Banca electrónica: qué es y cuáles son sus beneficios

Inicio › Educación financiera › Banca electrónica

En los últimos años, la industria bancaria ha experimentado una de las transformaciones más rápidas de su historia. La digitalización ha acelerado muchos procesos, ahorrado muchos costes e incluso modificado por completo la propia relación entre el cliente y su gestor. La banca electrónica se ha consolidado como la principal vía de operatividad de los individuos, y es más que previsible que este paradigma se consolide aún más en el futuro, gracias a la apertura de la infraestructura bancaria y a nuevas normativas como PSD2, que facilita el desarrollo de nuevas aplicaciones bancarias.

Qué es la banca electrónica

La banca electrónica es un sistema que permite prestar servicios y contratar productos bancarios de forma telemática. En lugar de que el cliente tenga que desplazarse a una sucursal bancaria como se ha hecho de forma tradicional, la idea es que cualquier persona pueda hacerlo directamente desde su ordenador personal, su teléfono móvil o los cajeros automáticos.

Esta nueva forma de operar con la banca ha cambiado el paradigma bancario, reduciéndose costes operativos a las entidades y cambiando la interacción entre las sucursales y los clientes. Permite realizar la mayoría de operaciones bancarias a distancia, desde contratar una cuenta bancaria a realizar cualquier transferencia, por pequeña que sea. Todas ellas con la mayor agilidad y sencillez posible.

Diferencias entre banca electrónica y banca online

Aunque muchas veces se utiliza de forma indistinta, lo cierto es que existen diferencias sustanciales entre banca electrónica y banca online. En realidad, la banca electrónica es cualquier actividad llevada a cabo por medios electrónicos, y engloba a la banca online. Así, por ejemplo, la banca electrónica es sacar dinero de un cajero, utilizar las tarjetas de crédito o llamar por teléfono a una oficina bancaria, mientras que la banca online es la que se presta por Internet.

Los orígenes de la banca electrónica se remontan a hace más de 30 años, pero no sustituye a las oficinas tradicionales, de las que vive. Por ejemplo, un cajero automático se encuentra directamente en las propias sucursales bancarias. En cambio, el objetivo de la banca online es sustituir algunas operaciones que se realizan directamente en la sucursal.

Los beneficios de la banca electrónica

La banca electrónica tiene una serie de beneficios tanto para las entidades financieras como para los propios clientes del banco.

Ahorro de costes

La banca electrónica presenta una reducción de costes muy notable en relación con la banca tradicional. De hecho, son muchas las entidades bancarias que, ante la situación actual de bajos tipos de interés y la imposibilidad de obtener beneficios por la vía tradicional, se han visto obligadas a acelerar su proceso de digitalización para cerrar sucursales y reducir costes operativos.

Mayor comodidad para los clientes

La mayoría de clientes jóvenes presumen de no haber pisado una sucursal bancaria en su vida. En realidad, no lo necesitan. Toda su operatividad bancaria se realiza a través de los canales digitales, desde enviar dinero a sus amigos, realizar transferencias o pagar cualquier servicio con su teléfono móvil.

Un servicio 24x7

La banca electrónica no entiende de horarios. Se puede realizar cualquier operación en cualquier momento, y desde cualquier lugar, siempre que haya una conexión a Internet. Eso sí, hay que tener en cuenta que una cosa es disponibilidad y otra inmediatez. En el caso de las transferencias bancarias o la operatividad en un fondo de inversión, hay unos horarios establecidos por la entidad que hacen que, en la práctica, la operación no se efectúe de manera inmediata.

Mayor seguridad

Salir de una entidad bancaria con dinero es muy peligroso, igual que guardar el dinero debajo del colchón. La banca electrónica posee muchos protocolos de seguridad que hacen que las operaciones y consultas sean muy seguras. Estos sistemas van desde certificados de seguridad hasta altos niveles de encriptación de datos.

La banca electrónica: más posibilidades para los ahorradores

Posiblemente, la mayor ventaja de la banca electrónica es que no tiene más fronteras que las que establece la Ley. La suerte es que, a nivel europeo, se han armonizado algunos aspectos legales para liberalizar y regular los servicios financieros a nivel comunitario. Esto facilita la contratación de productos en mejores condiciones que los que se podrían contratar en nuestro país.

Este es el caso de plataformas como Raisin, desde donde se pueden contratar un amplio abanico de depósito a plazo fijo y cuentas remuneradas con un tipo de interés superior al que se podría encontrar en España. Y todo ello con las mismas condiciones y garantías que cualquier otra contratación en España.