26.02.2018 | 4 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Riesgo vs rentabilidad. Inversión en fondos vs depósitos | Raisin

Los fondos de inversión constituyen un patrimonio formado por las aportaciones de un grupo de personas. Lo que hace el fondo es reunir el dinero de todos los participantes, para que la entidad se encargue de su gestión y administración y buscar darle rentabilidad a las aportaciones realizadas. Por su parte, el depósito a plazo es un producto que consiste en la entrega de una cantidad de dinero a una entidad bancaria durante un tiempo determinado.

Ambos tipos de productos pueden parecer muy similares y ser ambos capaces de dar la misma rentabilidad. No obstante vamos a mostrar las diferencias entre ambos productos y cómo el decantarse por uno u otro puede generar resultados muy dispares.

Ventajas y desventajas de los fondos de inversión

Varias son las ventajas que podríamos señalar dentro de los fondos de inversión. Por un lado la mayoría de fondos de inversión tienen liquidez diaria y no aplican el pago de comisión o penalización por la retirada del capital aportado, salvo en el caso de los fondos garantizados y otros tipos de fondos. Por otro, los fondos dan la posibilidad de no tener que afrontar la tributación de las ganancias obtenidas hasta que se reembolse la inversión. Además, con los fondos tienes la opción de compensar ganancias con pérdidas a la hora de hacer la declaración de la renta.

La principal desventaja de los fondos frente a los depósitos es que entrañan un mayor riesgo. Es cierto que en los fondos como el dinero es de los partícipes no existe el riesgo de pérdida de liquidación, pero no es menos cierto que las inversiones que se realicen desde el fondo del capital aportado pueden tener pérdidas y por tanto sufrirlas también los partícipes del fondo.

Ventajas y desventajas de los depósitos

La principal ventaja de los depósitos es su seguridad. En caso de insolvencia por parte de la institución financiera, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) será el que se responsabilice de las posibles pérdidas. Por ello, los depósitos, junto con los bonos y letras del tesoro, son los activos que dan más seguridad a sus inversores. Otra de las principales ventajas de los depósitos es que conoces de antemano la rentabilidad que vas a recibir y el tiempo que el dinero se va a quedar aparcado en el banco. Entre las principales desventajas de los depósitos a plazo está que la inmensa mayoría no permiten retirar el dinero antes del vencimiento y si lo dejan aplican una penalización al ahorrador.

¿Qué tipo de inversor soy y qué nivel de riesgo estoy dispuesto a asumir?

A la hora de decantarse por poner los ahorros en un fondo de inversión o en un depósito, la pregunta clave que tiene que hacerse el ahorrador es el nivel de riesgo que esta dispuesto a asumir. A grandes rasgos, los depósitos dan siempre más seguridad que los fondos de inversión pero en la mayoría de los casos pueden dar una rentabilidad inferior. La rentabilidad del fondo de inversión no es segura y el participes del fondo puede afrontar minusvalías, pero a cambio la inversión en este tipo de productos tiene una mayor liquidez y ventajas fiscales. Así, para un ahorrador que tenga mucha aversión al riesgo, un depósito supondría una opción más atractiva frente a otro ahorrador que no sea tan temeroso respecto al riesgo que está dispuesto a asumir y necesite de una mayor disponibilidad de su dinero. En este último caso, el poner dinero en los fondos de inversión le resultará más atractivo.