¿Qué son los derivados financieros?

Cada vez hay más personas interesadas en realizar actividades financieras. Ese interés creciente se debe a la accesibilidad que Internet ha dado a este tipo de actividades. Y teniendo en cuenta esto, es importante disponer de información suficiente a la hora de invertir o de entrar en cualquier tipo de mercado con total confianza. Los llamados derivados financieros no surgen ahora, sino que llevan mucho tiempo formando parte del mercado financiero. Hoy más que nunca, el comercio en línea facilita el acceso a ellos.

Pero, ¿qué es un derivado financiero y para qué lo puedes necesitar? Un derivado es un contrato financiero que deriva su valor de un activo subyacente. El comprador acepta comprar el activo en una fecha específica a un precio específico.

Para qué se usan los derivados financieros

La forma más fácil de explicar un derivado, para que lo comprendas mejor, es que es un acuerdo contractual donde se acuerda un valor base por medio de un activo, valor o índice subyacente. Hay muchos activos subyacentes que se contratan a diversos instrumentos financieros, como acciones, divisas, materias primas, bonos y tasas de interés.

Otra definición más simple de un derivado es que es cualquier valor cuyo valor se deriva del valor de un activo diferente. Hay una serie de derivados comunes que se comercializan con frecuencia en todo el mundo. Los futuros y las opciones son ejemplos de derivados comúnmente negociados. Sin embargo, no son los únicos tipos, y hay muchos otros.

Los derivados a menudo se usan para productos, como el petróleo, la gasolina o el oro. Otra clase de activos son las monedas, como puede ser el dólar estadounidense. Existen derivados basados ​​en acciones o bonos. Otros usan tasas de interés, como el rendimiento de letras del Tesoro a 10 años, por ejemplo.

Cómo es el mercado de derivados

El mercado de derivados es extremadamente grande. De hecho, se estima que tiene un tamaño aproximado de 1,2 billones de dólares. La razón por la que es tan grande es que hay derivados disponibles para muchos activos diferentes, incluidos los bonos, acciones, materias primas y monedas, entre otros. Muchos inversores prefieren comprar derivados en lugar de comprar el activo subyacente.

El mercado de derivados se divide en dos categorías: derivados OTC y derivados basados ​​en el intercambio. Los derivados OTC, o extrabursátiles, son derivados que no cotizan en bolsa y se negocian directamente entre las partes.

Los derivados basados ​​en el intercambio son aquellos que se cotizan en los intercambios, como The Chicago Mercantile Exchange. Es común que los grandes inversores institucionales utilicen derivados OTC y que los inversores individuales más pequeños utilicen derivados basados ​​en el intercambio para las transacciones. Los clientes, como los bancos comerciales, los fondos de cobertura y las empresas patrocinadas por el gobierno, con frecuencia compran derivados OTC de bancos de inversión.

Tipos de derivados financieros

Los derivados más comunes utilizados en el comercio en línea son:

CFD o contrato por diferencia

Los CFD son muy populares entre el comercio de derivados,estos derivados financieros te permiten especular sobre el aumento o la disminución de los precios de los instrumentos globales que incluyen acciones, divisas y materias primas. Los CFD se negocian con un instrumento que reflejará los movimientos del activo subyacente, donde las ganancias o pérdidas se liberan a medida que el activo se mueve en relación con la posición que ha tomado el comerciante.

Contratos de futuros

Los contratos de futuros son derivados comunes basados ​​en un acuerdo para comprar o vender activos tales como acciones pagadas en una etapa posterior pero con un precio fijo. Los futuros están estandarizados para facilitar la negociación en el mercado de futuros donde el detalle del activo subyacente depende de la calidad y cantidad de la mercancía.

Opciones comerciales

En los mercados de derivados, los operadores tienen derecho a comprar (CALL) o vender (PUT) un activo subyacente a un precio específico, en una fecha específica o antes, sin obligaciones, siendo esta la principal diferencia entre las opciones y el comercio de futuros. Esencialmente, las opciones son muy similares a los contratos de futuros. Sin embargo, las opciones son más flexibles. Esto lo hace preferible para muchos comerciantes e inversores.

¿Por qué negociar derivados financieros?

Originalmente, los derivados se utilizaron para garantizar que hubiera un equilibrio armonioso en los tipos de cambio de los bienes y servicios comercializados a escala mundial. Los comerciantes descubrieron que, con diferencias en las monedas y los sistemas contables, sería más fácil para los comerciantes encontrar un mercado de derivados común.

Hoy en día, la razón principal para el comercio de derivados es la especulación y el propósito de la cobertura, ya que los operadores buscan beneficiarse de los precios cambiantes de los activos, valores o índices subyacentes.

Cuando un comerciante especula sobre derivados, puede obtener ganancias si su precio de compra es más bajo que el precio del activo subyacente al final del contrato de futuros. Por ejemplo, si una persona compra un contrato de futuros para el activo X, con un precio de 100 euros, y si el precio del activo X aumenta a 110  euros al final del contrato, la persona obtuvo una ganancia de 10 euros.

Los derivados vienen en varias formas diferentes, como los tipos utilizados para cubrir o minimizar el riesgo. Por ejemplo, un inversor puede querer beneficiarse de una disminución en el precio de venta de activos (posición de venta). Cuando ingresa un derivado utilizado como cobertura, permite que el riesgo asociado con el precio del activo subyacente se transfiera entre ambas partes involucradas en el contrato que se negocia.

Sin embargo, aunque los derivados se usan para la especulación, también se usan para la gestión del riesgo. Muchos inversores usan derivados para asegurarse de que no sufran movimientos de precios desfavorables en el futuro cercano.

Por ejemplo, el fabricante de cereales puede comprar a un precio determinado para asegurarse de que la empresa podrá comprar el trigo unos meses más adelante. Esto protege al fabricante de cereales de quedarse atrapado en una posición en la que no puede permitirse comprar el trigo que necesita si el precio del trigo aumenta demasiado en el plazo de un mes.

Así ha evolucionado la inversión en derivados financieros

En 2017, se negociaron 25 mil millones de contratos de derivados financieros. Las inversiones en este tipo de activos se incrementaron tanto en América del Norte como en Europa gracias a  las altas tasas de interés. Por su parte, la inversión  en Asia disminuyó debido a una disminución en los futuros de materias primas en China. Estos contratos valían alrededor de $ 570 billones.

La mayoría de las 500 empresas más grandes del mundo usan derivados para reducir el riesgo. Por ejemplo, un contrato de futuros promete la entrega de materias primas a un precio acordado. De esta manera, la empresa está protegida si los precios suben. Las empresas también redactan contratos para protegerse de los cambios en los tipos de cambio y las tasas de interés.

Los derivados hacen que los flujos de efectivo futuros sean más predecibles. Permiten a las empresas pronosticar sus ganancias con mayor precisión. Esa previsibilidad aumenta los precios de las acciones. Entonces, las empresas necesitan menos efectivo para cubrir emergencias. Pueden reinvertir más en sus negocios.

La mayoría de las operaciones con derivados se realizan mediante fondos de cobertura y otros inversores para obtener más apalancamiento. Los derivados solo requieren un pequeño pago inicial, llamado “pago por margen”. Muchos contratos de derivados son compensados ​​o liquidados por otro derivado antes de llegar a término. Estos operadores no se preocupan por tener suficiente dinero para pagar el derivado si el mercado va en contra de ellos. Si ganan, cobran.

Los derivados que se negocian entre dos compañías o comerciantes que se conocen personalmente se denominan opciones «sin receta». También se negocian a través de un intermediario, generalmente un gran banco.

Riesgos de los derivados

Si eres inversor, no olvides que hay opciones de inversión más conservadoras como son los depósitos bancarios. Y es que los derivados tienen grandes riesgos. Lo más peligroso es que es casi imposible saber el valor real de cualquier derivado. Se basa en el valor de uno o más activos subyacentes. Su complejidad los hace difíciles de valorar.

Otro riesgo es también una de las cosas que los hace tan atractivos: el apalancamiento. Por ejemplo, los operadores de futuros solo deben colocar del 2% al 10% del contrato en una cuenta de margen para mantener la propiedad. Si el valor del activo subyacente cae, deben agregar dinero a la cuenta de margen para mantener ese porcentaje hasta que el contrato expire o sea compensado. Si el precio de los productos sigue bajando, cubrir la cuenta de margen puede conducir a enormes pérdidas.

Otro de los riesgos es el tiempo. Una cosa es apostar a que los precios de la gasolina subirán. Otra cosa es tratar de predecir exactamente cuándo sucederá eso. Y éste es uno de los riesgos asociados a los derivados financieros que debes conocer antes de decantarte por ellos como medio de inversión.