29.05.2020 | 6 minutos de lectura | Imprimir artículo

¿Cuáles son los principales valores refugio para mi dinero?

Los activos refugio son aquellos valores, físicos o no, en los que muchos inversores confían cuando se producen situaciones de incertidumbre en los mercados financieros. Son activos que tienen un valor mucho más estable que el resto, especialmente en este tipo de contextos, en los que la volatilidad es la característica principal.

Aunque no existe una lista oficial de activos refugio, sí que hay un conjunto de inversiones que se consideran más seguras que otras. Su cotización puede bajar en un momento determinado, pero sufren con mucha menos virulencia la volatilidad del mercado cuando hay turbulencias. Estos son los valores refugio más importantes que existen en la actualidad a nivel internacional.

1. El oro como valor refugio

Es el valor refugio por excelencia para inversores ávidos de protección. El oro ha sido considerado siempre y en todas las circunstancias históricas como un buen dinero, especialmente desde que el sistema monetario internacional se basa en la confianza, sin respaldo físico. No en vano, se trata de un activo que tiene una elevada liquidez por su elevada demanda, y del que ningún gobierno ni autoridad controla su valor.

En la crisis del 2008, el oro logró revalorizarse más del doble hasta 2012. En agosto de 2011 marcó su máximo histórico a un precio de 1.888 dólares por onza, en pleno debate sobre la viabilidad del euro como consecuencia de la crisis de deuda pública que llevó a varios países periféricos a pedir el rescate.

En las últimas semanas, los inversores han vuelto a confiar en este metal precioso para protegerse ante la incertidumbre y la volatilidad causada por la COVID-19. En la actualidad cotiza en su nivel más alto desde 2012, y está muy cerca de sus máximos históricos, ya que ha estado cerca de perforar los 1.800 dólares por onza.

Cómo se invierte en oro

Existen varias formas de invertir en oro. La más pura es comprar los lingotes de oro directamente, pero no es ni mucho menos la más cómoda, barata ni, por supuesto, la más segura.

Por eso, la mejor opción es hacerlo a través de ETF que invierta en lingotes de oro o directamente a través de acciones de empresas relacionadas con la minería de oro. 

2. Deuda pública de ciertos países

La deuda pública también aparece en la lista de valores refugio. Los títulos de deuda pública de algunos países con elevada calidad crediticia también se consideran como valores refugio en épocas de inestabilidad. En este caso, no somos realmente inversores, sino acreedores de países que han demostrado una elevada solvencia.

Alemania, Francia, Suiza o Estados Unidos son algunos de los países que ofrecen mayor seguridad. Y dentro de estos títulos de deuda pública, los bonos a diez años son los que normalmente se toman como referencia.

La crisis de 2008 también marcó un punto de inflexión en la deuda pública. Desde aquel momento, se viene produciendo una circunstancia antieconómica que unos años antes parecía impensable: los tipos de interés negativos. 

El Tesoro Público de cada uno de estos países ha conseguido emitir bonos públicos a tipos negativos en todos sus horizontes temporales. En la actualidad, Suiza ha logrado emitir sus bonos a diez años al -0,56%, mientras que el Bund alemán ofrece un rendimiento a sus inversores del -0,58%.

Esta anomalía económica ha supuesto un alivio para sus cuentas públicas pero, al mismo tiempo, es un claro reflejo de la confianza que tienen los inversores en la deuda pública de estos países, especialmente ante contextos de elevada volatilidad.

Cómo invertir en deuda pública

Existen dos formas de invertir en deuda pública: en el mercado primario o en el mercado secundario. En el mercado primario podemos comprar los títulos de los países en el momento de su emisión, mientras que en el mercado secundario los compraremos después de haber sido emitidos.

Pero al igual que el oro, lo más fácil es comprar los títulos de deuda pública a través de fondos de inversión que tengan en su cartera bonos de estos países.

3. Divisas seguras como valor refugio

Los inversores también se suelen refugiar en países cuya divisa tenga una cotización estable. Este es el caso del dólar americano, el franco suizo o el yen japonés, entre otras.

El caso del dólar es paradigmático, pues en la actualidad se considera la principal moneda de reserva a nivel mundial. El 75% del total de transacciones con materias primas se realizan en esta divisa, y a ello hay que sumar la gran demanda que hay de bonos estadounidenses, lo que hace que su demanda sea enorme.

Cómo invertir en divisas

Se puede invertir en divisas de diferentes maneras. La más habitual es hacerlo a través del mercado FOREX, donde se compran y venden las principales monedas del mundo por pares (dólar-euro; euro-yen, etc.).

Pero, además, existen ETFs y fondos de inversión que replican el comportamiento de cada par de divisas (aunque realmente estemos comprando los activos en nuestra moneda nacional). También es posible hacerlo mediante contratos por diferencias (CFD) o futuros y opciones, entre otras alternativas.

4. Depósitos bancarios y cuentas de ahorro

Los depósitos bancarios y las cuentas de ahorro son dos productos de ahorro excelentes para proteger el dinero de los inversores a la vez que obtienen una pequeña rentabilidad por él.

En ambos casos se trata de productos muy seguros en los que no hay riesgo para el ahorrador. La rentabilidad está pactada de antemano y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) del país del banco garantiza el capital, hasta cierto punto, en caso de quiebra de la entidad. En España y en el resto de países de la UE el capital asegurado es de 100.000 euros por titular y cuenta.

 

Abre tu Cuenta Raisin

Cómo invertir en depósitos a plazo fijo y cuentas de ahorro

Contratar un depósito a plazo fijo o una cuenta de ahorro es bastante sencillo. La mayoría de bancos ofrecen estos productos en su oferta y pueden contratarse acudiendo a la oficina bancaria o de forma online.

Si prefieres acceder a una oferta mucho más amplia, en Raisin te ofrecemos la posibilidad de contratar algunos de los mejores depósitos y cuentas de ahorro de toda Europa con rentabilidades muy superiores a la que ofrecen los bancos de España.

En total disponemos de más de 70 productos de ahorro de nuestros bancos colaboradores europeos, todos ellos protegidos por los Fondos de Garantía de Depósitos nacionales hasta 100.000 euros por titular y banco.