcionan como fondos administrados, pero se negocian como acciones que se pueden comprar y vender en la bolsa de valores. Los fondos cotizados son gestionados activamente por los gestores de fondos para generar alfa, esto es, rentabilidad adicional,  y superar los puntos de referencia relevantes.

Un fondo cotizado en bolsa, también conocido por su acrónimo ETF, implica una colección de valores, como acciones, que a menudo rastrean un índice subyacente, aunque pueden invertir en cualquier número de sectores de la industria o utilizar diversas estrategias. Los fondos cotizados comparten muchos aspectos similares a los fondos mutuos; sin embargo, las acciones de los fondos cotizados se negocian durante todo el día al igual que las acciones ordinarias.

Un ejemplo bien conocido es el SPDR S&P 500 ETF (SPY), que rastrea el índice S&P 500. Aquí los fondos cotizados pueden contener muchos tipos de inversiones, incluidas acciones, materias primas, bonos o una combinación de distintos tipos de inversión. Un fondo que cotiza en bolsa es un valor comercializable, lo que significa que tiene un precio vinculado a los activos que le permite comprarlo y venderlo fácilmente.

¿Cómo funcionan los fondos cotizados?

Un ETF se compra y vende como una acción de cualquier empresa durante el día en que las bolsas de valores están abiertas. Al igual que una acción, un ETF tiene un símbolo de cotización y los datos de precios intradía pueden obtenerse fácilmente durante el día de negociación.

A diferencia de las acciones de una compañía, la cantidad de acciones en circulación de los ETF puede cambiar diariamente. La capacidad de ETF de emitir y rescatar acciones de forma continua mantiene el precio de mercado de los ETF en línea con sus valores subyacentes.

A su vez, este tipo de fondos se conocen también por cotizar en bolsa, al igual que lo hacen las acciones. El precio de las acciones de un ETF cambiará a lo largo del día. Esto difiere en estos casos de los  fondos mutuos, que se negocian en un intercambio de valores, y solo una vez al día después del cierre de los mercados.

Ventajas y desventajas de los fondos cotizados

Los fondos cotizados proporcionan costes promedio más bajos ya que es costoso invertir en la cartera de ETF individualmente. Los inversores deben ejecutar una transacción para comprar y vender. Los corredores generalmente cobran una comisión por cada operación. Algunos corredores de bolsa incluso ofrecen operaciones sin negociación en ciertos ETF de bajo costo, lo que reduce aún más los costos para los inversores.

El índice de gastos de un fondo cotizado es el coste para operar y administrar el fondo. Los ETF generalmente tienen gastos bajos ya que rastrean un índice bursátil. Por ejemplo, si un ETF rastrea el índice S&P 500, podría contener las 500 acciones del S&P, lo que lo convierte en un fondo administrado pasivamente y que requiere menos tiempo. Sin embargo, no todos los ETF rastrean un índice de manera pasiva.

Entre las ventajas de los fondos cotizados destacan las siguientes:

  • Diversificación: si bien es fácil pensar en la diversificación en el sentido de mercados verticales amplios (acciones, bonos o materias primas particulares, por ejemplo), los ETF también permiten a los inversores diversificarse en horizontales, como las industrias.
  • Transparencia: cualquier persona con acceso a Internet puede buscar el precio de un ETF particular. Además, las tenencias de un fondo se divulgan de manera pública, por lo que en todo momento se puede decidir si invertir en fondos cotizados o no hacerlo.
  • Beneficios fiscales: los inversores generalmente pagan impuestos solo sobre la inversión que se realice, mientras que los fondos mutuos pagan impuestos sobre el curso de la inversión.

Pero este tipo de fondos no solo acarrea ventajas, sino que también tiene algunos inconvenientes:

  • Costos de negociación: los costos de ETF pueden suponer gastos adicionales.  Debido a que los ETF se negocian en bolsa, pueden estar sujetos a comisiones de los corredores en línea. Muchos de estos han decidido reducir sus comisiones de ETF a cero, pero no todos lo han hecho.
  • ¿Algún comprador para el ETF? Al igual que con cualquier seguridad, el valor del fondo cotizado debe estar al alza cuando se quiere vender. Sin embargo, los ETF que no se negocian con tanta frecuencia pueden ser los más difíciles de colocar cuando se trata de venderlos.
  • Riesgo de que el ETF se cierre: La razón principal de esto es que un fondo no ha traído suficientes activos para cubrir los costos administrativos. El mayor inconveniente de un ETF cerrado es que los inversores deben vender antes de lo previsto, y posiblemente esto les generaría bastantes pérdidas. También existe la posibilidad de reinvertir dinero y la posibilidad de recibir una carga fiscal inesperada.

Características de los fondos cotizados

Requisitos mínimos de un depósito

Un fondo cotizado de acciones indexadas proporciona a los inversores un fondo indexado diversificado, así como la oportunidad de vender a corto plazo. En este caso el fondo tiene los requisitos mínimos de un depósito. Sin embargo, no todos los ETF están igualmente diversificados. Algunos pueden contener un pequeño grupo de acciones, o activos que están altamente correlacionados entre sí.

Ganar o perder la inversión

Si bien los ETF brindan a los inversores la capacidad de ganar o perder la inversión, también se benefician de las empresas que pagan dividendos. Los dividendos son una parte de las ganancias asignadas o pagadas por las empresas a los inversores para mantener sus acciones.

Accionistas

Los accionistas de los fondos cotizados tienen derecho a una proporción de las ganancias, como intereses ganados o dividendos pagados, y pueden obtener un valor residual en caso de liquidación del fondo.

Impuestos

Un fondo cotizado es más eficiente desde el punto de vista fiscal que un fondo mutuo ya que al mismo tiempo se compran y venden acciones. Los patrocinadores de ETF no necesitan canjear acciones por cada vez que un inversionista desee vender. Canjear acciones de un fondo puede desencadenar una obligación tributaria, por lo que la inclusión de las acciones en un intercambio puede mantener los costos fiscales más bajos. En el caso de un fondo mutuo, los impuestos se generan cada vez que un inversor vende sus acciones.

Tipos de fondos cotizados

  • Fondos cotizados en el mercado de valores: diseñados para realizar un seguimiento como el S&P 500 o NASDAQ
  • Bonos ETF: diseñados para proporcionar exposición a prácticamente todos los tipos de bonos disponibles como son los de tesorería, corporativos, municipales, internacionales, de alto rendimiento, entre otros.
  • ETF sectoriales e industriales: diseñados para proporcionar exposición a industrias particulares, como el petróleo, los productos farmacéuticos o la alta tecnología.
  • Fondos cotizados de productos básicos: diseñados para rastrear el precio de los productos básicos, como el oro, el petróleo o el maíz.
  • Para distintos tipos de inversión o capitalización: como el valor de gran capitalización o aquellos que se generan estratégicamente para seguir un estilo de inversión o enfoque de capitalización de mercado.
  • ETF inversos: diseñados para beneficiarse de una disminución en el mercado o índice subyacente.
  • ETF gestionados activamente: diseñados para superar un índice, a diferencia de la mayoría de los ETF, que están diseñados para rastrear un índice
  • ETF de inversión alternativa: estructuras innovadoras, como los ETF que permiten a los inversores negociar la volatilidad de un valor.

Estrategia de inversión de los fondos cotizados

El mundo de las inversiones en ETF está a solo unos clics de distancia. Estos activos son una oferta estándar entre los corredores en línea, aunque la cantidad de ofertas (y las tarifas relacionadas) variarán según el corredor de bolsa. En el otro extremo del espectro, los roboadvisors construyen sus carteras con ETF de bajo coste, dando a los inversores independientes acceso a estos activos.

A pesar de su simplicidad, los ETF tienen matices que es importante entender. Armado con lo básico, puedes decidir si un ETF tiene sentido para tu cartera de inversión, aunque no es la opción preferida del ahorrador convencional, que se decanta más por los depósitos bancarios u otro tipo de productos financieros que le aporten mayor seguridad.

No obstante, si estás decidido a invertir en fondos cotizados, una vez que hayas determinado tus objetivos de inversión, los ETF se pueden utilizar para ganar exposición a prácticamente cualquier mercado del mundo o cualquier sector industrial. Puedes invertir tus activos de manera convencional utilizando ETF y ajustar su asignación de acuerdo con los cambios de tu tolerancia al riesgo y los objetivos. Puedes agregar activos alternativos, como oro, materias primas o mercados de valores emergentes. Puedes moverte rápidamente, con la esperanza de obtener cambios a corto plazo, como un fondo de cobertura. Los fondos cotizados dan flexibilidad a cualquier tipo de inversionista, así que aquí tienes una oportunidad de inversión si eres un inversor que no teme al riesgo.