20.09.2017 | 4 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Por qué Raisin: nuestra historia | Raisin

Plataforma de depósitos a plazo fijo

Raisin es una fintech que empezó a operar en España el pasado mes de diciembre. Se trata de una plataforma que hace de intermediario entre ahorradores que quieren contratar depósitos a plazo fijo en bancos extranjeros y esos propios bancos que buscan captar los ahorros no solo de sus clientes nacionales. Este modelo de negocio ha permitido a Raisin estar presente en otros países europeos como Alemania, Austria y Francia, además de tener una plataforma a nivel europeo (raisin.com), donde se puede encontrar una selección de algunos de los mejores depósitos de Europa. Ahora, la fintech trabaja por abrirse paso en nuevos mercados, como Reino Unido e Italia. En España, cada vez son más los ahorradores que confían en Raisin y deciden aumentar su rentabilidad contratando depósitos a través de su Plataforma Electrónica. Esto ofrece muchas más posibilidades a los clientes españoles, ya que España presenta una de las medias del mercado más baja de Europa.

Nuestros orígenes

Raisin es una empresa que actúa como intermediara entre el banco colaborador y el cliente. Es por ello, que cuando la plataforma empezó a operar hace ya más de tres años, lo hizo en colaboración de varios bancos que son los que, desde sus cuentas, permiten que los ahorros de los clientes lleguen hasta el banco cuyo depósito quieren contratar. Wetsparen (la marca alemana y austriaca de Raisin) comenzó su actividad colaborando con MHB Bank, un banco alemán con sede en Frankfurt, que es el que todavía actualmente recoge el dinero de los ahorradores y se encarga de trasladarlo al banco indicado y al depósito a plazo fijo que se quiera contratar. A medida que Raisin se abrió paso entre nuevos mercados europeos, empezó a colaborar con Keytrade Bank, sucursal belga de Arkéa Direct Bank SA (Francia), siendo el banco que desempeña las funciones análogas a MHB Bank, para Raisin.com, Raisin.es y Raisin.fr.

Expansión internacional

Raisin trabaja ya con 31 bancos y en poco más de tres años de vida cuenta con más de 90.000 clientes, alcanzado los 4.300 millones de euros invertidos. La fintech inició su actividad en un periodo en el que la política monetaria aplicada por el BCE para combatir la crisis contribuyó en un descenso generalizado de los tipos de interés, entre ellos los de los depósitos bancarios, dificultando así la posibilidad de los ahorradores que quieren asumir menos riesgos de sacar un rendimiento a sus ahorros. Gracias a la labor de intermediación de Raisin, los ahorradores pueden acceder, de forma fácil y con la misma seguridad que contratando un depósito en un banco nacional, a ofertas de depósitos a plazo fijo de bancos extranjeros. La marca de Raisin en España colabora en la actualidad con ocho bancos fuera de nuestro país que ofrecen rentabilidades para sus depósitos muy por encima de la media del mercado nacional.

Previsiones para el futuro

Raisin ha experimentado un amplio crecimiento en su relativa corta vida y sigue trabajando para crecer, tanto en su oferta de depósitos con nuevos bancos colaboradores y acceso a mercados de nuevos países, como en una mayor calidad de su servicio, facilitando los trámites que un ahorrador nacional debe realizar para contratar un depósito en un banco extranjero. Raisin se prepara en unos pocos meses para desembarcar en otros importantes países europeos y seguir extendiéndose así, entre los mayores mercados de depósitos de Europa.