11.05.2020 | 5 minutos de lectura | Imprimir artículo

Los bajos tipos de interés, un problema para los ahorradores españoles

La pandemia del coronavirus está causando verdaderos estragos en la industria financiera y en los mercados internacionales. Ante esta situación, al menos 88 bancos centrales de todo el mundo han recortado sus tipos de interés para intentar contener el daño económico provocado por el Covid-19.

A estos recortes se les unen las medidas expansivas que en 2014 impulsó el Banco Central Europeo, y que todavía siguen vigentes. Entre las más importantes se encuentra la tasa negativa para los depósitos de los bancos que, solo en 2019, les ha costado 270 millones de euros.

Todas estas medidas, en su conjunto, suponen una penalización para los ahorradores españoles que, sin duda, tendrá un impacto significativo en su jubilación.

Bajos tipos de interés, una penalización para el ahorro

Los bajos tipos de interés tienen una incidencia muy significativa en la rentabilidad de los productos bancarios, especialmente en los depósitos. No en vano, el tipo medio para los depósitos a plazo fijo de hasta 1 año en España se ha mantenido por debajo del 0,05% durante más de doce meses, según el BCE.

Sin embargo, los españoles siguen prefiriendo los depósitos en lugar de otros instrumentos de ahorro e inversión. En la actualidad, el ahorro familiar se sitúa en 863.000 millones de euros, y el 40% del total de los activos está en moneda y depósitos. Esta cantidad es tres veces superior al patrimonio de los fondos de inversión en España, que en la actualidad gestionan algo más de 270.000 millones de euros, según datos de Inverco.

La actual pandemia está profundizando en esta agitación económica sin precedentes. A largo plazo, es previsible que esta crisis tenga consecuencias económicas negativas, muchas de las cuales estarán caracterizadas por un estancamiento de los tipos de interés, que tendrán una incidencia aún más negativa si cabe en el patrimonio de los ahorradores.

Una complicación adicional para la jubilación

No es de extrañar que muchos trabajadores estén preocupados por su jubilación. El principal vehículo de ahorro de los hogares españoles continúa siendo, al margen de la vivienda, los depósitos bancarios, que no están ofreciendo una solución adecuada.

De hecho, según una reciente encuesta que hemos realizado en Raisin, para más de la mitad de los encuestados (el 58%), ahorrar ya no tiene sentido debido a los bajos tipos de interés, y una de cada tres personas tienen o han tenido algún familiar o conocido que se han visto afectados por esta situación.

A todo ello se le une el hecho de que el 38% de los encuestados llega a fin de mes sin dinero suficiente para ahorrar.

En líneas generales, las actuales condiciones financieras hacen que la mayoría de la población tema por su jubilación futura. Así lo afirman tres de cada cuatro personas que creen que no podrán ahorrar lo suficiente para cuando llegue el momento de dejar de trabajar, confiando sus rentas futuras a las pensiones públicas.

Los bajos tipos de interés son perjudiciales y, además, injustos

El 70% de los encuestados creen que los tipos de interés tienen un impacto significativo en su ahorro, y casi tres de cada cuatro creen que la situación actual de los bajos tipos es injusta.

Es más, esta situación reduce la confianza de casi siete de cada diez personas en los bancos, muchos de los cuales no entienden por qué se traslada esta penalización a sus clientes.

Por esta razón, la mayoría de ahorradores (el 70%) piden medidas activas al gobierno para acabar con los tipos de interés bajos o negativos, mientras que otros tantos desearían que el banco central adoptará medidas.

¿Qué puede ocurrir a largo plazo?

La desilusión se está instalando en la mayoría de ahorradores, que no ven salida a esta situación. Un 36% de los encuestados afirman que no ven ninguna mejora en los tipos de interés para el futuro inmediato. Otros, en cambio, ya han tomado alguna decisión para optimizar sus ahorros; una cuarta parte de los españoles recurren a su banco o a un asesor financiero para saber qué hacer en estas circunstancias.

Para Tamaz Georgadze, CEO y cofundador de Raisin, la solución sería abordar este problema desde un prisma diferente:

“La política y la industria financiera tendrán que dar un paso adelante. Hay que abordar esto: soluciones de pensiones sencillas, transparentes y baratas, abrir el mercado para las ofertas de ahorro e inversión transfronterizas y reforzar la cooperación entre las fintechs y los bancos para encontrar soluciones sencillas para los consumidores».

Sin embargo, en medio de este caos económico, una buena noticia puede ser el repunte en las rentabilidades de los bancos medianos y pequeños. Miguel Costa Freire, country manager de Raisin España, explicó que solo en marzo, casi 20 bancos subieron sus tipos de interés en las plataformas de Raisin, incluyendo ofertas en Raisin España de BRAbank, ahora al 0,35%, y el 0,65% en un depósito a plazo de seis meses de BlueOrange:

“Esta tendencia contrarresta la desesperación del 58% de los españoles, que ya no ve el sentido del ahorro y sugiere una mejora en las opciones de los consumidores españoles para ahorrar de forma efectiva”.