24.11.2017 | 7 mínutos de lectura | Imprimir artículo

Qué es el BCE y cómo funciona | Raisin

El Banco Central Europeo, tal y como se define la propia la institución es: “el banco central de los 19 países de la Unión Europea que han adoptado el euro. Nuestra función principal es mantener la estabilidad de precios en la zona del euro para preservar el poder adquisitivo de la moneda única”. El BCE, forma, junto con los bancos centrales de los demás estados de la UE ajenos a la eurozona, el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC).

¿Dónde está la sede del Banco Central Europeo?

El BCE fue establecido por el Tratado de Ámsterdam en el año 1998, tiene su sede en Fráncfort del Meno (Alemania) y está presidido en la actualidad por Mario Draghi. Para entender correctamente el papel que juega un Banco Central en una economía imaginemos el siguiente ejemplo.

El papel del Banco Central Europeo

En una economía de trueque un agricultor presta a otro 2.000 kilos de semillas, a cambio de que dentro de dos años le devuelva un total de 2.200. En esa economía de trueque, el tipo de interés es del 10%. Además no es un tipo de interés monetario, sino un tipo de interés real. Este tipo de interés dependerá de factores como expectativas de consumo, la productividad que se le saque a las semillas, beneficios que den las semillas, etcétera.

En suma, en una economía de trueque los tipos de interés responderían a los “fundamentales” de esa economía y variaría de tal forma que igualarían el ahorro a la inversión garantizando un buen funcionamiento de la economía. Sucede que en la actualidad no vivimos en economías de trueque, sino en economías monetarias donde los tipos de interés los fija la oferta y la demanda de dinero (por tanto no tienen porqué coincidir con los tipos de interés “naturales” que por otra parte no son observables). Es entonces donde entra en juego el papel de un Banco Central.

Efecto del BCE sobre la banca y ciclos económicos

Los Bancos Centrales influyen en la oferta y la demanda de dinero (sobre todo en la oferta) y buscan hacerlo de forma que los tipos de interés “monetarios” se ajusten a esos tipos “naturales” ayudando a que la economía siga funcionando correctamente. Cuando la economía entra en recesión, realizan políticas monetarias expansivas que ponen a los tipos de interés por debajo de esa tasa natural, para incentivar a la economía. Cuando hay una expansión excesiva los sitúa por encima para frenar ese crecimiento que puede ser en parte “insano”. Por tanto, la función de un Banco Central es aplicar la política monetaria para ayudar a que la economía vaya bien y para que los ciclos económicos (de expansión, crisis y recesión) sean lo menos intensos posibles. El problema es que los tipos “naturales” no son observables, por tanto, los Bancos Centrales, se fijan otros objetivos como la estabilidad de precios, crecimiento, empleo y estabilidad del tipo de cambio de la divisa que sí son observables y que denotan que los tipos de interés monetarios están bien ajustados.

Instrumentos del BCE

El objetivo del BCE es que la inflación anual se ubique cerca del 2%, para ello cuenta con una serie de instrumentos. El principal, el tipo de interés de intervención, que es el tipo de interés de referencia para la fijación del coste aplicado a los préstamos que los bancos conceden a los hogares y a las empresas, afectando a sus decisiones de consumo, ahorro e inversión. Estas decisiones determinan la producción y la demanda de una economía y por tanto, los precios.

Además del tipo de interés oficial, el BCE cuenta con las Operaciones de mercado abierto. Estas consisten en préstamos del BCE a las entidades financieras para inyectarles liquidez a un plazo dado a cambio de que estas le entreguen durante ese período un activo financiero como garantía. El coste mínimo al que el BCE presta esa liquidez es el tipo de interés de referencia antes mencionado y denominado tipo repo. También están las facilidades permanentes con las que el BCE proporciona y absorbe liquidez a un día. Se distingue entre la facilidad marginal de crédito (que suministra liquidez a un día a las entidades de crédito a un coste superior al del tipo de referencia) y la facilidad de depósito (utilizada por las entidades para efectuar depósitos a un día en el banco central, y que el BCE remunera a un tipo de interés inferior al del tipo de referencia).

Finalmente, el BCE cuenta con la capacidad de establecer las reservas mínimas o el coeficiente de caja que las entidades de crédito tienen que cumplir mensualmente dejando un porcentaje dado de sus depósitos de clientes en una cuenta del banco central.

Órganos de Gobierno del BCE

Como todo banco central que se precie, el BCE cuenta con un organigrama complejo. Pero dentro del mismo hay un órgano que es el máximo responsable y el Consejo de Gobierno del BCE. Este está formado por 25 miembros (los seis miembros del Comité ejecutivo y los 19 gobernadores de los bancos centrales de cada país de la eurozona).  Su cometido es:

Adoptar las orientaciones y decisiones necesarias para garantizar el cumplimiento de las funciones asignadas al BCE y al Eurosistema.

Formular la política monetaria de la zona del euro. Esto incluye la adopción de decisiones relativas a los objetivos monetarios, los tipos de interés oficiales y el suministro de reservas en el Eurosistema, así como la adopción de las orientaciones necesarias para su aplicación.

Tomar decisiones relativas al marco general de supervisión bancaria en que se adoptan las decisiones de supervisión, y aprobar los proyectos de decisiones completos propuestos por el Consejo de Supervisión mediante el procedimiento de aprobación por silencio positivo.

BCE y los tipos de interés

Las decisiones que toma el BCE tienen un impacto directo en el bolsillo de los ciudadanos. Por un lado, la labor del BCE es garantizar la estabilidad de precios, lo que influye directamente en que no se puedan producir subidas abultadas de los precios de la cesta de la compra. Los tipos de interés de referencia tienen un impacto directo en el Euribor y este en última instancia en los préstamos y cuotas hipotecarios. Las políticas del BCE para mantener el tipo de cambio hace que las importaciones de petróleo resulten más caras o menos, lo que influye también en el precio de la gasolina.

Medidas extraordinarias empleadas por el BCE

La virulencia de la crisis económica mostró que las políticas monetarias se mostraran insuficientes para mantener la estabilidad económica y financiera. Ante este escenario el BCE ha aplicado medidas de expansión cuantitativa similares a las usadas por otros Bancos Centrales como la Fed o el Banco de Inglaterra. Estas consisten en compras de activos como bonos del estado en los mercados secundarios para de esta forma rebajar los tipos de interés y reducir las primas de riesgo entre países. Recientemente el BCE ha indicado que a partir de enero de 2018, irá reduciendo su programa de compra de activos.