18.01.2019 | 5 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Gestoría y cómo ahorrar en la gestión de empresa

De cara a gestionar un pequeño negocio, es imprescindible alcanzar una buena capacidad económica, pero cabe destacar la función de gestión financiera y  sobre todo la administrativa, que es con la que nos puede ayudar la gestoría. Para aprender cómo ahorrar al seleccionar una gestoría, es importante conocer en qué consiste una gestoría.

Qué es una gestoría

Una gestoría es una entidad o institución que puede ayudar a nuestra empresa o negocio a realizar la gestión administrativa. Se diferencia de una asesoría tradicional, en que esta segunda suele aconsejar en temas financieros, fiscales y laborales.

No cualquier empresa puede considerarse gestoría, dado que debe formar parte del Consejo General de los Gestores Administrativos de España. Algunas gestorías se asocian a asesorías para ofrecer servicios más completos, dado que la gestoría se enfoca principalmente en asuntos más prácticos.

Qué hace una gestoría

La gestoría se enfoca en resolver trámites más prácticos para su cliente (particular, autónomo o empresa). Algunos ejemplos:

  • Contabilidad, facturación, libros del negocio
  • Representación legal y oficial ante administraciones públicas
  • Gestión de trámites con las administraciones: declaración de impuestos con la AEAT, Dirección General de Tráfico, Ayuntamiento, etc.
  • Tramitación de la constitución de una empresa
  • Gestión de la seguridad social: altas/bajas de autónomos, gestión de nóminas, despidos, etc.
  • Resolución de trámites legales: herencias, notificaciones, extranjería, etc.

4 claves para ahorrar al escoger una gestoría

En el momento de plantearte el contratar a una gestoría, existen 4 claves para ahorrar al realizar la selección:

1. Ubicación

Es importante escoger una gestoría que se encuentre cerca de la oficina donde tiene actividad tu negocio. Beneficia a ambas partes:

  • A tu negocio ten en cuenta que realizarás numerosas tomas de contacto, entregas de documentos, visitas para consultas legales, etc. Te permitirá un ahorro en combustible o transporte, gastos de envío de documentación por correo postal, párking, etc.
  • A la gestoría: una gestoría en Barcelona no es lo mismo que una gestoría en Madrid y tampoco que una gestoría online. Ten en cuenta que una gestoría situada en la misma localidad que tu negocio, probablemente haya tenido muchas tomas de contacto con las oficinas públicas. Esto facilita la realización de los trámites de manera más rápida. Te ahorrará penalizaciones económicas por retrasos en un proyecto y evitará situaciones como la incapacidad temporal para desarrollar tu negocio por cualquier motivo que desconocías, ergo no ganar dinero).

2. Relación de confianza

Es imprescindible confiar en el personal de la gestoría que vayas a contratar. Si la comunicación fluye, evitaremos problemas de retrasos, tendremos más facilidad para explicar problemas y podrán ayudarnos de forma más rápida. Además, ante una situación que requiera de urgencia, hay más predisposición a echarnos una mano en último momento si la relación es buena. Mejor comunicación, menos visitas, menos penalizaciones, menos multasmenos gasto en transporte.

3. Conocimiento de tu área de negocio

Es preferible que la gestoría con la que vayas a trabajar conozca el sector al que te dedicas. No tendrás que explicar en qué consiste un documento que has recibido, probablemente se anticipen al contenido. Te avisarán de los plazos para entregar todo a tiempo y te facilitarán contactos que puedan serte útiles para tu negocio. Cuando llevas tu propio negocio, dejar de trabajar implica dejar de producir. Por lo tanto ese tiempo que te ahorras lo inviertes en conseguir nuevos clientes. Del mismo modo, plantéate negociar con un banco adaptado a tus necesidades, especialmente si eres freelance o autónomo.

4. Precio

Está listado como último criterio, pero suele ser el primer factor de decisión. ¿Por qué? Tal y como se ha descrito en los puntos anteriores, los gastos de desplazamiento, las penalizaciones y el tiempo mal invertido nos cuestan dinero, y a veces mucho.

El precio inicial debería ser un factor a considerar, pero no un factor definitivo. Esto es porque dependiendo del tamaño de tu empresa, puedes negociar mejores tarifas, limitar los servicios a unas áreas específicas del negocio o conseguir descuentos por duración del contrato. En conclusión, puedes llegar a un buen acuerdo que no se parezca para nada al precio que viste inicialmente. Concreta una cita, explica tu situación y disfruta el haberte quitado las cadenas de la gestión administrativa.

Ahora que has ahorrado gracias a tu gestoría, ¿qué hacer con el dinero que has ahorrado en tu empresa?

Reinvertir el dinero ahorrado con Raisin

Si el haber contratado una gestoría te ha permitido ahorrar y conseguir más fondos, ¿qué opciones tienes para invertir? Existe una preocupación por la falta de rentabilidad de los productos financieros en bancos españoles. Los productos ofrecidos están limitados, vinculados u ofrecen rentabilidades nulas.

Desde 2016 plataformas como Raisin, te permiten conseguir rentabilidad invirtiendo en productos de ahorro de bancos europeos. Más de 68 productos que cumplen con una protección de los ahorros hasta 100.000€ por el Fondo de Garantía de Depósitos nacional del país en el que decidas invertir. Algunos ejemplos de productos son:

  1. Cuenta de ahorro (0,60% TAE)
  2. Depósito a plazo fijo: abarcan periodos desde 3 meses (0,88% TAE), 1 año (1,25% TAE) y hasta 10 años (2,01% TAE)

¿Quieres saber cómo?

Averigua cómo funciona Raisin, así como la opinión de clientes que ya han contratado los productos de nuestros bancos colaboradores.