¿Qué son los contratos de futuros?

Cuando alguien te habla de un contrato, lo primero que suele venir a la mente es que se trata de un acuerdo entre dos partes. Lo más habitual es que el contrato se suscriba para ser efectivo de manera inmediata. No obstante existen unos documentos conocidos como ‘contratos de futuros’ cuya fecha de cumplimiento no es tan inmediata como se suele asociar al resto de contratos.

Un contrato de futuros es un contrato entre dos partes donde ambas partes acuerdan comprar y vender un activo particular de una cantidad específica y a un precio predeterminado, en una fecha específica en el futuro, de ahí su nombre.

Los contratos de futuros están estandarizados en cuanto a calidad y cantidad para facilitar la negociación en un mercado de futuros. El comprador de un contrato de futuros está asumiendo la obligación de comprar el activo subyacente cuando expire el contrato de futuros. Por su parte, el vendedor del contrato de futuros asume la obligación de proporcionar el activo subyacente en la fecha de vencimiento.

Evolución de los contratos de futuros

Los contratos de futuros se asociaron originalmente con productos como aceites, granos, semillas y metales. Los agricultores, los mineros y otros proveedores de productos básicos necesitaban una forma de gestionar el riesgo financiero de tener que producir sus productos en el futuro, y el bloqueo inicial de los precios les ayudó a lograr este objetivo. Del mismo modo, aquellos que estaban interesados en la compra de los mismos estaban protegidos de las fluctuaciones significativas de los precios al bloquear, mediante un contrato de futuros, los precios con anticipación.

En estos días, el mercado de futuros abarca más que solo productos básicos. Hoy, los contratos de futuros se negocian en función de activos como índices bursátiles, divisas y bonos del Tesoro. Si bien los contratos de futuros pueden requerir la entrega física del activo o producto en cuestión, la mayoría se liquida en efectivo.

En cada contrato de futuros, hay una parte que tiene una posición corta y otra que tiene una posición larga. La parte que mantiene la posición corta acepta entregar una mercancía, mientras que la parte que mantiene la posición larga acepta recibir esa mercancía. Otra forma de expresarlo es que el vendedor es el que mantiene la posición corta, mientras que el comprador mantiene la posición larga.

Los activos de los contratos de futuros

El activo subyacente en un contrato de futuros podría ser materias primas, acciones, monedas, tasas de interés y bonos. El contrato de futuros se mantiene en una bolsa de valores reconocida. El intercambio actúa como mediador y facilitador entre las partes. Al principio, el intercambio requiere que ambas partes pongan de antemano una cuenta nominal como parte del contrato conocido como margen.

Dado que los precios de futuros están obligados a cambiar todos los días, las diferencias en los precios se liquidan diariamente desde el margen establecido. Si el margen se agota, el contratista debe reponer el margen en la cuenta. Por lo tanto, el día de la entrega, solo se utiliza el precio spot para decidir la diferencia, ya que todas las demás diferencias se habían liquidado previamente.

Cómo funcionan los contratos de futuros

Los contratos de futuros son un tipo de derivado, que es un valor cuyo precio se deriva de uno o más activos subyacentes. Los contratos de futuros se pueden comprar y vender en cualquier bolsa de futuros, como la Bolsa Mercantil de Nueva York o en mercados de futuros como el MEFF, que es europeo.

En virtud de un contrato de futuros, un comprador aceptará comprar una cierta cantidad de una mercancía o activo a un precio predeterminado. El vendedor, mientras tanto, aceptará vender esa cantidad al precio acordado. El contrato también incluirá la fecha futura en que se realizará la venta.

Su funcionamiento es sencillo. Se utiliza un modelo matemático para fijar el precio de futuros, que tiene en cuenta el precio spot actual, la tasa de rendimiento libre de riesgo, el tiempo hasta el vencimiento, los costos de almacenamiento, los dividendos, los rendimientos de dividendos y los rendimientos de conveniencia. Por ejemplo, en el caso de que se suscriba un contrato de futuros de petróleo a un año y se fija que éstos tienen un precio de 78 euros por barril. Al celebrar este contrato, en un año el productor está obligado a entregar un millón de barriles de petróleo y se garantiza que recibirá 78 millones. El precio de 78 millones por barril se recibe independientemente de dónde estén los precios del mercado spot en ese momento.

Dada la volatilidad de los precios del petróleo, el precio de mercado en ese momento podría ser muy diferente al precio actual. Si el productor de petróleo cree que el petróleo será más alto en un año, puede optar por no fijar un precio ahora. Pero, si piensa que 75 euros es un buen precio, podría asegurar un precio de venta garantizado al firmar un contrato de futuros.

Beneficios de los contratos de futuros

  • Los futuros son excelentes para negociar ciertas inversiones. Los futuros pueden no ser la mejor manera de negociar acciones, por ejemplo, pero son una excelente manera de negociar inversiones específicas, como materias primas, divisas e índices. Sus características estandarizadas y niveles tan altos de apalancamiento los hacen particularmente útiles para el inversor minorista tolerante al riesgo. El alto apalancamiento permite a esos inversores participar en mercados a los que de otro modo no habrían tenido acceso.

 

  • Costes fijos de negociación inicial. Los requisitos de margen para los principales futuros de materias primas y divisas son muy conocidos porque han estado relativamente sin cambios durante años. Los requisitos de margen pueden aumentarse temporalmente cuando un activo es particularmente volátil, pero en la mayoría de los casos, no cambian de un año a otro. Esto significa que un comerciante sabe de antemano cuánto debe pagarse como margen inicial. Por otro lado, la prima de la opción pagada por un comprador  puede variar significativamente, dependiendo de la volatilidad del activo subyacente y del amplio mercado. Cuanto más volátil sea el mercado subyacente o amplio, mayor será la prima pagada por el comprador de la opción.

 

  • Bajo costo de ejecución. Para poseer un contrato de futuros, un inversor solo tiene que poner una pequeña fracción del valor del contrato (generalmente alrededor del 10%) como margen. El margen requerido para mantener un contrato de futuros es, por lo tanto, pequeño y si ha predicho el movimiento del mercado correctamente, recibe enormes ganancias.

 

  • Liquidez. Ésta es otra gran ventaja de los futuros. Debido a que se negocian grandes cantidades de contratos todos los días, existe una gran posibilidad de que los pedidos del mercado se realicen muy rápidamente. Por esta razón, es poco común que los precios salten a un nivel completamente nuevo, por lo tanto, la negociación de contratos de futuros es muy líquida.

Desventajas de los contratos de futuros

Al igual que los contratos de futuros tienen grandes ventajas para los inversores, también hay alguna que otra desventaja que conviene conocer.

 

  • El apalancamiento puede ir en tu contra. Así como el apalancamiento puede maximizar sus retornos, también puede aumentar sus pérdidas. Por ejemplo, supongamos que deseas controlar 100 onzas de oro, y el oro en ese día vale 9 000 euros por onza. A ese precio, 100 onzas de oro costarían un total de 90.000 euros, pero tú podrías controlar las 100 onzas de oro completas mediante el pago de un margen de 9.000 euros. Si el precio del oro aumenta, se le acreditará la diferencia, pero si el precio baja, tú serás responsable de obtener un margen de capital adicional para mantener el control de las 100 onzas de oro. En esencia, tú eres responsable por el valor total de  90.000 euros en oro.

 

  • Los futuros son una inversión a corto plazo. A diferencia de la compra de acciones, una inversión en el mercado de futuros no es una inversión a largo plazo. Los contratos se ejecutan por un período de meses, y cuanto más tiempo tenga el contrato, más margen tendrás que pagar por su precio. Por lo tanto, por lo general no desearás mantener una mercancía o instrumento por mucho tiempo.

 

  • El comercio de futuros requiere un monitoreo constante. El comercio de productos básicos es rápido, por lo que debes mantenerte al tanto del precio constantemente. Una ligera ganancia o pérdida puede significar mucho dinero. Por ejemplo, piensa en el escenario que te hemos detallado anteriormente. Si el precio del oro aumenta en 150 euros la onza, ganarías 5.000 euros. Sin embargo, una caída de 150 euros la onza significa que perderías tu inversión de 9.000 euros. Éste es el monto de su margen inicial, que es un depósito de garantía. Además, serás responsable de otros 6.000 euros y perderás esta cantidad (la pérdida total es de 15.000 euros). Al invertir en futuros, puedes perder más que la inversión realizada inicialmente.

En conclusión, el mercado de futuros es una buena opción cuando se sabe manejar con cautela. No obstante, siempre aconsejamos invertir también en otros productos de inversión más seguros como son los depósitos bancarios.