Mejores métodos de ahorro para comprar una casa

Comprar una casa generalmente requiere de una buena cantidad de ahorros para el pago inicial, los costes de cierre de la operación y cualquier reparación que pueda ser necesaria antes de que te mudes definitivamente a tu nuevo hogar. Pero a veces conseguir disponer de todo el dinero en efectivo necesario para proceder a la compra de una vivienda es algo difícil. Así que hemos pensado en ayudarte. Para ello te vamos a hablar de algunas de las mejores formas de aumentar el ahorro de tu hogar para que puedas comprar una casa lo antes posible.

Antes de adquirir la vivienda tendrás que tener en cuenta que si piensas pedir una hipoteca, para la mayoría de ellas, tendrás que depositar al menos algo de dinero previamente, y eso  no es lo único para lo que debes ahorrar: también hay costes de escritura, impuestos a la propiedad y reparaciones y mantenimiento continuos que se deben hacer cuando uno decide adquirir una casa. Eso es mucho para asumir, y tiene sentido comenzar a ahorrar unos años antes para que puedas comprar una casa con cierta solvencia.  Al principio puede parecer mucho tiempo, pero no te preocupes, hay algunas maneras de acelerarlo.

Inicio › Ahorro › Métodos de ahorro para comprar una casa

Consejos antes de comprar una casa

Piensa en la hipoteca

Seguramente antes de comprar una casa, necesitarás hacer un pago inicial del 20% para comprarla. Aunque no es necesario, dependiendo del banco al que recurras para solicitarle la hipoteca. Y es que hay algunos que ahora ofrecen préstamos hipotecarios convencionales con pagos iniciales tan bajos como 3% del valor total. Antes de nada, consúltalo con el banco, que será donde mejor te podrán informar de las posibilidades hipotecarias a tu disposición. Además, en la entidad financiera te informarán de cuánto necesitas ahorrar, y quién sabe, ¡puede ser mucho menos de lo que piensas!

Mantén a raya tus deudas

Tener muchas deudas hace que sea más difícil ahorrar para una casa, ya que una parte de sus ingresos se destina a pagos de la deuda. Esa carga de deuda también puede hacer que sea más difícil evaluarte para ser el perceptor de una hipoteca. Así que si tienes deudas, haz todo lo posible para reducirlas. Si tienes préstamos de cualquier otro tipo, considera la opción de refinanciarlos para reducir sus pagos. Y en el caso de que tengas deudas de tarjetas de crédito con intereses altos, paga lo más que puedas y considera transferir tu saldo a una tarjeta con intereses más bajos.

Replantéate los ahorros de la jubilación

Si estás cerca de la edad de jubilación, olvida esta opción, pero si aún eres muy joven, ¿por qué no estudias la opción de desviar parte de los fondos que destines al plan de pensiones para ahorrar para comprar una casa? Podrías decidir invertirlos en un depósito bancario que te ofreciera grandes rentabilidades. Eso sí, esto solo debe ser a corto plazo, pero puede marcar una gran diferencia en la rapidez con que podrías ahorrar para una casa, especialmente si actualmente pones una parte considerable de cada nómina a un plan de pensiones.

Otras formas de ahorrar

Hay formas de ganar dinero rápido para ayudar a aumentar tus ahorros. Esto supone evitar gastos que a lo mejor realizas a diario. Una idea es que consideres ir en coche compartido para ahorrar gasolina o incluso buscar algún trabajo extra que no te suponga mucho esfuerzo horario y que te retribuya de alguna manera.

Puede ser un cliché, pero hacer pequeños cambios en tus salidas diarias realmente puede sumar bastante dinero con el tiempo. Verifica tu extracto bancario y echa un vistazo a lo que estás gastando: las aplicaciones como las de Monzo y Starling dividen automáticamente el gasto en categorías, lo que facilita el proceso. Quizás no te había dado cuenta de que la taza diaria de café que compras te cueste 600 euros al año, o que has estado gastando 150 euros en ropa todos los meses. Identificar las áreas en las que poder gastos es fundamental, por ejemplo, tomar café de tu casa en un termo o limitarte a una nueva prenda de ropa por mes, puede liberar cantidades sustanciales de dinero en efectivo para guardar en su fondo de depósito y que al final consigas el objetivo de ahorrar para la vivienda.

Controla tus gastos con la tecnología

¿Se pueden controlar los gastos? ¡Claro! Y no hace falta que utilices la forma tradicional de papel y lápiz. Si desde hace años te has sumado al carro de la tecnología, puedes seguir haciéndolo y ahorrar bastante con esa simple tarea. Hay una serie de aplicaciones que canalizarán tu dinero sobrante, acumulando tus fondos para invertirlos en un depósito. Algunas aplicaciones bancarias ya permiten incluso que redondees tus gastos al euro más cercano y  que deposites la diferencia en una cuenta de ahorros. Otras aplicaciones, como Chip, Plum y Cleo, utilizan un algoritmo para analizar tu comportamiento financiero y decidir cuánto puedes gastar.

Métodos de ahorro efectivos para comprar una vivienda

Los productos financieros de ahorro son los mejores métodos de ahorro para comprar una vivienda:

Cuentas de ahorro

Entre los métodos de ahorro más efectivos para comprar una vivienda destacan las cuentas de ahorro que te ayudarán a mantener tus ahorros y a hacerlos crecer de manera progresiva.  Una cuenta de ahorros es un lugar ideal para guardar tu efectivo mientras ahorras para el gran día. La mejor opción es una cuenta de ahorros en un banco en línea por dos razones. Primero, las tasas de interés en los bancos en línea, aunque no son suficientes para enriquecerte, generalmente son más altas que con los bancos tradicionales. Y segundo, debido a que no irás a diario a la sucursal bancaria será un poco menos probable que gastes el dinero. Estas cuentas son fáciles de abrir y puedes obtener acceso a tu dinero de inmediato cuando encuentres la vivienda perfecta para ti.

Depósitos bancarios para ahorrar para una casa

Al igual que ocurre con las cuentas de ahorro, la mayoría de los depósitos bancarios están asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos. Sin embargo, a diferencia de las cuentas de ahorro, generalmente hay sanciones si retira el dinero antes de que expire el plazo del depósito bancario. La sanción puede ser un elemento disuasorio útil si temes que puedes verte tentado a gastar el dinero. Pero aun así, no te preocupes en exceso porque lo único que puede ocurrir si retiras el dinero antes de que venza el depósito bancario es que no se te abonen los intereses. Pero el dinero invertido para comprar una vivienda lo tendrás sí o sí.

Como alternativa, puedes invertir en depósitos bancarios a corto plazo con una duración promedio de 3 a 12 meses, en el caso de que pienses encontrar la casa de tus sueños en un plazo de tiempo relativamente corto. O puedes poner tu dinero en un depósito bancario sin penalización, que como su nombre indica, no cobra una multa si decide retirar el dinero antes. Ten en cuenta que cuanto más largo sea el plazo del depósito, más intereses ganarás, por lo que tu ahorro será mayor de cara a comprar una vivienda.

Invertir en bonos

Si deseas ahorrar a largo plazo, es posible que desees considerar la opción de recurrir a hacerlo a través de bonos de tasa fija ya que el interés que obtendrás será mejor que en una cuenta bancaria. No obstante, para ello deberás invertir una cantidad fija, como pueden ser 1.000 euros, que generalmente no podrás retirar. Actualmente, las tasas que se pagan por este tipo de bonos son de interés tan bajas, que bloquear el efectivo por más de un año o dos, podría ser un error. No obstante, es también una opción si estás pensando en adquirir una vivienda muy a largo plazo.

Recurrir a las cuentas corrientes

Cuentas corrientes, sí. Suena extraño, pero en la actualidad algunas cuentas corrientes pagan más que incluso las mejores cuentas de ahorro, y son totalmente flexibles cuando se trata de obtener acceso a tu efectivo. La desventaja es que el tipo de interés más alto solo se aplicará a un límite establecido, por ejemplo, los primeros 20.000 euros.

 

No obstante, si lo que deseas es ahorrar para comprar una casa, nuestro consejo es que no te centres solo en un método de ahorro. Conseguir el dinero necesario para adquirir cualquier tipo de propiedad que desees suele ser la suma de mucho esfuerzo y un compendio de inversiones en productos financieros que le den rentabilidad a tus ahorros. Asegúrate de revisar regularmente tus cuentas de ahorro y mover el dinero si hay mejores tasas disponibles en otros lugares. Solo así y con tiempo, paciencia y constancia conseguirás ahorrar lo necesario para comprar una vivienda.