10.08.2017 | 4 mínutos de lectura | Imprimir artículo

¿Por qué los depósitos bancarios tienen tan poco riesgo? | Raisin

Los depósitos bancarios son de los productos financieros con menos riesgos que un ahorrador puede encontrar para su dinero. Este tipo de productos son demandados, por lo general, por personas que buscan obtener una rentabilidad para el capital acumulado durante años pero rehúye de otros productos financieros más complejos y más volátiles. Los depósitos bancarios, ya sean nacionales o extranjeros están respaldados no solo por la entidad bancaria que los oferta sino por los respectivos Fondos de Garantía que cada país dota a fin de asegurar de que aún incluso en caso de quiebra del banco, el depositante pueda recuperar íntegramente su dinero.

Los Fondos de Garantía de Depósitos son organismos que se adhieren las entidades financieras y son promovidos desde los poderes públicos. El estallido de la crisis económica mundial fue el detonante que propició su creación y que el conjunto de los países europeos tomara la decisión de armonizar los criterios aplicados dentro de la UE. En toda Europa, los requisitos mínimos se han establecido a través de la Directiva 1994/19/CE, posteriormente modificada por la 2009/14/CE. El límite mínimo garantizado es de 100.000 euros por entidad bancaria y por cliente. La creación de los Fondos de Garantía de depósitos ha permitido que ningún ahorrador que tuviera hasta 100.000 euros en un depósito bancario haya perdido ni un euro a pesar de las distintas crisis bancarias que se han dado en los últimos años en algunos países europeos.

¿Cuáles son los riesgos más comunes en los depósitos bancarios?

Sin lugar a dudas, los depósitos a plazo fijo son los más seguros, pues permiten conocer de antemano el importe que el ahorrador podrá recibir al vencimiento de dicho depósito. Lo único que deberemos tener en cuenta serán las cláusulas de cancelación anticipada en caso de que necesitemos recuperar el dinero depositado antes de que se cumpla el plazo. Por lo general, en estos casos se afronta una pérdida de dinero (en proporción al porcentaje con el que se establece la comisión en relación al capital depositado) como penalización por sacar el dinero depositado antes del plazo acordado. Sin embargo, gran parte de los depósitos a plazo fijo que ofrecemos en Raisin permiten cancelación anticipada, lo cual te permitirá retirar tus ahorros antes de lo estipulado en el contrato sin incurrir casi en una pérdida de los intereses que hayan sido devengados (esta pérdida dependerá del plazo en el que los intereses se retiren).

Y, ¿cómo de seguros son otros depósitos?

Existen una serie de productos que pueden parecer similares a los depósitos a plazo fijo, pero que en el fondo son muy diferentes.

Decimos que los depósitos a plazo fijo son los depósios bancarios más seguros porque en los depósitos estructurados, la rentabilidad está vinculada a la evolución de uno o varios índices bursátiles de la cotización de un grupo de acciones o de otros activos. La entidad se compromete a devolver transcurrido el plazo como mínimo el principal invertido, pero la obtención de unos intereses sobre el capital invertido depende de cual sea la evolución del índice bursátil o de las acciones a las que está referenciado el depósito estructurado. En los depósitos combinados sucede algo muy parecido: una parte del capital se invierte como si fuera un depósito bancario tradicional, pero la otra se invierte en fondos de inversión que oferta la misma entidad que ofrece el depósito, quedando una parte de los ahorros y de su rentabilidad sometida a los vaivenes de la Bolsa, con el riesgo que ello implica. Además, en estos casos el Fondo de Garantía de Depósitos solo cubre la inversión realizada en el plazo fijo.

En Raisin nos aseguramos de que los ahorros de nuestros clientes estén en un lugar seguro. Solo colaboramos con bancos europeos que dispongan de una estabilidad financiera determinada y trabajamos día a día para asegurarnos de que estás depositando tus ahorros en el lugar adecuado mientras aumentas tu rentabilidad. Esta es la razón por la que permitimos depositar a nuestros clientes un máximo de hasta 100.000 euros por banco colaborador, que es la cantidad máxima protegida por los Fondos de Garantía de Depósitos nacionales.