03.02.2021 | 4 minutos de lectura | Imprimir artículo

Lo que los ahorradores españoles pueden aprender de la especulación de GameStop

En España, como en otros países, son visibles dos tendencias contradictorias: por un lado los pequeños inversores han ganando terreno y por el otro, los españoles están ahorrando más que nunca. Un grupo está dispuesto a aceptar grandes pérdidas (o grandes ganancias), mientras que el otro se resigna a tipos de interés bajos o negativos, perdiendo así miles de millones cada año, ¿qué pueden hacer los ahorradores al respecto? Tomar iniciativa.

¿El enemigo del ciudadano de a pie? La volatilidad

Las fluctuaciones extremas de los precios de las acciones en bolsa (volatilidad) no son nada nuevo. Aun así, la euforia del mercado bursátil en los últimos tiempos es palpable. Si bien la economía mundial ha sufrido un golpe tras otro el pasado año, el Nasdaq casi ha duplicado su valor desde finales de marzo de 2020. ¿Tesla? Cinco veces. El último escándalo lo protagonizan los inversores minoristas, que han logrado doblegar a los los grandes fondos de cobertura o hedge funds. Sin duda, no es éste un entorno de mercado estable para inversores novatos.

Esta es probablemente una de las razones por las que ciertos inversores particulares no son aficionados a las aventuras bursátiles. Ver cómo en una semana se esfuman los ahorros ganados con tanto esfuerzo le quita el sueño a cualquiera. Y sin embargo, son cada vez más las personas que han comenzado a invertir en bolsa durante la crisis de la Covid19. Pero si el pasado año nos ha enseñado algo es que la inversión y el ahorro en productos de bajo riesgo tienen que ir de la mano para mantener unas cuentas sensatas.

 

Ver productos de bajo riesgo de Raisin

 

¿Cuál es la alternativa en la era de los tipos de interés cero?

Las cuentas de ahorro no rinden nada, sobre todo si se incluye la inflación y los impuestos. Aparcar el dinero en cuentas corrientes o a la vista sin rendimiento nos cuesta a los españoles miles de millones cada año. Aceptamos que nuestro dinero valga cada vez menos y mientras tanto, dejamos que sean otros los que lo inviertan.

Los traders de GameStop han demostrado lo que puede conseguir la democratización del mercado de inversiones: la iniciativa de muchos inversores particulares se imponen a los poderosos fondos de inversión. ¿Qué pueden hacer entonces los ahorradores? Para empezar, ser más proactivos y no resignarse a aceptar que los ahorros ya no valen nada, buscando activamente alternativas que suelen estar en el extranjero y que ya no se encuentran en nuestro banco de toda la vida.

Invertir parte de nuestros ahorros en bolsa nunca está de más. Con los ETFs, es fácil distribuir el riesgo ya que no todos los inversores son especuladores o expertos financieros.

La combinación marca la diferencia. Con un perfil sensato y equilibrado, cualquiera puede arriesgarse a invertir. A muy largo plazo, casi siempre vale la pena. Productos de bajo riesgo como los depósitos a plazo ofrecen por lo general un rendimiento menor, pero no conllevan los riesgos de invertir en bolsa.

Fuera de España, y gracias a Raisin, los españoles pueden conseguir rentabilidades hasta un 1,41 % TAE, más que suficiente para absorber la inflación actual.

Al igual que han hecho los inversores activistas de GameStop, son los ahorradores españoles los que deben tomar la iniciativa para recuperar esos miles de millones que hemos perdido en cuentas y productos de ahorro con baja remuneración.

 

Ver productos de bajo riesgo de Raisin