Gastos hormiga: definición, características y ejemplos

Inicio › AhorroMétodos de ahorro › Gastos hormiga

¿Gastas más de lo que te gustaría pero no sabes en qué? Entonces debes conocer los gastos hormiga, esos desembolsos que tienes de forma casi inconsciente y que merman tu capacidad de ahorro. Y es que, lo más probable es que estén presentes en tu vida o que lo hayan estado alguna vez. ¿Te vienes a descubrir los tipos de gastos hormiga que hay y cómo eliminarlos para ahorrar más a corto plazo? ¡Sigue leyendo!

En pocas palabras
  • Los gastos hormiga son los gastos regulares y de poca cuantía que haces de manera automática. Esto los convierte en costes que pasan desapercibidos, pero que impactan en tu capacidad de ahorro.
  • Si sumas todos estos gastos, el coste total puede ser considerable y llevarse un pellizco de tu capital que podrías destinar al ahorro. Por esta razón hay que ponerles coto y tratar de eliminarlos.
  • Productos fuera de la lista de la compra, compras online, comisiones bancarias y comer fuera de casa son algunos ejemplos de gastos hormiga.
  • Si consigues reducirlos o eliminarlos, puedes utilizar ese dinero para contratar productos de ahorro como los depósitos bancarios o las cuentas de ahorro.

¿Qué son los gastos hormiga?

Los gastos hormiga son los desembolsos de pequeña cuantía que haces de forma automática y casi inconscientemente, por lo que son difíciles de recordar. Sin embargo, si sumas todos esos costes, obtendrás como resultado una importante cantidad de dinero que reduce tu capacidad de ahorro y perjudica a tus finanzas personales.

Por fortuna, la naturaleza de estas compras hormiga hace que identificarlas sea fácil, por tanto, con un poco de organización y esfuerzo podrás deshacerte de gran parte de ellas o, al menos, reducirlas. Así, podrás aumentar tus ahorros.

¿Cuáles son los gastos hormiga? Principales características

Los gastos hormiga son mucho más comunes de lo que piensas. Y ese es justo el problema, están tan normalizados que esas pequeñas cantidades de dinero podrían suponerte entre 100 y 200 euros al mes.

Identificar los gastos hormiga es el primer paso para evitarlos y conseguir ahorrar más. Pero ¿cómo hacerlo? Muy fácil, estas son sus características principales:

  • Son gastos que se producen regularmente, ya sea de manera diaria, semanal o mensual.
  • Son perfectamente eludibles y se pueden reducir eligiendo productos similares con un precio inferior.
  • Son casi inconscientes y muchas veces impulsivos. Es decir, como las compras hormiga tienen un bajo coste, no sueles reparar en ellas ni en cómo afectan a tus finanzas personales. Las haces de manera automática y sin pensar.
  • No suelen contabilizarse, por eso, tienen un gran impacto en tus ahorros.

Gastos hormiga: ejemplos

A continuación, te mostramos algunos ejemplos de gastos hormiga. Así, podrás identificarlos más fácilmente.

  • Productos fuera de la lista de la compra: ¿cada vez que vas al supermercado compras productos que no necesitas? Todos esos productos son un buen ejemplo de compras hormiga, esas que no te hacen falta pero no puedes resistir la tentación. Para evitarlas, no salgas de casa sin una lista de la compra.
  • Compras online: ¿pasas horas mirando ropa, artículos tecnológicos o cualquier otro producto en Internet? ¿El único motivo de comprar en la red es aprovechar los descuentos? Si tu respuesta a alguna de estas preguntas es sí, debes preguntarte si de verdad los necesitas o si simplemente comprar en páginas online se ha convertido en un pasatiempo. Si es así, estos son gastos hormiga.
  • Alimentación: ¿siempre estás pidiendo comida para llevar? Algunos de tus gastos alimenticios también pueden ser hormiga. Por ejemplo, el café que pides todas las mañanas, las cenas a domicilio o los snacks que compras por antojo y de forma impulsiva.
  • Comisiones bancarias: ¿tu banco te cobra comisiones todos los meses? Las comisiones bancarias por usar la tarjeta de crédito o débito o simplemente de mantenimiento son otros de los gastos hormiga que pueden impactar tus finanzas personales todos los meses. Revísalas y busca una alternativa bancaria libre de comisiones.
  • Otros gastos personales: si tienes otros gastos de manera recurrente, valora si son gastos hormiga ya que, de ser así, si el coste total es elevado pueden hacer que pierdas el control de tus finanzas.

Consejos para evitar los gastos hormiga

Ahora que ya conoces tus gastos hormiga, ¿cómo evitarlos? Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Usa aplicaciones móviles que te ayuden a controlar tus gastos. De esta forma, podrás separar los gastos en diferentes categorías y eliminar los que consideres necesarios.
  • Analiza los gastos hormiga para encontrar los que tienen un coste más elevado y necesitas eliminar, o al menos reducir, cuanto antes. También puedes buscar alternativas a esos desembolsos, por ejemplo, comprar productos o contratar servicios similares pero con un precio más bajo.
  • No puedes reducir todos los gastos hormiga de golpe. Por eso, establece metas y objetivos a corto, medio y largo plazo siguiendo el método SMART. Es decir, elige objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y temporales.
  • Haz un seguimiento de tus gastos mensuales para comprobar si estás alcanzando tus objetivos y, por consiguiente, ahorrando más dinero cada mes. Si lo has logrado, te sentirás más motivado para seguir haciéndolo.
Ahorrar con el método Kakebo
Ahorrar con el método Kakebo

Es el método de ahorro de dinero más sencillo del que todo el mundo habla. Descubre cómo implementar el método kakebo en tu día a día.

Leer más
Reto de las 52 semanas
Reto de las 52 semanas

El reto de las 52 semanas es una estrategia de ahorro muy fácil que te permitirá ahorrar 1.378 euros empezando con tan solo 1 euro la primera semana.

Leer más
Método 50-30-20
Método 50-30-20

La regla del 50-30-20 puede ser un método muy útil con el que siendo constante podrás cumplir tus objetivos de ahorro.

Leer más

Qué hacer con el dinero ahorrado de los gastos hormiga

¿Has reducido tus compras hormiga y ahorrado ese dinero todos los meses? Si tu capital ha aumentado gracias a deshacerte de estos desembolsos inconscientes, te proponemos dos productos de ahorro con los que generar intereses y seguir haciendo crecer tus ahorros:

  • Depósitos a plazo fijo: los depósitos tienen un indicador de riesgo de 1 sobre 6, esto quiere decir que son productos de ahorro de bajo riesgo que ofrecen una rentabilidad fija al titular. En Raisin ofrecemos depósitos a plazo fijo de entidades europeas en las que hasta 100.000 euros por cliente y banco están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos nacional. Por ejemplo, si contratas un depósito de un banco portugués, hasta 100.000 euros de tu capital depositado estará protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos de Portugal. Actualmente, puedes conseguir hasta un 3,60 % TAE. Además, contratarlos es un proceso fácil y en español.
  • Cuentas de ahorro: también puedes abrir una cuenta bancaria que te permita generar intereses con tu capital. Además, con una cuenta de ahorro puedes beneficiarte del efecto bola del interés compuesto, esto es, que los intereses generados también contribuyan a aumentar tus ahorros. En Raisin puedes abrir cuentas de ahorro de bancos europeos y conseguir hasta un 3,50 % TAE.

Diferencias entre gastos hormiga y gastos vampiro

Desafortunadamente, también hay otros gastos que debes analizar, los gastos vampiro. Pero ¿cuáles son las diferencias entre ambos?

  • La principal diferencia entre gastos hormiga y gastos vampiro es que los últimos son fijos. Es decir, tienes el mismo gasto en el mismo periodo de tiempo.
  • Los gastos vampiro suelen ser de servicios que necesitas en tu día a día, por ejemplo, electricidad o luz en casa. En cambio, los gastos hormiga no son esenciales y puedes prescindir de ellos. Sin embargo, es importante recordar que, aunque los gastos vampiro no se pueden eliminar, sí pueden reducirse, por ejemplo, disminuyendo el consumo de los suministros.
  • Los gastos vampiro tienen un impacto mayor en las finanzas personales.