7 razones para empezar a ahorrar dinero

InicioAhorro › Razones empezar a ahorrar dinero

El ahorro se ha convertido en uno de los pilares básicos de las sociedades modernas. Es un hábito fundamental para gestionar de manera correcta las finanzas personales y familiares, y al mismo tiempo una preocupación para muchas familias que tienen que hacer verdaderos malabarismos para llegar a fin de mes.

Hay muchas razones por las que es importante ahorrar, especialmente en situaciones de incertidumbre económica como la actual: para vivir con tranquilidad, para invertir o para alcanzar tus metas financieras, entre muchas otras. Estas son nuestras siete razones.

Para alcanzar tus metas

El ahorro es el pretexto para alcanzar algunas metas cotidianas: la compra de una casa, la universidad de nuestros hijos, realizar un viaje, etc. Algunos bancos tienen herramientas específicas (en la mayoría de casos conocidas como huchas) que permiten establecer uno o varios objetivos de ahorro.

Su funcionamiento es sencillo: tan solo tenemos que informar del importe a alcanzar y el plazo para conseguirlo, y el sistema establecerá el ahorro mensual necesario, pudiendo programar transferencias periódicas a la hucha. Cuanto mayor sea el ahorro o menores las aportaciones mensuales, más tardaremos en conseguirlo, pero, al menos, al cabo de un tiempo habremos constituido un buen fondo casi sin darnos cuenta.

Para quedar cubiertos ante imprevistos

Nunca sabes lo que puede ocurrir en tu día a día: un golpe en tu coche, la rotura de alguno de tus electrodomésticos, una multa o la sustitución de tu ordenador portátil son solo algunos ejemplos que pueden ocurrir en el peor momento para nuestras finanzas personales. 

Por eso, tener un fondo de emergencia al que podamos recurrir para solucionar los imprevistos nos proporciona mucha tranquilidad. Los expertos recomiendan que este fondo equivalga a entre tres y seis meses de gastos normales. Es decir, lo suficiente para pagar la hipoteca o el alquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese periodo.

Para amortizar deudas

Las deudas son uno de los peores enemigos para las finanzas personales de las familias. Por eso, conviene evitarlas en la medida de lo posible. Y si no queda más remedio que recurrir a ellas, hay que intentar ahorrar lo suficiente para amortizarlas cuanto antes.

De esta forma evitaremos tener que pagar una buena cantidad de dinero en intereses y, además, respiraremos tranquilos al no tener que deber dinero a nadie.

Para protegernos en épocas de crisis

No nos engañemos. Tarde o temprano tendremos que afrontar una nueva crisis. La economía funciona de forma cíclica: a veces tendremos épocas de vacas gordas y, otras veces, habrá que sufrir las consecuencias de una nueva crisis. Así ha ocurrido a lo largo de la historia, y así seguirá ocurriendo.

Y a pesar de que las crisis económicas siempre son situaciones difíciles para todos los trabajadores, son más llevaderas cuando tenemos una cierta cantidad de ahorros que nos permita ser menos vulnerables. Si estamos expuestos a reducciones de sueldos o despidos, al menos que nos pille con un buen colchón.

Para invertir

Si solo ahorramos, estamos perdiendo poder adquisitivo año tras año a causa de la inflación. El paso siguiente al ahorro es la inversión, colocar nuestros ahorros en productos que permitan obtener una cierta rentabilidad que, al menos, supere el incremento anual de los precios.

Sacarle un rendimiento a tus ahorros es una excelente manera de generar ingresos adicionales. Hay muchas formas de hacerlo: desde ahorrar para iniciar un pequeño negocio, hasta invertir directamente en acciones empresas grandes. Lo importante es que esa inversión se ajuste a tu perfil de riesgo.

Para tu jubilación

Es una de las razones más importantes para ahorrar. Nuestro sistema de pensiones es, desde hace algún tiempo, deficitario, y los expertos aseguran que harán falta reformas de calado para garantizar su viabilidad futura, que básicamente se articularán a través de aumentos en la edad ordinaria para la jubilación y recortes sustanciales de las pensiones.

Ante estas circunstancias, se hace cada vez más importante complementar la pensión de jubilación con ahorro privado. En cierta medida, es una forma de asegurar tu vejez y disfrutar de un retiro dorado. Hay productos específicos para ahorrar pensando en tu jubilación, como los planes de pensiones, que, además, permiten deducirnos las aportaciones realizadas en el IRPF.

Para vivir de tus rentas

Se trata del objetivo de ahorro más ambicioso de todos, pero no por ello es inalcanzable. El movimiento FIRE (Financial Indepencende Retirement Early), más conocido en España como independencia financiera o libertad financiera, es un sueño para muchas personas. La posibilidad de vivir de nuestro patrimonio a través de rentas periódicas es un auténtico caramelo, aunque en realidad está al alcance de muy pocos.

No hay ningún secreto para alcanzar la libertad financiera. Es necesario ahorrar la mayor parte de tu sueldo, e invertirlo a largo plazo en productos que generen una rentabilidad adecuada a tu perfil de riesgo. El interés compuesto se encargará del resto.