15.09.2017 | 5 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Cinco métodos efectivos para ahorrar dinero cada mes | Raisin

Ahorrar en España es una cuestión bastante complicada. Según el IV Estudio de comparación online hacia el ahorro inteligente elaborado por Rastreator.com casi la mitad de los hogares españoles (el 46%) no consiguen ahorrar siquiera 200 euros al mes. Tanto este estudio, como otros similares coinciden en señalar cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrenta un hogar para poder ahorrar algo al mes.

El principal escollo sigue siendo la insuficiencia de ingresos. El segundo motivo son los gastos imprevistos que frecuentemente impiden a los hogares cumplir con su presupuesto y con las previsiones de gasto mensuales y, en tercer lugar, la voluntad de darse caprichos puntuales. Asimismo, otros dos motivos importantes que desvían a los ciudadanos del ahorro son la amortización de las deudas contraídas en el pasado y el apoyo económico a familiares o amigos.

En conclusión, una parte importante de la escasez de ahorro proviene de la coyuntura económica y de elementos imprevistos. Sin embargo, no son solo las limitaciones económicas las que merman la capacidad de ahorro de los españoles, sino también el deseo de consumo de bienes y servicios para el disfrute inmediato. Es en este apartado damos cabida a varios consejos para ayudar a los hogares a poder ahorrar a final de mes:

  1. Establecer un presupuesto con un objetivo de ahorro

Es de gran ayuda realizar a lo largo del mes un documento en el que aparezcan reflejados por un lado los ingresos del hogar -descontándoles previamente la cantidad de dinero que se pretende ahorrar- y por otro los gastos fijos en los que se incurren. Al mismo tiempo, hay que guardar un porcentaje de los ingresos dedicados para gastos a lo que serían gastos variables o imprevistos, para así tener la oportunidad de darse algún capricho y tener las espaldas cubiertas ante cualquier posible gasto imprevisto. Es importante llevar el documento al día con todos los gastos que se van realizando para ver qué decisiones hay que tomar para al final alcanzar el objetivo de ahorro que se busca.

2. Comparar precios para encontrar la oferta más barata por el mismo producto o servicio.

Suele dar bastante pereza tomarse la molestia de ir comparando la relación calidad precio de todos los productos que se compran y muchas veces ni siquiera se dispone del tiempo necesario que poder dedicarle a esto. Sin embargo, ahora gracias a Internet y a las páginas web de comparadores de precios y productos, esa tarea resulta más sencilla. Además, siempre se puede preguntar a familiares, amigos y conocidos dónde compran y qué ofertas conocen.

3. Evitar las comprar compulsivas

Por lo general, las compras compulsivas van asociadas a la adquisición de productos superfluos que no sirven para cubrir las necesidades principales del consumidor y es uno de los elementos que pueden trastocar el presupuesto establecido. Si bien nunca esta de más algún capricho, el dárselo con una compra compulsiva es de las peores decisiones para ahorrar ya que suele ser una compra irreflexiva cuya única finalidad es la sensación de satisfacción temporal que queda tras hacerla.

4. Reducir los gastos domésticos (luz, agua, gas… )

El uso de electrodomésticos ecológicos y eficientes energéticamente, supone a la larga un importante ahorro en consumo de agua y electricidad. El asegurarse que la potencia contratada de luz que se dispone se ajusta y no excede nuestras necesidades también es importante. Si la potencia es mayor que nuestro consumo habitual reducirla es un medio útil para abaratar la factura de la luz. También en calefacción se puede ahorrar manteniendo bien climatizada la casa evitando que entre el frío en invierno (y el calor en verano).

5. Abandonar hábitos insalubres

Hábitos insalubres como el tabaco además de pasar factura a nuestra salud, puede suponer un importante gasto al mes, por no hablar de las repercusiones económicas del tratamiento de enfermedades asociadas con esos hábitos. El dejarlos de lado además de una mejora en la salud supondrá un incremento de la capacidad de ahorrar.

Beneficios del ahorro

Los beneficios del ahorro son indudables para las economías domésticas. Básicamente, gracias a tener dinero ahorrado un hogar puede disponer de recursos para poder hacer un gran gasto en el futuro. El ahorro consiste en dedicar renta actual para el consumo futuro. Si estamos obligados a realizar un gran gasto futuro y no tenemos ahorros, la opción que queda es recurrir al endeudamiento que lo que nos hace es obligar a devolver en el futuro la deuda contraída junto con los intereses del préstamo. El ahorro es por tanto beneficioso para los hogares en la medida que garantiza su solvencia. También para el conjunto de la economía es importante el ahorro, pues este tarde o temprano se termina convirtiendo en inversión, dando pie a un crecimiento económico futuro.