15.11.2017 | 4 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Claves para elegir el mejor depósito bancario | Raisin

Una de las razones por las que los depósitos bancarios a plazo fijo tienen tanta demanda es la sencillez de estos productos. Además, con este tipo de productos el ahorrador tiene la certeza de que no está poniendo en riesgo su dinero (gracias a la existencia del Fondo de Garantía de Depósitos) y puede estimar de antemano cuánta va a ser la cantidad que le va ser devuelta tanto de capital inicial como de intereses, cuando expire el plazo.

¿Cómo elegir un depósito bancario?

Parecería entonces que a la hora de contratar un depósito, si son todos más o menos igual y tienen garantizada la misma seguridad, solo habría que fijarse en la rentabilidad que ofrecen para decantarse por uno u otro. Pero esto no es cierto, existen otros elementos a tener en cuenta a la hora de decidir y que en muchas ocasiones son pasados por alto.

Rentabilidad y liquidación de intereses

La liquidación de intereses parece un factor poco relevante pero ni mucho menos lo es. Tal y como vimos en las diferencias entre TIN y TAE, el pago de intereses de manera anticipada, ya sea mensual, trimestral, semestral anual o al vencimiento influye en mayores diferencias entre la TAE y el TIN. Si la liquidación es anual, la TAE y el TIN suelen ser prácticamente idénticos, mientras que si la liquidación es al vencimiento del depósito y el plazo de este es de más de un año, la TAE suele ser inferior al TIN. Por el contrario, si la liquidación de intereses es inferior al año, la TAE será mayor que el TIN y será aún más mayor cuanto menor sea el periodo en el que cada vez se liquidan intereses. Por ejemplo, un banco puede ofrecer un depósito con un TIN del 4% a 12 meses y otro banco un depósito cuya rentabilidad es TIN 5% a 18 meses. Parecería que la segunda opción es más rentable, pues no. Si nos fijamos en la TAE, que homogeneiza la rentabilidad a su equivalente a 12 meses, en el primer ejemplo la TAE sería del 4% y en el segundo del 3,33%, con lo que el primer depósito es más rentable gracias a que la liquidación de intereses es en un plazo menor.

Plazo y penalización por cancelación anticipada

Por lo general, un mayor plazo para un depósito implica que el banco ofrezca un mayor interés por este. A la hora de escoger un depósito a un plazo determinado debemos tener en cuenta si en ese periodo no van a salir ofertas de depósitos que puedan ser más rentables y, por supuesto, si el dinero que dejamos depositado no los vamos a necesitar durante ese periodo de tiempo. Si tenemos dinero en un depósito y nos vemos obligados a hacer una cancelación anticipada, debemos de analizar también el tipo de penalización que habría por hacerlo. Existen depósitos que no ponen penalización alguna por sacar el dinero antes de tiempo. También los hay, y son los más comunes, que aplican una penalización sobre los intereses o que aplican un interés más bajo si se produce la cancelación anticipada. Finalmente, están los depósitos que no admiten cancelación anticipada.

Requisitos y vinculación de los depósitos a plazo fijo

Hay depósitos que ofrecen un mayor interés pero a cambio de exigir a sus depositantes una serie de requisitos a cumplir. Por lo general estos son un importe mínimo de dinero a depositar, la domiciliación de recibos, de la nómina, y la contratación de algún seguro con la entidad. Todos estos elementos de vinculación entre el depositante y la entidad han de ser tenidos en cuenta para que el depositante valore si le merece la pena contratar o no ese depósito.

Comisiones de la cuenta corriente

Cuando se contrata un depósito bancario, es frecuente que el banco solicite al depositante que abra una cuenta corriente en la entidad donde depositar los intereses devengados. Lo normal es que dicha cuenta no tenga comisiones (de hecho el Banco de España considera una mala práctica bancaria que esas cuentas tengas comisiones), pero hay entidades que sí ponen comisiones a esa cuenta. Conviene fijarse también en esto a la hora de elegir un depósito.