Fondos monetarios: características y funcionamiento

Inicio › Inversión › Fondos monetarios

Los fondos del mercado monetario son un tipo de fondo bastante peculiar, ya que centran su inversión en activos a muy corto plazo. De esta manera, esta clase de fondos pueden proporcionar bastante estabilidad y liquidez al inversor, pero una baja rentabilidad, por lo que puede ser un producto adecuado para inversores conservadores.

En pocas palabras
  • Los fondos monetarios limitan su cartera de inversión a activos de renta fija a muy corto plazo. o pueden superar los 2 años y, en general, no superarán los 6 meses.
  • Aparte de las condiciones anteriores, los fondos monetarios tienen que garantizar una alta liquidez a sus partícipes, ya que están obligados a aceptar reembolsos y suscripciones de manera diaria.
  • Su alta liquidez y su baja volatilidad hacen que este tipo de inversión ofrezca una rentabilidad baja. Por tanto, es una buena opción para inversores muy conservadores o como activo refugio o de transición. 
  • Se pueden clasificar de dos formas, según los activos (interbancarios, empresariales y de deuda pública) y según su valor liquidativo (variables, constantes de deuda pública y de baja volatilidad).

¿Qué es un fondo monetario?

Un fondo de inversión monetario es una clase de Institución de Inversión Colectiva (IIC) que, a diferencia de otros tipos de fondos de inversión, tiene una política de inversión muy concreta.

Específicamente, estos fondos de inversión se van a centrar, como bien su nombre indica, en activos del mercado monetario a corto o muy corto plazo. En concreto, se trata de activos de renta fija con un vencimiento medio de 6 meses, aunque pueden llegar a vencimientos de hasta 2 años. 

Así pues, los fondos monetarios no tienen en su cartera de inversión ningún activo de renta variable ni de materias primas. Además, para ser considerados como tal en España no pueden estar expuestos a otras divisas extranjeras como el dólar o el yen.

Estas características hacen de los fondos del mercado monetario una alternativa muy líquida y estable, apta para aquellos ahorradores que busquen estabilidad y baja volatilidad. De hecho, este tipo de productos de inversión son una buena opción como activo refugio, especialmente ante escenarios bajistas del mercado o de alta volatilidad e incertidumbre.

¿Cómo funciona un fondo monetario?

Tal como hemos indicado, un fondo de inversión monetario se estructura y funciona como cualquier otro fondo de inversión. En este sentido, el promotor y administrador del fondo es la sociedad gestora que difiere de la entidad depositaria, la cual guarda y vigila el capital.

El capital del fondo es aportado por los llamados partícipes, que depositan su dinero a cambio de una rentabilidad, pero pagando una comisión, tanto de depósito como de gestión. No obstante, los fondos monetarios, para ser considerados como tales, limitan su política de inversión de la siguiente manera:

  • El vencimiento medio de los activos no puede ser superior a los 6 meses.
  • El 90 % de los activos en cartera deben tener un vencimiento inferior a los 24 meses.
  • No incluyen en su patrimonio valores de renta variable, materias primas o deuda subordinada.
  • Los activos tienen que tener la calificación crediticia por encima de A2, certificada por una empresa de rating.

 

De esta forma, los mercados monetarios a los que acuden los fondos monetarios para conformar su cartera de activos siguiendo los preceptos anteriores son los siguientes:

  • Mercados de deuda pública: son la deuda que emiten los gobiernos de los diferentes países para financiar sus partidas de gasto. Por ejemplo, las Letras del Tesoro en España.
  • Mercados interbancarios: el principal propósito de estos mercados es que los bancos se presten dinero entre ellos. Se trata de operaciones a muy corto plazo con un vencimiento menor a una semana.
  • Mercado de activos empresariales: las empresas acuden a este mercado para satisfacer sus necesidades de financiación a corto plazo, mediante pagarés principalmente.

Limitando los activos que los fondos monetarios pueden adquirir se consigue que este tipo de inversiones esté poco expuesto al riesgo, sea muy poco volátil y altamente líquido

De hecho, una de las obligaciones de un fondo monetario es aceptar tanto suscripciones de nuevos partícipes como reembolsos o devoluciones de los antiguos de manera diaria. Esto no es problema para este tipo de fondos, ya que sus activos son líquidos y pueden proporcionar liquidez casi inmediata a sus partícipes.

Por supuesto, al tener condiciones favorables, riesgo y volatilidad bajos, pero elevada liquidez, conllevan una baja, o incluso negativa rentabilidad para el partícipe. Concretamente, la rentabilidad variará según las políticas del Banco Central Europeo y lo que se conoce como el precio del dinero, es decir, el tipo de interés al que el BCE presta dinero a los bancos.

Así pues, ante escenarios de alta inflación en la economía, el BCE tenderá a subir los tipos de interés, por lo que los fondos monetarios ofrecerán mayor rentabilidad. Sin embargo, ante situaciones de estancamiento económico, el BCE seguirá políticas de expansión monetaria bajando los tipos de interés, y esto hará que la rentabilidad de los fondos sea menor. Específicamente, la rentabilidad de muchos de estos fondos vendrá dada por el índice EONIA, «Euro Overnight Index Average».

Características de los fondos monetarios

A continuación, descubre las principales particularidades de los fondos monetarios:

Comisiones

Las comisiones de los fondos monetarios son generalmente notablemente más reducidas que las de cualquier otro fondo de inversión. Tanto es así, que la comisión de gestión está limitada al 1 % anual del patrimonio del fondo, frente al 2,25 % de los fondos convencionales.

Riesgo

Al estar al margen de activos de renta variable y centrarse solo en activos a corto o muy corto plazo, de renta fija y con baja volatilidad, este tipo de fondos es uno de los más seguros que existen en el mercado.

Así pues, el principal riesgo al que nos exponemos adquiriendo este tipo de activos es a las políticas del Banco Central Europeo que afectan al precio del dinero y a su vez al índice EONIA, como explicamos anteriormente.

Fiscalidad

Al igual que otros tipos de fondos de inversión, un fondo monetario también tiene ventajas fiscales. Concretamente, se trata de la posibilidad por parte del partícipe de realizar un traspaso del capital depositado en un fondo a otro fondo diferente sin tener que tributar.

De esta manera, tan solo pagamos impuestos cuando efectuamos un reembolso y obtenemos una plusvalía. Esta diferencia entre el dinero que invertimos y el dinero que reembolsamos tributa según los siguientes tipos impositivos:

  • Hasta 6.000 euros: 19 %
  • Entre 6.000 euros y 50.000 euros: 21 %
  • Entre 50.000 euros y 200.000 euros: 23 %
  • Más de 200.000 euros: 26 %

Ventajas y desventajas de los fondos monetarios

Entre las principales ventajas y desventajas de los fondos monetarios respecto a otros tipos de fondos de inversión encontramos las siguientes:

Ventajas

  • Comisiones más bajas.
  • Menor riesgo y volatilidad frente a la renta variable.
  • La rentabilidad está parcialmente relacionada con el ciclo económico. Y es que, si la actividad económica se reduce, baja la tasa de interés. Por tanto, se pueden considerar un activo refugio en momentos en los que los mercados tienen tendencias bajistas o de alta volatilidad.
  • Alta liquidez.

Desventajas

  • El principal inconveniente son las bajas rentabilidades, que incluso pueden llegar a ser negativas.

 

De esta manera, un fondo monetario es adecuado, por ejemplo, para un inversor que quiera cambiar de estrategia y no efectuar un reembolso de un fondo de inversión para no pagar impuestos. Así pues, utilizará este tipo de fondos para depositar sus ahorros de manera temporal y poder recuperarlos de forma rápida dada su alta liquidez.

Otro inversor apto para ser partícipe de los fondos monetarios es el perfil conservador que quiera protegerse ante escenarios de rentabilidades negativas y volatilidades altas, ya que esta clase de fondos están desconectados de la tendencia general del mercado.

Tipos de fondos monetarios

Los fondos del mercado monetario se pueden clasificar de dos formas, según los activos y según su valor liquidativo.

Tipos de fondos monetarios según los activos

  • Fondo monetario interbancario: compuesto por transacciones de crédito y préstamo, por ejemplo, derivados a corto plazo, depósitos interbancarios y otros activos con un vencimiento máximo de una semana.
  • Fondo monetario empresarial: compuesto por pagarés de empresas.
  • Fondo monetario de deuda pública: formado por la deuda pública, por ejemplo, Bonos del Estado y Letras del Tesoro.

Tipos de fondos monetarios según su valor liquidativo

  • Fondo monetario de valor liquidativo variable: cuando el partícipe quiera reembolsar las participaciones del fondo, recibirá la parte alícuota del valor del patrimonio del fondo en ese mismo momento.
  • Fondo monetario de valor liquidativo constante de deuda pública: en este caso tanto el valor de suscripción como de reembolso será el mismo. Una de las condiciones de esta clase de fondos monetarios es invertir la mayor parte de su capital en deuda pública.
  • Fondo monetario de valor liquidativo de baja volatilidad: en este caso el valor de las participaciones pueden variar pero hasta cierto límite fijado.