¿Qué son los Depósitos con interés variable?

Seguro que has oído hablar de que existen distintos tipos de depósitos bancarios. ¿Te suenan los depósitos con interés variable? Vamos a aprovechar este artículo para acercarte un poco más a ellos. ¿Sabes qué son los depósitos con interés variable? Como su propio nombre indica, es un depósito bancario con un plazo fijo pero un tipo de interés fluctuante. Varios factores determinan la tasa, como la tasa preferencial, el índice de precios al consumidor, las letras del Tesoro o un índice de mercado. La base de la cantidad pagada se basa en una diferencia porcentual entre el índice inicial y el índice final.

Un depósito bancario con interés variable te permitirá como inversor  depositar tu dinero en una cuenta segura y protegida donde obtendrás una cantidad relativamente modesta de intereses durante la vigencia de su plazo. Por lo general, el titular de la cuenta no puede acceder al interés ganado hasta que venza el certificado de depósito. Algunos emisores ofrecen un depósito bancario de este tipo sin penalización que permite el retiro anticipado de  los fondos. Sin embargo, el tipo de interés probablemente será más bajo que el que se ofrezcan con aquellos depósitos que no disponen de esta opción.

Tipo de interés de los depósitos variables

Un depósito bancario con interés variable paga al inversor un tipo de interés que puede subir y bajar a lo largo de la vida del valor. Los factores exactos que determinarán el tipo de interés de un depósito con interés variable, variarán según la institución bancaria con la que se haya contratado el depósito. En contraste, un depósito bancario de tipo fijo tiene un  interés «bloqueada», ¿Esto qué quiere decir? Que el tipo de interés seguirá siendo la misma durante todo el plazo de vigencia del producto financiero.

¿Por qué invertir en un depósito bancario?

Generalmente, un depósito bancario  se considera una de las formas más seguras que tendrás para invertir tu dinero, especialmente porque la protección del Fondo de Garantía de Depósitos respalda la mayoría de ellos.

Los depósitos bancarios, en general, se encuentran entre las opciones de inversión más confiables y de bajo riesgo disponibles. Apelan a los conservadores e inversores conservadores que son reacios al riesgo. Si te consideras uno de estos, debes saber que invertir en un depósito bancario también es una excelente manera de diversificar el riesgo de tu cartera.

Por su parte, para los inversores que son nuevos o que prefieren tener cierta cautela con su dinero, un depósito bancario de tipo fijo  puede ser el lugar preferible para comenzar, pero si tú te sientes más cómodo apostando por un producto bancario seguro pero que a su vez te aporte un poco de ‘riesgo’ a tu inversión, opta por un depósito bancario de interés variable.

Lo que debes saber antes de optar por un depósito de interés variable

A la hora de considerar abrir un depósito con un tipo de interés variable, hay algunas cosas que debes tener en cuenta. Lo primero de todo es que deberías recordar que estos productos financieros generalmente tienen el potencial de ganancias más significativo en tiempos de bajas tasas de interés. Si abres uno de ellos cuando los tipos de  interés son bajos, existe una buena probabilidad de que los tipos aumenten en el transcurso del plazo. Por el contrario, si estos son altos cuando se abre el depósito, es probable que bajen poco después.

Además, deberás tener en cuenta qué características son más importantes para ti a la hora de optar por uno de estos depósitos bancarios. Y es que la mayoría de ellos tienen una penalización considerable por retiro anticipado, por lo que esta podría ser una de las cuestiones que provoquen que no sean tan atractivos para ti como sí podría ser un depósito a plazo fijo que tiene una política de retiro anticipado menos sancionadora que estos.

Por atractivos que parezcan, los depósitos bancarios de interés variable también vienen con ciertas dificultades. Por ejemplo, los bajos tipos de interés prolongados pueden afectar negativamente al rendimiento de tus ingresos, incluso si estos aumentan más tarde. Por el contrario, los depósitos a plazo fijo son más rentables en esos momentos. Además, los rendimientos de tipos variables también son susceptibles a la inflación. Este es especialmente el caso en tiempos de alta inflación. Si la inflación se dispara durante ese período de tiempo y sus retornos no se mantienen a la par, entonces el valor de sus tenencias tiende a disminuir en general.

Ventajas de los depósitos con interés variable

Pero lo que te hemos contado con anterioridad no tiene por qué amilanarte a la hora de optar por un depósito con interés variable, pues estos productos bancarios gozan también de importantes ventajas que debes conocer.

  • Aumentos de tipos de interés. 

Los depósitos bancarios de interés variable permiten a los inversores beneficiarse de los aumentos de los tipos de interés. La característica que hace que este tipo de depósitos sea tan atractivo es que la tasa no es fija. Los depósitos tradicionales solo permiten a los inversores beneficiarse de su tasa actual, y no se les permite cambiar la tasa o el plazo hasta la fecha de vencimiento. A través de estos productos bancarios los inversores tienen un poco más de libertad para recibir los beneficios en función de los incrementos de valor en el mercado. Cuando las tasas de interés aumentan, las tasas de interés de los inversores también aumentan.

  • Podrás ganar más dinero. 

Sí, has leído bien, estos productos financieros te permitirán ganar  más dinero. El dinero es la razón por la cual muchos inversores como tú se decantan por invertir en depósitos bancarios. Y es que a través de ellos, los inversores ganan más dinero de lo que ganarían si invierten en depósitos tradicionales. No tienen que preocuparse por retirar su dinero para beneficiarse de los aumentos de las tasas de interés. También pueden ganar más dinero porque sus tarifas no son fijas.

  • Fecha de vencimiento

Del mismo modo, no perderás dinero si permites que venza el depósito bancario. La fecha de vencimiento de los depósitos es muy importante. Mientras un inversor mantenga su dinero en estos depósitos  de acuerdo con los términos del contrato, conservarán todos los principios e intereses ganados. Sin penalizaciones por sacar antes de tiempo el dinero, eso significa más dinero en los bolsillos del inversor.

  • Bajo riesgo para el inversor. 

Cuando uno se decanta por invertir su dinero una de las cuestiones prioritarias para él es el riesgo de la inversión a realizar. A nadie le gusta perder dinero, ¿verdad? Pues esa es quizá una de las grandes motivaciones que puede tener un inversor para decantarse por los depósitos bancarios de interés variable: no suponen un gran riesgo. En la mayoría de los casos, los inversores solo pueden perder intereses si las tasas del depósito disminuyen o no conservan el depósito bancario hasta su vencimiento, por lo que el acuerdo adoptado se rompe antes de término.No obstante, la cantidad principal de dinero invertido generalmente está protegida para que los inversores puedan invertir su dinero en un depósito bancario con el mayor nivel de confianza de que no perderán su dinero.

Por otro lado, a la hora de hablar de interés variable, también surge la opción de optar por una cuenta de ahorros. Y es que el tipo de interés ofrecido en una cuenta de ahorros es un tipo variable estándar, lo que significa que puede cambiar en cualquier momento. Las cuentas de ahorro en línea tienen altos tipos de interés competitivos, mientras que muchos bancos ofrecen tipos de interés introductorios más altos para nuevos clientes que solo duran unos pocos meses. Quizás el mayor beneficio de seleccionar una cuenta de ahorros sobre un depósito a plazo es que puedas acceder a tus ahorros si lo necesitas, mientras ésta siga generando intereses. La otra cara, por supuesto, es que tener acceso inmediato a tu dinero puede provocar la tentación de echar mano de tus ahorros, por lo que cuanto menos dinero haya en la cuenta bancaria, menos se ganará con los intereses.

Una vez ya sabes qué son los depósitos con interés variable, tienes una tarea complicada por delante. Y es que, como le ocurre a cualquier inversor, nunca es fácil decidir en qué invertir su dinero. Los depósitos bancarios son buenas opciones de inversión, pero aún así, hay que determinar con precaución qué depósito bancario es el más adecuado en función de los riesgos que pretendas asumir y de las ganancias que quieras. Para ello siempre es recomendable comparar los tipos de interés de distintos bancos. Puedes hacerlo, por ejemplo, a través de nuestro comparador de bancos. El comparador te permitirá conocer distintos productos financieros que ofrecen diferentes bancos europeos, así como sus características principales, que es algo que te ayudará mejor a determinar qué producto elegir.

Finalmente, hazte unas preguntas antes de abrir un depósito bancario o de optar por cualquier otro producto financiero: ¿Tiene la cantidad mínima requerida para abrir un depósito a plazo? Si no tienes al menos 1.000 euros ahorrados, opta por una cuenta de ahorro de alto interés. ¿Eres un gastador impulsivo y tienes poco control cuando se trata de comprar? ¿Te cuesta cumplir tus objetivos de ahorro? Entonces, un depósito a plazo puede ser su mejor opción de ahorro.