¿Qué es la renta variable?

La renta variable es la gran reina del mercado de valores. Seguro que no es la primera vez que oyes a alguien decir esto o compararla con la renta fija, pero seguro que sí que te has preguntado en más de una ocasión qué significa eso de renta variable. Pues bien, en este artículo queremos despejarte las dudas que puedas tener y que conozcas mejor este término bursátil.

La renta variable es un tipo de inversión en la que la recuperación del capital invertido y la rentabilidad de la inversión no están garantizadas, ni son conocidas de antemano. De hecho, un ejemplo de renta variable son las acciones. Una acción representa una fracción del capital de la empresa. Si posees acciones, eres dueño de parte de la empresa. Esto te otorga derechos, incluido el derecho a recibir dividendos e influir en la política general de la compañía en las juntas generales de accionistas.

¿Y por qué se llama renta variable? Pues precisamente porque varía. De hecho, su rentabilidad depende de distintos factores como pueden ser la evolución de la empresa en la que se invierte, su situación económica, el comportamiento de los mercados financieros… Al invertir en renta variable no hay tanta seguridad como si se invirtiera en cualquier otro producto de inversión.

Las acciones, un ejemplo de renta variable

Los valores de renta variable, también llamados valores de tasa variable, generalmente son valorados por los inversores que buscan rendimientos más altos que los ofrecidos por los valores de renta fija. El ejemplo clásico de renta variable son las acciones comunes, que pueden ofrecer a los inversores un crecimiento al alza prácticamente ilimitado, así como la pérdida total de capital. A cambio de este riesgo, los inversores en estos valores exigen rendimientos más altos que sus contrapartes de renta fija.

Invertir en renta variable

Si eres un pequeño inversor, seguro que te has preguntado miles de veces, ¿Cómo puedes invertir en valores de renta variable? Antes de nada, debes saber que los inversores individuales no pueden realizar transacciones directamente en la bolsa de valores. En cambio, deben operar a través de un intermediario financiero que es responsable de ejecutar las órdenes de compra o de venta presentadas por sus clientes.

Por ejemplo, en España, todas las transacciones que tienen lugar en la bolsa de valores de este país son supervisadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) del país, que supervisa la existencia de transparencia, el establecimiento adecuado de los precios y la protección de los inversores.

Otra forma común para que los inversores tengan acceso al mercado de renta variable es a través de fondos de inversión. Estos fondos son instrumentos de ahorro que agrupan las contribuciones de un gran número de inversores, y la entidad gestora invierte este dinero en una variedad de activos, como acciones corporativas. Las personas que invierten sus ahorros en un fondo de inversión esperan obtener rendimientos de su inversión, a la vez que buscan seguridad, liquidez y gestión profesional para invertir en el mercado de valores.

Por lo tanto, al decidir si invertir en valores de renta variable, es aconsejable buscar el asesoramiento de un banco o un asesor financiero profesional, ya que pueden ofrecerte soluciones personalizadas basadas en tu perfil de inversión y objetivos específicos.

Consejos para invertir en renta variable

Si te has decidido a dar el paso, en todo momento como inversor debes ser consciente del hecho de que, en contraste con los valores de renta fija donde el riesgo es bajo y los rendimientos tienden a ser más bajos, las inversiones de renta variable pueden estar sujetas a grandes variaciones en los mercados, lo que significa que están expuestos a un mayor riesgo.

Sin embargo, otra ventaja de los valores de renta variable es que el dinero invertido en acciones corporativas y acciones de fondos de inversión se puede volver a convertir en efectivo mucho más rápidamente si surge la necesidad, ya que estos instrumentos tienen un mayor grado de liquidez que el asociado con instrumentos de ingresos.

No obstante, cualquier inversionista interesado en involucrarse con valores de renta variable, como tú, debe considerar los siguientes pasos:

1. Es mejor invertir en valores de renta variable durante períodos prolongados. Por ejemplo, invertir en valores de renta variable durante tres años o más te será más beneficioso que hacerlo durante un breve espacio de tiempo.

2. Es una buena idea invertir en una gama diversificada de valores de renta variable. En otras palabras, trate de evitar valores negociados en una sola bolsa de valores, o emitidos por compañías en una sola industria, o aquellas con un solo estilo de inversión. Esta diversificación es importante y se logra invirtiendo en una variedad más amplia de cada tipo de activo.

3. Es preferible invertir en valores de renta variable haciendo contribuciones regulares (por ejemplo, mes a mes) en lugar de hacer inversiones más grandes de manera más esporádica. Esto permite una mejor diversificación en relación con el tiempo.

4. Si no eres muy experto en el tema, no olvides consultar a un asesor financiero que te ayudará a elegir los mejores fondos de ingresos variables para tus necesidades. También facilitará el monitoreo de tus inversiones.

Diferencias entre renta fija y renta variable

Si después de esto oyes a alguien hablar de la renta fija, quizá te pierdas un poquito más. Para evitarlo y que te quede bien claro el concepto de qué es renta variable, te contamos también las diferencias con la renta fija.

  • Renta fija: lo que debes saber

La renta fija es aquella de la que tras saber el cómputo total de la inversión, se sabe la rentabilidad que habrá en el momento de la solicitud. O incluso, de inmediato sabes cuál será el pago. Las inversiones en renta fija son ciertamente inversiones menos riesgosas. Por lo tanto, son más adecuados para inversores con un perfil conservador.

Algunos ejemplos de renta fija son las cuenta de ahorros, los depósitos bancarios, los valores públicos, obligaciones, cartas de crédito de agronegocios… Una de las fórmulas de renta fija más demandados por los inversores son los depósitos bancarios .Y es que cuando uno se decanta por invertir su dinero una de las cuestiones prioritarias para él es el riesgo de la inversión a realizar. A nadie le gusta perder dinero, ¿verdad? Pues esa es quizá una de las grandes motivaciones que puede tener un inversor para decantarse por los depósitos bancarios: no suponen un gran riesgo. En la mayoría de los casos, los inversores solo pueden perder intereses si las tasas del depósito disminuyen o no conservan el depósito bancario hasta su vencimiento, por lo que el acuerdo adoptado se rompe antes de término.No obstante, la cantidad principal de dinero invertido generalmente está protegida para que los inversores puedan invertir su dinero en un depósito bancario con el mayor nivel de confianza de que no perderán su dinero.

A pesar de todo, hay dos grupos de renta fija, las inversiones prefijadas en las que el inversor conoce desde el principio la rentabilidad de la seguridad. Y las inversiones post-fijas, en las que aquí no es posible conocer la rentabilidad de inmediato ya que este tipo de inversiones están vinculadas a algún índice que puede sufrir o no oscilaciones.

  • Renta variable: lo que debes saber

Por otro lado, en cuanto a la renta variable, ahora que sabes que la renta fija te permite conocer casi al momento la rentabilidad, es mucho más fácil conocer qué es el ingreso variable. En ese tipo de inversión tanto la remuneración como la forma de calcular los ingresos no se conocen en el momento de la solicitud. Son inversiones consideradas más arriesgadas. Por lo tanto, generalmente se recomiendan para inversores con perfil dinámico.

La inversión más conocida en el universo de renta variable tiene su nombre y apellido: bolsa de valores. Las acciones tienen precios que varían constantemente dependiendo de factores relacionados con el mundo de la economía y la política. Pero hay otras formas de invertir en renta variable, como invertir en divisas, derivados, fondos de capital, etc.

Así que, ¿te has decidido a invertir en productos de renta variable? Muchos pequeños y grandes inversores lo hacen porque a largo plazo, si todo ha ido bien, este tipo de productos financieros suponen unas ganancias más que aseguradas. Sin embargo, no olvides que se trata de un producto de inversión de alto riesgo y donde podrías llegar a acumular pérdidas importantes. Un consejo, si te animas por la inversión, lo mejor es que optes por invertir tus ahorros en varios productos de inversión, ya sean de renta fija o de renta variable. Los inversores experimentados lo hacen así para mantener su parte más riesgosa a la vez que hacen lo propio con la más conservadora. Y es que la inversión y el éxito en las finanzas debe ser una conjunción de ambas características. Así que, invertir en renta variable, sí, pero procurando hacer lo mismo con otra porción de ahorros en productos que tengan menos riesgo.