Tipos de interés: definición, clasificación, factores y efectos

Inicio › Deposito › Tipos de interés

¿Alguna vez has pedido un préstamo o una hipoteca al banco? Si este es tu caso, lo más probable es que hayas escuchado el término financiero tipo de interés. Pero este concepto también debes conocerlo si eres tú quien presta dinero al banco, es decir, contratas un producto de ahorro o inversión por el que el banco te ofrece una rentabilidad a cambio. Esta rentabilidad que obtienes es lo que se conoce como tipo de interés. Sigue leyendo para descubrir qué es, para qué se utiliza y por qué es importante en tu día a día.

En pocas palabras
  • Es el precio del dinero e indica el monto que pagarás al banco por pedirle un préstamo, así como el dinero que cobrarás si dejas tu capital a una entidad bancaria a través de productos de ahorro o inversión.
  • Según su variabilidad puede ser fijo, variable o mixto; según su amortización es simple o compuesto; y según su volumen real se clasifica en TIN y TAE.
  • La oferta y la demanda, el tipo de interés oficial, la inflación y la prima de riesgo afectan al tipo de interés. También otros factores, como el plazo de vencimiento.
  • La subida de los tipos de interés puede afectar a los bolsillos de las personas: si deben dinero a un banco, devolverlo será más caro; si quieren contratar un producto de ahorro o inversión, la rentabilidad será mayor.

Tipo de interés: el precio del dinero

El tipo de interés se puede definir como el precio del dinero. El interés es el precio a pagar por conseguir una cantidad de dinero durante un período de tiempo determinado.

Cuando una entidad financiera concede un préstamo o una hipoteca, el interés será su beneficio. Pero si eres tú quien presta dinero a un banco, contratando un producto de ahorro o inversión, el interés será la rentabilidad que obtengas.

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás:

  • Noticias y artículos de actualidad financiera
  • Tipos de interés exclusivos de nuestra plataforma
  • Ofertas y promociones especiales

¿Qué es el tipo de interés?

El tipo de interés, o tasa de interés, es la referencia que indica el valor del dinero. Se indica en forma de porcentaje y muestra tanto lo que debes pagar al banco por recibir dinero prestado como lo que cobrarás por haber prestado tu capital al banco.

Pongamos un par de ejemplos. Imagina que solicitas al banco una tarjeta de crédito con la que puedes pagar con dinero que no tienes, es decir, el banco te presta dinero. El tipo de interés de esa tarjeta indica el precio que pagarás por el dinero prestado que utilices. Del mismo modo, el tipo de interés que ofrece una cuenta de ahorro es el dinero que recibe el titular de esa cuenta. Sin embargo, en este caso, sería una persona física la que presta dinero al banco y, por tanto, la que obtiene una rentabilidad.

Aunque los tipos de interés de las deudas y de los productos de ahorro o inversión son los más conocidos, también existen otros, como los establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) (cuando presta dinero a los bancos o los bancos se prestan dinero entre ellos) o por la FED en Estados Unidos.

​​En cualquier caso, siempre se expresa como un tanto por ciento sobre el importe del capital, y tiene un plazo de tiempo que se determina en el contrato entre las dos partes.

Evolución de los tipos de interésEvolución de los tipos de interésEvolución de los tipos de interés

¿Qué tipos de interés existen?

Los tipos de interés se pueden clasificar de varias formas.

Según la variabilidad

Esta clasificación es la que se utiliza en las hipotecas:

  • Fijo: no varía durante el tiempo que dura el contrato entre el prestamista y el prestatario, es decir, el tipo de interés es el mismo hasta el día en que se salde la deuda. Como no cambia, es una buena opción para inversores de perfil conservador.
  • Variable: depende de los tipos oficiales y de la ley de la oferta y la demanda. Este tipo de interés cambia y eso implica un mayor riesgo para el inversor o ahorrador.
  • Mixto: es una mezcla de los dos anteriores, en concreto, durante los primeros meses del contrato se establece un tipo de interés fijo y después se aplica un tipo de interés variable.

Según la amortización

Esta forma de clasificar los tipos de interés se utiliza, principalmente, en productos de ahorro e inversión.

  • Simple: se calcula sobre el capital inicial y es siempre el mismo, no varía.
  • Compuesto: suma al capital inicial los intereses que se han generado para que produzcan nuevos intereses.

Según su volumen real

Los préstamos tienen unos tipos de interés que se conocen como TIN y TAE. Sin embargo, estos dos términos también se utilizan en productos bancarios para obtener rentabilidad, como en los depósitos a plazo fijo.

  • TIN: o tasa de interés nominal, es el porcentaje fijo que se paga por el dinero prestado e indica el tanto por ciento que recibe el banco por prestar dinero. Así, es su coste de oportunidad por no poder utilizar el dinero prestado. Al TIN se le pueden sumar otros gastos y comisiones.
  • TAE: o tasa anual equivalente, es el tipo de interés de referencia que indica el coste de prestar dinero. Se calcula teniendo en cuenta el TIN, la frecuencia de los pagos y las comisiones y gastos bancarios, por tanto, es más exacto. Por este motivo, a la hora de contratar un préstamo o un producto de ahorro hay que fijarse en este tipo de interés.

Tipos de interés de las tarjetas de crédito

En las tarjetas de crédito se pueden aplicar otros tipos de interés:

  • Por aplazamiento: si aplazas un pago, se aplicará el tipo de interés que tenga tu tarjeta de crédito por aplazamiento.
  • Por retirada: también puede haber un interés por sacar efectivo en cajeros.
  • Por exceso: si tu tarjeta tiene un límite de crédito y lo excedes, puede que tu banco te cobre un interés.

Factores que influyen en el tipo de interés

Estos son los factores principales que influyen en los tipos de interés:

  • Oferta y demanda: la ley de la oferta y la demanda puede afectar al tipo de interés que ofrece un producto bancario.
  • Tipo de interés oficial: los bancos centrales pueden subirlo o bajarlo según la situación económica de un país.
  •  Inflación: la subida general de precios, o inflación, afecta a la economía de un país y el gobierno y el banco central pueden tomar medidas al respecto.
  • Prima de riesgo: la prima de riesgo es el coste que tiene que pagar un emisor de deuda por ponerla en el mercado si tiene más riesgo que productos similares. Pongamos un ejemplo, si España entrara en recesión, el Gobierno español podría decidir ofrecer un tipo de interés más alto en los Bonos del Estado, ya que tendrían más riesgo que los bonos de otros países. De la misma forma, los activos financieros más riesgosos, suelen ofrecer un tipo de interés más alto.

Además, hay otros factores que pueden afectar al tipo de interés, por ejemplo, el plazo de vencimiento de un depósito bancario. Por lo general, mientras más largo sea, más alto será el tipo de interés que se ofrece al ahorrador.

Efectos de la subida de los tipos de interés

¿Cómo afecta la subida de los tipos de interés a los ciudadanos? Esta subida afecta a los bolsillos de las personas, ya que los préstamos, los créditos y las hipotecas tienen un mayor coste, sobre todo, los productos bancarios con un tipo de interés variable que utilicen el Euríbor como referencia. 

Los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) marcan el precio oficial del dinero para los países de la Unión Europea. El comportamiento de estos tipos es clave para entender la evolución de los productos que ofrecen los bancos. Y es que, las entidades bancarias utilizan el tipo de interés oficial como tipo de referencia para sus productos, aunque el que apliquen también depende de otros factores como el plazo de vencimiento o el perfil crediticio del cliente.

En definitiva, la subida de los tipos de interés puede afectar a las finanzas de las personas. Por un lado, tienen que gastar más para devolver la deuda que tienen con el banco, y esto puede llevar a una reducción del consumo que golpee a la economía. Por otro lado, los ahorradores e inversores pueden obtener una rentabilidad más alta de los productos bancarios donde depositan su capital.

Play Button
Excelente 607 opiniones