¿Cómo sacar partido a tus ahorros sin asumir riesgos?

Inicio › Ahorro › Rentabilizar ahorros sin riesgo

La actual coyuntura económica, caracterizada por los bajos tipos de interés que rigen el mercado, ha provocado que muchos ahorradores se hayan visto obligados a asumir ciertos riesgos para sacar el máximo partido a sus ahorros. Poco a poco, la renta variable ha ido ganando terreno a la renta fija, hasta el punto de haber captado buena parte del ahorro de los españoles.

Pero, ¿qué ocurre con los ahorradores con mayor aversión al riesgo? ¿Hay alguna opción para sacar el máximo partido a sus ahorros? A pesar del panorama vigente, lo cierto es que todavía existen alternativas para los inversores más conservadores

Depósitos bancarios

Los depósitos a plazo fijo han sido tradicionalmente el principal instrumento de ahorro de los ciudadanos españoles. Y aunque han perdido cierta importancia en los últimos años, lo cierto es que en los últimos meses han ganado buena parte del terreno perdido a causa de la incertidumbre económica causada por la pandemia.

Productos bancarios en España

Los productos bancarios tradicionales en España arrojaron el año pasado una rentabilidad exigua, en línea con lo que viene ocurriendo en años anteriores. Según datos del Banco de España, el tipo de interés aplicados por las entidades de crédito en 2020 a sus depósitos a plazos superiores a dos años fue del 0,11%. 

Sin embargo, existen algunas opciones con una rentabilidad del 1% TAE o incluso superior, tanto en los depósitos a plazo fijo como las cuentas remuneradas. En la mayoría de ofertas bancarias, esta rentabilidad está limitada por imposición (por ejemplo, hasta 15.000 € o desde 5.000 €) o por plazo (tan solo durante unos pocos años).

Esta particular guerra del pasivo responde a la necesidad de los bancos de captar pasivo para mantener sus márgenes de intermediación. A ello se le une el fulgurante surgimiento y consolidación de los neobancos y las fintechs como opciones, aumentando la competencia en la industria, y es probable que esta situación se siga acentuando en el futuro.

De hecho, son los grandes bancos los que, de media, peor rentabilidad ofrecen sobre los depósitos. Las mejores ofertas están en la banca mediana y pequeña, gracias a sus promociones de acceso y a sus costes operativos, que son bastante más bajos. 

Depósitos a plazo fijo en bancos extranjeros

En Europa, la situación es mucho mejor que en España. El Banco de España sitúa el tipo de interés medio de los productos de depósito comercializados por las entidades de la región en el 0,72%, bastante superior a la media española.

Esta situación difiere según el país. Según el Informe Europeo del Ahorro de Raisin, en Suecia, Polonia, Noruega o Italia, los bancos llegan a ofrecer productos con un tipo de interés superior al 1% TAE en productos con plazos superiores al año, algo muy difícil de encontrar en los depósitos o cuentas remuneradas españolas. En el lado contrario se encuentran Países Bajos, Austria o Francia ofrecen los depósitos menos rentables.

En la actualidad, es posible invertir en depósitos a plazo fijo europeos, que ofrecen rentabilidades de hasta el 1,36% TAE de forma totalmente online a través de plataformas como Raisin.

¿Son seguros estos productos?

Todos estos productos, ya sean nacionales o extranjeros, están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de cada país, que protegen los primeros 100.000 € por titular y entidad en caso de quiebra o insolvencia de la entidad. Esto garantiza el capital del ahorrador en todo momento.

No obstante, si dispones de más de 100.000 €, lo ideal es diversificar el ahorro entre varias entidades a nivel europeo, dependiendo de cuál sea tu capital. De esta manera, el FGD garantizará la totalidad del capital del ahorrador.

Fondos de inversión de renta fija

Otro de los instrumentos financieros más interesantes para los inversores más conservadores son los fondos de inversión de renta fija. Aunque en los últimos años la renta fija no haya arrojado resultados positivos, al menos si se compara con otros años más propicios para este tipo de inversión, todavía hay alternativas seguras para el pequeño inversor.

Entre ellos, hay opciones que garantizan una rentabilidad asegurada, como los fondos de inversión garantizados, que asegura la rentabilidad del partícipe a cambio del pago de un seguro que incrementa las comisiones del producto. Muchos bancos comercializan este tipo de productos dentro de su oferta de fondos.