Tributación depósitos en el extranjero

Generalmente, el ahorrador que opta por los depósitos como medio en el que obtener una rentabilidad asumiendo poco riesgo por sus ahorros, no suele estar familiarizado con la fiscalidad que se aplica a aquellos productos de inversión contratados en el extranjero. Desde Raisin te explicamos cuáles son las principales claves de la tributación de los depósitos bancarios contratados en el extranjero para que su desconocimiento no te impida poder aprovecharte de las ofertas ventajosas que ofrece el mercado paneuropeo de productos de ahorro.

 

 

¿Ante quién tengo que informar de que tengo dinero depositado en cuentas extranjeras?

Invertir en depósitos europeos es igual de fácil que en España. En general, NO existe ninguna obligación de declarar a ningún organismo español sobre la existencia de bienes en bancos extranjeros. Tan solo existe la obligación de informar a la Agencia Tributaria, únicamente si la cantidad total supera los 50.000€.

¿Cómo evito la doble imposición?

Los bancos extranjeros, al igual que sucede con los bancos españoles, aplican una retención fiscal pertinente sobre los intereses generados en los depósitos. Por ello, al abrir un depósito en un banco extranjero, es importante indicarle al banco que no se es residente de dicho país para que NO nos aplique ninguna retención extra. Para evitar esta doble retención de impuestos, es preciso descargar de la Agencia Tributaria un Certificado de Residencia Fiscal. Este certificado nos lo tendrás que facilitar a nosotros para que podamos pasárselo al banco colaborador.

Solicitar el Certificado de Residencia Fiscal a la Agencia Tributaria, es muy sencillo. Basta con conectarse a la Agencia Tributaria mediante el DNI-Electrónico o con la Cl@ve PIN y acceder al apartado de Certificados Tributarios. Previamente, el solicitante debe seleccionar el país de origen del banco en el que va a depositar su dinero y asegurarse de que la información que figura es correcta. Tras hacer esto, solo resta enviar a la plataforma de Raisin el PDF generado con esa información para que se lo haga llegar al banco colaborador y lo tramita dentro del plazo estipulado. Una vez enviado este documento a Raisin, nosotros nos encargaremos de todo lo demás.

Con el Certificado de Residencia Fiscal, el cliente ya no tiene que preocuparse por la doble imposición en ninguno de los bancos colaboradores de Raisin. Hay algunas excepciones a la regla como es el caso de los bancos afincados en Francia, donde la presentación de Certificado de Residencia Fiscal no es necesaria o como Portugal y Bulgaria, para los que junto con este Certificado se solicita otro documento adicional. En cualquier caso, en la web de Raisin te especificamos la documentación necesaria que solicita cada país y te guiamos y ayudamos durante todo el proceso para facilitar la tributación de tus depósitos en el extranjero.

 

¿Qué otras obligaciones tengo si contrato depósitos en el extranjero?

En el caso de que los bienes depositados superen los 50.000€, será necesario presentar el modelo 720 a la Agencia Tributaria. Este modelo es una Declaración Informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero y ha de rellenarse de forma manual para su presentación a la Agencia Tributaria, la cual carece de la información necesaria para diseñar un borrador fiscal. Sin embargo, no debes preocuparte de esta cuestión, desde Raisin te facilitaremos la documentación necesaria para que puedas cumplimentar el formulario. El modelo 720 ha de presentarse entre el 1 de enero y el 31 de marzo del año siguiente de manera telemática (si dispones de firma digital o Cl@ve PIN). Una vez presentado, no es necesario presentar cada año esta misma declaración a menos que haya un incremento de más de 20.000 euros del valor del capital ya declarado la primera vez que se presentó el formulario 720.

A fecha de 27/09/2017