Cómo ahorrar dinero para comprar un coche

Inicio › Ahorro › Cómo ahorrar dinero para comprar un coche

Uno de los principales objetivos de ahorro de las familias españolas es la compra de un coche. Suele ser un elemento básico para desplazarse por la ciudad, para viajar o incluso para trabajar. Sin embargo, supone un desembolso bastante elevado que no siempre encaja dentro del presupuesto familiar, y la mayoría de mortales no pueden permitirse un nuevo coche con el dinero de que disponen.

Sin duda, la compra de un coche es un objetivo ambicioso para el cual debemos ahorrar. Por suerte, existen algunas formas de hacerlo posible. Eso sí, no existen fórmulas mágicas; la compra de un coche es una meta a largo plazo que exige disciplina, constancia y mucha paciencia.

Prepara un presupuesto de ingresos y gastos

El ahorro es una ecuación matemática que se calcula como la diferencia entre ingresos y gastos. Por eso, para ahorrar más dinero, es necesario bien incrementar los primeros o bien reducir los segundos. Sin embargo, lo único que podemos controlar a corto plazo son los gastos, al menos, buena parte de ellos.

Y la mejor forma de controlar los gastos es elaborar un presupuesto donde figuren todas las partidas familiares y personales, diferenciando entre gastos fijos y variables. De esta manera, podremos ajustar al máximo posible el presupuesto, reduciendo aquellos gastos prescindibles y mejorando nuestro nivel de ahorro.

Establece metas de ahorro

La mayoría de entidades financieras disponen de una herramienta a través de la cual cualquier persona puede establecer sus objetivos de ahorro. En ellas, se fija una cantidad a alcanzar y un plazo determinado para cumplirlo. Y, normalmente, una de las metas tradicionales que se ofrecen es la compra de un coche.

Y aunque en muchas ocasiones no podamos llegar al objetivo, porque no suelen ser metas alcanzables en un periodo razonable de tiempo, este ahorro al menos debería servir para aportar la entrada del vehículo y reducir la cantidad de dinero necesario por parte de una financiera. Por eso, es importante determinar antes qué coche queremos comprar y que esta opción sea realista. A todos nos gustaría conducir un Mercedes, pero quizá tengamos que conformarnos con un Seat.

Ahorra a principio de mes

El preahorro es una técnica de ahorro que consiste en separar una parte de tu dinero a principios de mes, justo cuando has recibido tu nómina. Los expertos recomiendan que el ahorro equivalga, al menos, al 20% de los ingresos del trabajador. Es decir, si cobras 2.000 € al mes, deberías destinar como mínimo 400 € a preahorrar. 

Esta técnica funciona mejor si se realiza de forma automatizada y en un lugar diferente al que tengamos domiciliados los recibos. La mejor forma de conseguirlo es mediante transferencias automáticas a principios de mes a una cuenta abierta en otro banco, que sea de fácil acceso, con el dinero disponible pero, al mismo tiempo, que no sirva para pagar las compras habituales.

Deposita tu dinero en cuentas remuneradas o depósitos

Las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo fijo cumplen con todas las características para preahorrar: tienen disponibilidad inmediata (en el caso de los depósitos a plazo fijo hay muchos que no aplican penalización), no tienen tarjetas de crédito o débito asociadas y no permiten domiciliación de recibos. Pero, además, cuentan con una característica adicional: se rentabiliza el ahorro de los depositantes, y con el capital garantizado.

A pesar de los bajos tipos de interés, la mayor competencia bancaria en Europa está provocando que haya cada vez más ofertas con rentabilidades atractivas para estos productos. En Europa, hay depósitos que garantizan una rentabilidad superior al 1% TAE, y que son perfectamente contratables desde España. 

Invierte tu dinero

Si solo ahorras, es posible que nunca consigas tus objetivos. Y, por supuesto, que nunca obtengas suficiente dinero como para comprar un coche. Por eso, muchos expertos recomiendan invertir el capital en otras opciones de inversión o ahorro que proporcionen una rentabilidad adecuada al riesgo que se quiere asumir.

Eso sí, deben ser instrumentos líquidos que permitan el reembolso del dinero cuando se solicite, y que cuenten con las mínimas comisiones posibles. Los depósitos a plazo fijo son una opción ideal para ello, ya que el perfil de riesgo es bajo y, además, muchos ofrecen cancelación anticipada si se necesitase rescatar el dinero.

Aprovecha las subvenciones del Gobierno

Dependiendo del modelo que vayas a comprar y del tipo de vehículo (eléctrico o de combustión), existen ayudas específicas que tienen como objetivo renovar el parqué automovilístico, incentivando la compra de coches más eficientes desde el punto de vista energético y, por supuesto, menos contaminantes.

En España, actualmente está en vigor el Plan MOVES, un programa dotado con hasta 450 millones de euros y concebido de manera específica para la compra de vehículos eléctricos e híbridos. También es posible encontrar subvenciones a través del Plan PIVE (Plan de Incentivos para Vehículos Eficientes).