Gastos hormiga – Definición, características y ejemplos

Inicio › Ahorro › Gastos hormiga

Los gastos hormiga están muy presentes en nuestra vida diaria y sin duda, merman nuestra capacidad de ahorro. Estos pueden variar desde el servicio de streaming que no usamos hasta un café para llevar. Su eliminación nos proporcionará un mayor ahorro a corto plazo.

En pocas palabras
  • Los gastos hormiga son gastos regulares, de poca cuantía y que hacemos casi de manera automática. Esto los convierte en gastos que pasan desapercibidos.
  • Aunque suelen ser gastos de poco importe, la suma total de ellos es bastante considerable. Esta es la razón por la cual hay que ponerles coto y tratar de eliminarlos.
  • La disciplina, análisis y  planificación serán importantes para llevar a cabo la reducción de los gastos hormiga y así aumentar nuestros ahorros.

¿Qué son los gastos hormiga?

Los gastos hormiga son aquellos desembolsos de dinero que hacemos de forma automática, casi inconsciente y regularmente, pero que en general son de pequeña cuantía, por lo que son difíciles de recordar. Sin embargo, cuando sumamos todos estos gastos conforman una importante cantidad de dinero que reduce nuestra capacidad de ahorro y perjudica nuestras finanzas.

Por fortuna, la misma naturaleza de estos gastos hace que sean fácilmente identificables y evitables. De esta forma, con un poco de organización y esfuerzo conseguiremos deshacernos de gran parte de estos gastos hormiga y aumentar nuestros ahorros.

Principales características de los gastos hormiga

Este tipo de gastos son mucho más comunes de lo que pensamos. Precisamente ahí es donde radica el problema, ya que aunque sean pequeñas cantidades de dinero, la suma podría suponer entre 100 y 200 euros al mes.

Así pues, la identificación de estos gastos hormiga es el primer paso para evitar caer en ellos y conseguir ahorrar unos euros más de manera inmediata. Las principales características de los gastos hormiga son las siguientes:

  • Son gastos que se producen regularmente, ya sea de manera diaria, semanal o mensual.
  • Son perfectamente eludibles y se pueden reducir eligiendo productos similares o sustitutivos con menor coste.
  • Realizamos este tipo de gastos hormiga de manera casi inconsciente y muchas veces impulsivamente. Al ser compras de poco valor, no reparamos en ellas en muchas ocasiones, dado que el proceso de decisión de compra lo hacemos de manera semiautomática y sin pensar.
  • Como consecuencia del punto anterior, esta clase de gastos no son contabilizados en la mayoría de las veces. Por ello, suponen un mayor impacto en nuestras finanzas de lo que realmente creemos.
Un hombre con camisa vaquera introduce monedas en un tarro de cristal encima de una mesa de madera.Un hombre con camisa vaquera introduce monedas en un tarro de cristal encima de una mesa de madera.Un hombre con camisa vaquera introduce monedas en un tarro de cristal encima de una mesa de madera.

“Ahorrar no es sólo guardar, sino saber gastar”. – Refrán popular.

Gastos hormiga: ejemplos

A continuación, te mostramos algunos ejemplos con los que podrás identificar los gastos hormiga fácilmente.

  • Productos fuera de la lista de la compra: cada visita al supermercado puede suponer un sinfín de tentaciones en las que no caer. Con tal de eludir este tipo de compras pasionales, es mejor ir al supermercado con una lista de la compra hecha de casa.
  • Compras online: pasarse horas ojeando ropa, productos tecnológicos, o utensilios de cocina en plataformas de compra online es una afición para infinidad de personas hoy en día. No obstante, es fácil que esto se convierta en una fuente de gastos incontrolable debido a que, en numerosas ocasiones, realizamos la compra simplemente porque hay algún descuento temporal.
  • Cuotas mensuales de servicios: en esta categoría se incluyen servicios de streaming, el gimnasio o cualquier tipo de servicio que paguemos independientemente de si hacemos uso del mismo. Por esta razón, tenemos que analizar cada una de nuestras suscripciones y discernir si hacemos un uso suficiente de estos servicios que justifique su pago mensual, por muy pequeño que sea.
  • Alimentación: en este apartado incluimos todos aquellos gastos en alimentación que podemos reducir fácilmente. Por ejemplo, el café para llevar, la cenas a domicilio o los snacks que consumimos impulsivamente por antojo. En pos de reducir los gastos hormiga, quizás este apartado sea el más importante, ya que la alimentación es un gasto que realizamos a diario.
  • Transporte: si vives en una gran ciudad, puede que el transporte público sea una opción más interesante y económica que el coche particular. Y es que el coche lleva acarreados unos gastos de mantenimiento y de combustible que pueden suponer un gran desembolso mensual. Por otro lado, para desplazamientos de corta distancia, en nuestro propio barrio por ejemplo, podemos optar por la bicicleta o caminar, que además de económicos son transportes sanos.
  • Comisiones bancarias: las comisiones bancarias por descubiertos, o por el uso de la tarjeta de crédito o débito son otros de los gastos hormiga que pueden socavar nuestras finanzas de manera mensual. Analiza cada una de las comisiones que tu banco te cobra y piensa la mejor manera para no caer en este tipo de gastos.
  • Suministros: otro de los gastos hormiga en los que incurrimos sin que nos enteremos se da en los suministros. A decir verdad, mirar con detenimiento nuestras facturas de teléfono, electricidad o gas, no es algo que la mayoría de la gente haga con regularidad. No obstante, es de capital importancia con tal de detectar sobrecostes en estos suministros.
  • Gastos personales y caprichos: si se efectúan este tipo de gastos de manera regular pueden ser difíciles de controlar. De hecho, el consumo excesivo de alcohol, tabaco o caprichos en general, pueden llevarnos a perder el control de nuestras finanzas. 
Una mano introduciendo monedas en un bote de cristal, de fondo hay una mesa de madera y el sol.Una mano introduciendo monedas en un bote de cristal, de fondo hay una mesa de madera y el sol.Una mano introduciendo monedas en un bote de cristal, de fondo hay una mesa de madera y el sol.

“Cuida los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco.” Benjamin Franklin.

Trucos y pasos para controlar y reducir los gastos hormiga

Si realmente queremos disminuir los gastos hormiga a su mínima expresión tendremos que ser organizados, metódicos y disciplinados e ir paso a paso. En primer lugar, tendremos que identificar y cuantificar los gastos hormiga en los que incurrimos durante un cierto periodo de tiempo. De esta forma, sabremos qué comportamientos y conductas necesitamos corregir. Para cumplir con este objetivo, será de gran ayuda usar aplicaciones móviles bancarias que nos ayuden a separar los gastos en diferentes categorías. De igual manera, realizar nuestros pagos con tarjeta resultará muy útil, dado que un mayor número de transacciones quedarán registradas.

Una vez localizados y cuantificados los gastos hormiga, será preciso realizar un análisis de los mismos, con tal de saber cuáles son los de mayor cuantía y los más urgentes de eliminar. Asimismo, podemos pensar en aquellos gastos que creamos que son más fáciles de reducir, ya sea porque no forman parte de nuestra rutina o porque podamos encontrar una alternativa fácilmente.

Es importante puntualizar que no podemos reducir todos los gastos hormiga de golpe. Para este cometido, estableceremos metas y objetivos a corto, medio y largo plazo siguiendo la metodología SMART. Es decir, elegiremos objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y temporales.

Del mismo modo, es preciso mantenerse mentalmente fuerte para no caer en las tentaciones cotidianas. El psicólogo Arturo Torres nos da algunas claves para ello como practicar la meditación, descansar bien o adoptar un punto de vista diferente. 

Por último, se debe hacer un seguimiento de nuestros gastos mensuales para comprobar si efectivamente estamos alcanzando nuestros objetivos y, por consiguiente, ahorrando más dinero mensualmente. De ser así, nos sentiremos más motivados a continuar con el proceso, creando en el camino una mentalidad de ahorro para acometer futuros proyectos personales.

Ahorrar con el método Kakebo
Ahorrar con el método Kakebo

Es el método de ahorro de dinero más sencillo del que todo el mundo habla. Descubre cómo implementar el método kakebo en tu día a día.

Leer más
Método SMART
Método SMART

La metodología S.M.A.R.T. fue creada para establecer objetivos en un proyecto. ¿Cómo puedes adaparla al ahorro? En este artículo te lo explicamos.

Leer más
Método 50-30-20
Método 50-30-20

La regla del 50-30-20 puede ser un método muy útil con el que siendo constante podrás cumplir tus objetivos de ahorro.

Leer más
La regla del 72
La regla del 72

La regla del 72 te indica cuánto tienes que esperar para que tu dinero empiece a multiplicarse. ¿Qué ventajas y desventajas tiene este método?

Leer más
Método de los 30 días
Método de los 30 días

Te explicamos una regla simple y muy fácil que consiste en ahorrar tantos euros como en el día del mes en el que nos encontremos.

Leer más

Qué hacer con el dinero ahorrado con los gastos hormiga

Como señalábamos anteriormente, reducir nuestros gastos hormiga nos ayudará a constituir una mentalidad de ahorro. Este hecho nos llevará a acumular un capital en nuestra cuenta corriente a la espera de futuros proyectos o sueños que queramos emprender.

Mientras tanto, la mejor manera de sacarle partido a este dinero es encontrar productos de ahorro que nos garanticen un rédito continuo y seguro. En este sentido, Raisin nos ofrece depósitos a plazo fijo o cuentas de ahorro de toda Europa. Además, nuestros ahorros estarán cubiertos hasta 100.000 € por cliente y banco por el Fondo de Garantía de Depósitos.  ¿Por qué elegir Raisin? 

  • Raisin es una plataforma digital fácil de usar, rápida y sin letra pequeña. 
  • Totalmente en español, sin costes de contratación o mantenimiento. 
  • Recibe una bonificación de bienvenida al contratar tu primer depósito a plazo o cuenta de ahorro. 
Bonificación de Bienvenida

Además de los mejores tipos de interés, también puedes llevarte una Bonificación de Bienvenida. Raisin ofrece una Bonificación de Bienvenida a los nuevos clientes que abran su primer depósito o cuenta de ahorro.

Leer más