28.11.2017 | 3 mínutos de lectura | Imprimir artículo

4 pasos para establecer el ahorro desde niños

El ahorro no es precisamente una de las principales virtudes de los hogares españoles. En el año 2017, los hogares españoles consumen más de un 92% de su renta disponible y solo ahorran un 7,73% de esta. España tiene la posibilidad de desarrollar su potencial, dado que en materia de educación financiera el 25% de los alumnos españoles (de 15 años de edad) suspende el examen, según los resultados de Pisa de 2015.

¿Cómo evitar esto? Inculcar un fuerte interés por las finanzas y sobre todo por el ahorro, es clave. En el segundo de los casos, aprendemos a practicar el ahorro cuando nos independizamos y tenemos que hacernos cargo de nuestros propios gastos. Entonces, si no queremos esperar a que nuestros hijos lleguen a esa edad ¿cómo hacer que practiquen el ahorro desde jóvenes?

1. Explicar por qué es importante el consumo responsable

El derroche y el ahorro son incompatibles. Las compras compulsivas o la falta de planificación impide alcanzar un objetivo ambicioso de ahorro. Enseña a los niños que, cuando quieran comprar algo sean plenamente conscientes de si realmente lo necesitan o no. En la mayoría de las ocasiones el interés por encajar o las modas, hacen nuestros hijos se decanten por productos simplemente por el mero hecho de que “todos mis amigos lo tienen”. No hay que establecer barreras a todos los gastos, pero sí explicar el efecto del derroche del presente, en el futuro: lo que implica no poder gastar ahora o más adelante, por haber gastado demasiado en el pasado.

2. Acordar una paga

Una paga es una responsabilidad, lo que implica un paso de entrada a la madurez. No hay cosa que entusiasme más a un hijo que sentirse importante. Conceder a tus hijos un dinero que puedan gestionar, representa para ellos un gesto de confianza. Una pequeña paga semanal ajustada a su consumo, obliga a que tu hijo administre de la mejor forma posible sus recursos si quiere mantener su ritmo. Al principio es normal que despilfarren, pero si sus recursos se limitan a la paga, sin extras, ellos mismo se darán cuenta de que hay que pensar cuándo y cómo gastar el dinero. En el momento en que deseen un capricho grande, serán más conscientes de que tienen que ahorrar a largo plazo.

3. Premiar con incentivos

Además del propio aprendizaje y distribución que desarrollen los niños, es necesario que incentives y guíes a tus hijos. No hay mejor forma de ilustrar el efecto de la inversión, que con una rentabilidad sobre el ahorro de su paga. Si consigue ahorrar un importe a final del mes, podremos premiarle con un incentivo proporcional a la cantidad ahorrada o incluso dar un bonus por no haber gastado nada. De esta forma, el niño tendrá un incentivo añadido para ahorrar parte de su paga y poder comprar lo que quiere cuando llegue el momento.

4. Reforzar positivamente

A todos nos gusta que nos feliciten cuando hacemos algo bien y a los niños, todavía más. Practica el refuerzo positivo y felicita a tus hijos si han conseguido su objetivo. Si tienes oportunidad, reconoce sus méritos delante de otras personas sin infantilizar sus logros. Esto hará que asocien el ahorro a reconocimiento, algo positivo que provocará que les motivará a seguir por la senda del ahorro.

 

Si ya eres ahorrador, quizás te interese:

¿Cómo rentabilizar tus ahorros con Raisin?

¿Cómo funciona Raisin?

¿Qué opinan nuestros clientes?