Kakebo: el método de ahorro más efectivo

Inicio › AhorroMétodos ahorro › Métodos kakebo

Uno de los métodos de ahorro más efectivos es la técnica japonesa llamada Kakebo. Esta nos permitirá llevar registro de todos nuestros gastos e ingresos y detectar aquellos desembolsos que podemos recortar.

En pocas palabras
  • El método Kakebo, que en japonés significa “libro de cuentas”, fue creado en 1904 para dotar a las mujeres de la época de una herramienta para gestionar de manera fácil las finanzas domésticas.
  • Para ejecutar esta técnica centenaria solo se necesita papel, bolígrafo y unos pocos minutos al día. 
  • El objetivo de este método de ahorro japonés es que seamos conscientes de en qué gastamos el dinero concretamente para tratar de recortar gastos y ahorrar más.
  • Empezaremos escribiendo nuestros ingresos para el siguiente mes junto con los gastos fijos en los que pensamos que incurriremos. Del dinero que nos sobre tendremos que decidir qué cantidad destinamos al ahorro y el resto será nuestra asignación para gastos variables durante ese mes.
  • A partir de ese momento tendremos que llevar registro de todos los gastos diarios y comprobar periódicamente si estamos alineados con nuestros objetivos de ahorro o si necesitamos hacer un mayor esfuerzo.
  • Al final del mes haremos balance y podremos reflexionar sobre la naturaleza de nuestros gastos para poder ahorrar aún más el siguiente mes.
  • Con tal de aplicar el método Kakebo con éxito podemos, entre otras cosas, establecer objetivos de ahorros crecientes con el tiempo y recurrir a trucos de ahorro en el hogar o tratar de reducir nuestros gastos hormiga.

¿Qué es el método Kakebo?

El método Kakebo literalmente significa “libro de cuentas” y fue creado por una japonesa llamada Motoko Hani a principios del siglo XX. Motoko quería dotar a las mujeres japonesas de 1904 una herramienta que les permitiese gestionar las finanzas domésticas más eficientemente y al alcance de todos. Para tal efecto, ideó el método Kakebo, que permite organizar las cuentas del hogar con tan solo papel, lápiz y un poco de constancia.

Así pues, el método Kakebo consiste en llevar un registro diario y por escrito de tanto los ingresos como de los gastos fijos y variables desglosados en diferentes categorías. De esta manera, se deja constancia de cuáles son nuestros gastos domésticos de modo muy preciso, lo que nos permite observar de manera muy visual y corregir los gastos superfluos y evitables. Esto nos permitirá establecer objetivos de ahorro realistas y nos ayudará a saber a qué tipo de desembolsos tenemos que poner término.

Por otro lado, para comenzar a llevar a cabo este método japonés para ahorrar dinero puedes optar bien por una simple libreta en blanco, o incluso es posible encontrar cuadernos especializados para la técnica Kakebo, en los que ya tienes las plantillas disponibles para empezar.

¿Cómo funciona el método Kakebo?

Al principio del mes

Lo primero que tendremos que anotar a principio de cada mes son los ingresos que vamos a tener. Si tu sueldo es fijo cada mes, te será muy fácil este punto. Si por el contrario, tus ingresos varían cada mes es recomendable hacer una estimación a la baja los primeros meses para ajustar nuestras expectativas, independientemente de nuestro objetivo de ahorro.

Acto seguido, tendremos que anotar los gastos fijos que vamos a tener a lo largo de ese mes. Dentro de este capítulo incluimos aquellos desembolsos que cubren las necesidades básicas y que se mantienen más o menos invariables a lo largo del tiempo: la hipoteca o alquiler, los seguros, etc. De la cantidad que resulte entre la diferencia de los ingresos y los gastos fijos decidiremos qué cantidad destinamos al ahorro mensual acorde con el método Kakebo

 

Día a día

Tras la deducción de nuestro objetivo de ahorro, obtendremos nuestro presupuesto mensual para gastos variables, de los cuales tendremos que guardar registro de manera diaria o lo más regularmente posible. Asimismo, este capítulo de desembolsos variables estará desgranado según la naturaleza del gasto en los siguientes apartados, tal como requiere el método de ahorro japonés:

  • Gastos de supervivencia: aquel dinero destinado a gastos esenciales como la alimentación, la electricidad, el agua, las medicinas o el transporte.
  • Gastos de ocio: están incluidos comidas fuera de casa, copas, viajes, tabaco, y en general cualquier gasto que sea superfluo.
  • Gastos culturales: desembolsos en libros, películas, teatro, conciertos y cualquier tipo de actividad cultural.
  • Gastos imprevistos o extra: en esta sección incluimos gastos que no se pueden predecir dada su naturaleza, pero a los que tenemos que hacer frente de manera necesaria. Tal es el caso de reparaciones en casa, averías en el coche o en electrodomésticos o sustitución de los mismos.

 

Balance semanal

Como hemos mencionado, estos gastos variables se anotan de manera diaria y al final de la semana se debe hacer un balance de la situación. De este modo, al restar los gastos variables semanales del presupuesto mensual, podremos ver el presupuesto disponible para el resto del mes

Por lo tanto, seremos capaces de saber de manera clara si vamos bien enfocados hacia nuestro objetivo de ahorro mensual, o si deberíamos realizar alguna corrección en el presupuesto.

 

Balance mensual

Por otro lado, siguiendo la técnica Kakebo al final del mes tendremos que hacer nuestro balance mensual. En este balance, comprobaremos si hemos logrado nuestra meta de ahorro y seremos capaces de ver en perspectiva todos los gastos que hemos tenido a lo largo del mes. 

De esta manera, es posible reflexionar sobre la naturaleza de nuestros gastos y qué podemos hacer para recortarlos en caso de que nos hayamos alejado de nuestro objetivo de ahorro. Por supuesto, a medida que pasen los meses iremos perfeccionando el sistema y seremos capaces de realizar predicciones mucho más precisas, tanto de nuestros gastos variables como de la cantidad que podemos ahorrar.

Ventajas y desventajas del método Kakebo

Entre las ventajas de este método de ahorro japonés encontramos que no precisa conocimientos de economía; simplemente es necesario sumar y restar. Esta técnica es adaptable a cualquier tipo de familia y condición, por lo que es totalmente escalable y puede ser usada tanto para personas que viven solas como para familias numerosas. 

Además de ello, el método Kakebo nos ayuda a ser más constantes y disciplinados con nuestras finanzas, algo que nos permitirá conseguir otro tipo de objetivos vitales más fácilmente.

No obstante, en esto mismo se basa una de las desventajas de este método japonés para ahorrar dinero. Y es que, aunque sea simple de entender, requiere cierto tiempo y dedicación, al tener que registrar cada uno de los gastos en los que incurrimos a diario. Sin embargo, obtendremos una gran recompensa final.

Método SMART
Método SMART

La metodología S.M.A.R.T. fue creada para establecer objetivos en un proyecto. ¿Cómo puedes adaparla al ahorro? En este artículo te lo explicamos.

Leer más
Método 50-30-20
Método 50-30-20

La regla del 50-30-20 puede ser un método muy útil con el que siendo constante podrás cumplir tus objetivos de ahorro.

Leer más
La regla del 72
La regla del 72

La regla del 72 te indica cuánto tienes que esperar para que tu dinero empiece a multiplicarse. ¿Qué ventajas y desventajas tiene este método?

Leer más

Consejos para aplicar el método Kakebo

La técnica Kakebo resulta muy práctica y efectiva a la hora de visualizar nuestras finanzas domésticas y decidir qué medidas tomar para conseguir ahorrar más dinero. Sin embargo, conviene seguir algunos consejos para que su efectividad sea aún mayor.

Escribir a mano los gastos: hay que insistir en la necesidad de que los registros de los desembolsos efectuados debe ser a mano. De este modo, seremos más conscientes de los gastos en los que incurrimos y la naturaleza de los mismos, además de que estaremos haciendo un favor a nuestro cerebro. Este hecho nos hará diferenciar más fácilmente los gastos superfluos de los que no lo son. Esta es una de las claves de este método de ahorro japonés.

Establecer un objetivo realista: Intenta ser honesto con la cantidad que quieres ahorrar y que crees que eres capaz de conseguir, especialmente al principio. De lo contrario, puede que nos convenzamos ya desde el principio de que nuestro objetivo es inalcanzable. En este sentido, es recomendable establecer una meta más pequeña al principio.

Seguir técnicas para reducir gastos: una vez tenemos visualizados en qué consisten exactamente nuestros gastos variables, podremos recurrir a estrategias para reducirlos y así aumentar aún más nuestra capacidad de ahorro siguiendo la técnica Kakebo

  • Ahorrar en casa: en primer lugar, podemos seguir algunos trucos para ahorrar en el hogar como reducir el consumo eléctrico o de agua mediante sencillos cambios en nuestros hábitos. De otro modo, también es importante la elección del supermercado, reciclar, reutilizar y reparar o ir con cuidado con las compras online y los descuentos que realmente no lo son.
  • Gastos hormiga: una buena idea es tratar de reducir nuestros gastos hormiga. Es decir,  aquellos pequeños gastos realizados diariamente de forma inconsciente y automática. Con la técnica  Kakebo podremos detectarlos de manera clara y solventar el problema de raíz. Algunos de ellos son las compras impulsivas online, las comidas fuera de casa o las suscripciones que no usamos. Así pues, este método japonés para ahorrar dinero hará que seamos más conscientes de los gastos hormiga y que podamos reducirlos en la medida de lo posible.

Qué hacer con los ahorros de la técnica Kakebo

Tras implementar el método Kakebo con éxito y empezar a ahorrar dinero, tendremos que decidir qué hacemos con el monto acumulado. Quizá tengamos un proyecto futuro en mente como un viaje o un negocio, o simplemente queramos disponer de un fondo de emergencia.

En este sentido, deberíamos tratar de sacarle la mayor rentabilidad a nuestros ahorros. Para ello, Raisin ofrece depósitos a plazo fijo y cuentas de ahorro europeas y que están cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos. Una forma inteligente de cuidar de tus ahorros.

Bonificación de Bienvenida

Además de los mejores tipos de interés, también puedes llevarte una Bonificación de Bienvenida. Raisin ofrece una Bonificación de Bienvenida a los nuevos clientes que abran su primer depósito o cuenta de ahorro.

Leer más