03.12.2019 | 6 mínutos de lectura | Imprimir artículo

¿Deberían los ahorradores invertir su dinero en Estonia?

Raisin España lanza su segundo banco colaborador en Estonia. WeltSparen, (marca bajo la que Raisin opera en Alemania), ya trabaja con tres de ellos. Todos rentables. El fuerte crecimiento económico, una calificación de riesgo atractiva y uno de los niveles de endeudamiento más bajos de Europa, ilustran también el porqué invertir en Estonia tiene sentido.

En Estonia, los ahorradores encuentran lo mejor de ambos mundos: por un lado, los tipos de interés son mucho más alto en el país báltico que en España y en Alemania; por otro lado, la buena calificación del país por parte de la agencia de calificación de riesgo  Standard & Poor’s (AA-, a partir del 2 de mayo de 2019) da confianza en cuanto a la seguridad de la inversión.

Pero existen otras razones por las que vale la pena apostar e invertir sus ahorros en Estonia…

Fondo de  Garantía de Depósitos en Estonia

El Fondo Nacional de Garantía de Depósitos de Estonia se denomina Tagatisfund y mantiene el objetivo de la UE del 0,8% de los depósitos totales del país como activos líquidos. Según el cuadro que figura a continuación, el fondo ya superó su objetivo en 2015 y en 2018 alcanzó al menos un nivel del 2,4%, casi el triple de la cantidad exigida por la UE.

Liquidez tres veces superior a la requerida

Tagatisfonds ist der Name des Estländische Einlagensicherungsfonds.
Tagatisfund es el nombre del Fondo de Gatantía de Depósitos en Estonia (Fuente: EBA)

 

Todos los depósitos de hasta 100.000 euros, incluidos los intereses, están legalmente protegidos al 100% por cliente y por banco por el Fondo de Garantía de Depósitos de Estonia. Además, la Autoridad Europea de Supervisión Bancaria (EBA por sus siglas en inglés) ofrece a los ahorradores una garantía adicional:

«Esta cantidad está garantizada con independencia del nivel actual de fondos disponibles en el Fondo de Garantía de Depósitos (FDG). Todos los Estados miembros extienden esta garantía a sus ahorradores. El nivel de recursos financieros disponibles de un FDG no afecta al nivel de esta garantía y, en cualquier caso, existen opciones de financiación alternativas».

En este contexto de sólida protección de los depósitos, existen también otros factores que hacen que Estonia sea atractiva para los ahorradores:

Calificación de crédito del país AA-

Según la agencia Standard & Poor’s, Estonia tiene una  calificación crediticia de AA-, con una perspectiva estable. Una inversión segura cuyo riesgo de incumplimiento es prácticamente insignificante. Los inversores utilizan la calificación para evaluar la solvencia de un país. Los ahorradores también utilizan la calificación como criterio de inversión.

Crecimiento económico

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha descrito a Estonia como una de las economías más competitivas entre los mercados en crecimiento de Europa. El crecimiento económico es sólido, con un 0,4% en el segundo trimestre de 2019 y un 0,9% en el primer trimestre. Para el conjunto anual, los expertos esperan que el PIB crezca en torno al 3,6%. El pasado año, la economía creció un 3,9%; más del doble que en la UE (1,9% según Eurostat).

El PIB de Estonia ascendió a 30.280 millones de dólares en 2018, lo que corresponde a sólo el 0,05% de la economía mundial, pero sigue siendo el máximo histórico. La cifra media de los 30 años anteriores fue de sólo 13.140 millones de dólares. La economía se caracteriza por un fuerte sector tecnológico.

El antiguo Estado del bloque del Este es una democracia parlamentaria independiente desde 1991, miembro de la Unión Europea (UE) desde 2004 y de la zona euro desde 2011. Estonia sigue un modelo escandinavo, caracterizado por jerarquías planas, modernas tecnologías de comunicación y un alto grado de transparencia.

 

La capital de Estonia, Tallín, alberga numerosos bancos rentables.

Endeudamiento más bajo de Europa

En el primer trimestre de 2019, la deuda pública cayó a alrededor del 8% del PIB y podría caer al 7,5% a finales de 2020, como resultado de una política fiscal prudente. Así pues, el ratio de deuda se sitúa entre los más bajos de toda la UE. A modo de comparación, Alemania tiene una deuda pública del 61% del PIB.

Bancos colaboradores rentables

Hasta ahora, Raisin cuenta en la lista de sus bancos colaboradores con dos bancos estonios. Todos ellos rentables en términos de rendimiento de los fondos propios. Se calcula como el cociente entre el beneficio y los fondos propios (en inglés: return of equity, RoE*). Un valor superior a cero significa que el banco es rentable; cuanto más alto sea el valor, mejor para el banco. La relación puede ser un indicador importante para los ahorradores que desean elegir un producto con tipo de interés en Estonia.

Coop Pank, con sede en Tallin, fue fundado en 2007 y es el único banco de Estonia que pertenece a las cooperativas de consumidores y a sus clientes (propietarios). El banco es considerado el octavo banco más grande del país y tiene 12 sucursales, además de su oficina central. Coop tiene una rentabilidad de los fondos propios del 10,10% y se enfoca en depósitos, préstamos de consumo y préstamos hipotecarios y en el segmento de negocios de préstamos y leasing.

El segundo banco de Tallín es LHV Pank, fundado en 2009. Ofrece a los ahorradores depósitos a plazo fijo a partir de 500 EUR. Con una rentabilidad de fondos propios del 18,40%, este año ha sido también galardonado como el banco con el mejor servicio de Estonia. LHV es, a día de hoy, el cuarto banco más grande de Estonia y un banco universal de nueva generación que contribuye al desarrollo de servicios financieros con un enfoque en productos innovadores y canales digitales. En 2018, LHV fue elegido el mejor banco de Estonia por la revista Euromoney.

¡No es solo el interés lo que cuenta!

Los ahorradores que prefieren una combinación de tipos de interés atractivos y datos económicos sólidos, junto con el nivel de endeudamiento más bajo de la UE, pueden encontrar una oferta adecuada y a un precio atractivo en Estonia.

Abre gratis tu Cuenta Raisin

 

*ROE: El retorno sobre el capital (en inglés, «return of equity») se calcula como el cociente entre beneficios y el retorno sobre el capital (RoE). El beneficio se define como el beneficio del ejercicio y el retorno sobre el capital como el valor contable del patrimonio neto al comienzo del ejercicio. La relación puede ser un indicador importante para los ahorradores que desean optar por un producto con tipo de interés.