Inflación subyacente: significado, evolución, usos y cálculo

InicioEducación financiera › Inflación subyacente

El aumento de los precios de los bienes y servicios forma parte de la evolución de la economía. Pero si estos suben de forma progresiva, es posible que el banco central de un país decida tomar medidas para mantener la salud económica. En este contexto, los medios de comunicación suelen utilizar el término financiero inflación subyacente frecuentemente. Pero ¿sabes lo que significa? Descubre con Raisin su significado, así como la fórmula para calcularla y las diferencias que hay entre este concepto y el de inflación.

En pocas palabras
  • Indica la evolución de los precios de bienes y servicios pero, a diferencia de la inflación, a corto o medio plazo y sin incluir los alimentos no elaborados, la energía y el combustible.
  • Se utiliza para medir el aumento de los precios sin tener en cuenta situaciones puntuales, como un conflicto, un desastre natural o problemas de logística que puedan afectar a la oferta de un bien o servicio. Es más exacta, por eso, los bancos centrales la utilizan para tomar decisiones.
  • Por lo general, es menor que la inflación. Por ejemplo, si un país tiene una inflación de un 8 %, la inflación subyacente puede ser del 3 %.
  • Afecta al ahorro y a las inversiones, ya que el dinero pierde valor. Es decir, se pueden comprar menos cosas con el mismo capital.

¿Qué es la inflación subyacente?

La inflación subyacente es un indicador que muestra los cambios que se producen en los precios de los bienes y servicios. Pero ¿no es esta la definición de inflación? Aunque parecen dos términos muy similares, hay algunas diferencias:

  • La inflación muestra los cambios en los precios a nivel general, es decir, de todos los bienes y servicios. Sin embargo, la inflación subyacente no tiene en cuenta la energía, los alimentos no elaborados (materias primas como la fruta y la verdura) y el combustible.
  • La inflación indica la evolución de los precios a largo plazo, por ejemplo, de forma anual, mientras que la inflación subyacente lo hace a medio y corto plazo, esto es, al mes, al trimestre, etc.

El concepto de inflación subyacente comenzó a utilizarse a raíz de un conflicto bélico que aumentó el precio del crudo en 1970. Este incremento afectó a otros sectores, como el automovilístico, ya que necesita esta materia prima. En este contexto nació este indicador para mostrar la subida de precios sin tener en cuenta los productos más volátiles, como el combustible.

Evolución del IPC y del IPC subyacente

El IPC, o índice de precios de consumo, es el indicador que se utiliza para calcular la inflación. El Instituto Nacional de Estadística es el encargado de elaborarlo. También existe el IPC subyacente para calcular la inflación subyacente. En la siguiente tabla puedes ver la evolución de ambos IPC en los últimos meses:

Mes IPC IPC subyacente
Octubre 3,5 % 5,2 %
Septiembre 3,5 % 5,8%
Agosto 2,6 % 6,1 %
Julio 2,3 % 6,2 %
Junio 1,9 % 5,9 %
Mayo 3,2 % 6,1 %

¿Para qué se utiliza la inflación subyacente?

La inflación subyacente se utiliza para medir la evolución de los precios independientemente de eventos o situaciones puntuales que puedan ocurrir, como un conflicto, un desastre natural o problemas de logística que impidan que haya oferta suficiente de esos bienes o servicios. Por ejemplo, durante la pandemia del coronavirus algunas materias primas aumentaron su precio debido a que la oferta disminuyó, pero conforme se fue controlando la situación esos productos volvieron a tener su precio anterior.

Por lo general, un país puede tener una inflación determinada, por ejemplo, un 8 %, debido a una situación concreta que hace que los precios de determinados bienes o servicios suban. Sin embargo, ese mismo país puede tener una inflación subyacente de un 3 %. Por tanto, esta última es un indicador más estable y permite que los bancos centrales puedan utilizar políticas monetarias y tomar medidas más eficientemente.

¿Cómo se calcula la inflación subyacente?

Para calcular la inflación subyacente debes separar del IPC la energía, los productos alimentarios no elaborados y el combustible. Así, obtendrás el IPC subyacente, aunque también puedes encontrarlo en la página web del INE. Después, tendrás que aplicar la fórmula general de la inflación pero cambiando el IPC por el IPC subyacente:

IPC subyacente final – IPC subyacente inicial / IPC subyacente inicial x 100 = inflación subyacente

En cualquier caso, el aumento de los precios afecta al bolsillo de los ciudadanos, ya que pierden poder adquisitivo. Además, la inflación también influye en el valor subyacente de una inversión. Por ejemplo, si compras Bonos del Estado y obtienes un 3 % de interés pero la inflación que hay en España es más de ese 3 %, el valor de la inversión bajará. Es decir, cuando recuperes el dinero que le has prestado al Gobierno español más los intereses, ese capital ya no tendrá el mismo valor que cuando decidiste invertir en deuda pública para obtener una rentabilidad.

Excelente 607 opiniones