Diferencias entre los ingresos pasivos y activos

Disponer de ingresos y que estos sean estables es necesario para poder vivir y para poder ofrecer una cierta calidad de vida tanto a uno mismo como a los demás miembros de la familia. Como consecuencia, en muchos casos es preciso cambiar el tiempo por dinero. Sin embargo, no todos los ingresos vienen en forma de carta de pago o de transferencia bancaria. Más bien, algunos ingresos provienen de inversiones que se han realizado y no requieren tu esfuerzo activo para obtenerlos. Para ello te será muy útil conocer la diferencia entre los ingresos pasivos y los activos.

¿Qué son los ingresos pasivos?

Los ingresos pasivos pueden tener muchas más ventajas adicionales que las que tienen los ingresos activos. De hecho, muchos inversores buscan estas fuentes de ingresos como un medio para complementar sus ingresos ordinarios y compensar así sus costes de vida. Hacerlo también puede presentar una gran oportunidad para no gastar tanto dinero en impuestos cada año.

Al observar el término, es fácil ver que el ingreso pasivo es cualquier fuente de ingresos que no proviene de fuentes activas (también conocidas como ordinarias). Tales ejemplos de esto incluyen dividendos, una participación en un negocio como socio limitado, regalías obtenidas por derechos de licencia o incluso ingresos obtenidos de otras inversiones en las que el inversor no participa activamente.

En la práctica común, el ingreso pasivo se conoce como el ingreso que ganas mientras haces cualquier otra cosa. ¿Esto qué quiere decir? En otras palabras, para obtener un ingreso pasivo no intercambias tu tiempo o esfuerzo para obtener estos ingresos. Si se hace sabiamente, esto puede conducir a la jubilación anticipada, o al menos a la libertad financiera.

Por ejemplo, si inviertes unos 100 euros al mes de ingresos pasivos a los ingresos de tu hogar, cada mes durante los próximos 10 años, estarías generando 12.000 euros al final de un período de diez años.

¿Qué son los ingresos activos?

Vamos ahora con el segundo tipo de ingresos que nos interesan: los ingresos activos. Se trata de unos ingresos para los que se han realizado servicios. Esto incluye sueldos, propinas, comisiones e ingresos de negocios en los que hay participación material.

El ingreso activo es una forma de ingreso que se recibe a través de la aplicación directa de los esfuerzos, esto es, debes levantarte e involucrarte directamente para recibir el pago por tus servicios. La mayoría de los empleados son asalariados activos. Los que ganan ingresos activos dedican una cantidad significativa de tiempo para recibir el pago por sus servicios.

Un ejemplo de ingresos activos: Si estás empleado en una compañía y de repente pierdes tu trabajo o por cualquier razón no puedes realizar las tareas de tu puesto de trabajo, tus ingresos activos desaparecen.

Principales diferencias entre los ingresos

Aunque hay algunas diferencias entre ingresos activos y pasivos que ya te imaginas, hemos elaborado una lista con las principales diferencias entre ambos tipos para que te queden más claros.

  • Tiempo requerido: para recibir ingresos activos, necesitarás invertir al menos 8 horas cada día, dependiendo de la parte del mundo donde vivas, para contribuir de manera significativa en el trabajo y ganar un salario. El trabajo activo también requiere una inversión continua de tiempo para mantenerse activo, actualizado y ganar más dinero. Eso significa que tienes que presentarte todos los días para ganar tu salario. Por otro lado, para el ingreso pasivo, el tiempo inicial que dedicaste a desarrollar la idea es todo lo que necesitas para ganar dinero continuamente. No requieres una inversión de tiempo constante y regular. Básicamente, con ingresos pasivos, ganarás dinero las 24 horas, incluso mientras estás durmiendo.
  • Esfuerzo requerido: Para obtener un ingreso activo, debes esforzarte activamente, tener conocimiento y habilidades en la ocupación o el negocio. Por otro lado, para los ingresos pasivos, después del esfuerzo inicial que se requiere para establecer o invertir, no tienes que dedicar tiempo continuamente para recibir ingresos de la fuente pasiva.
  • Potencial de ingresos: para una fuente de ingresos activa, el potencial de ingresos de la persona se basa en su profesión o el tipo de servicios que ha prestado o presta a una determinada empresa. El ingreso pasivo, por otro lado, brinda una gran oportunidad para aumentar el potencial de ingresos, sin embargo, se necesita tiempo, constancia y concentración para lograr un nivel de ingresos pasivos que pueda reemplazar al ingreso activo.
  • Nivel impositivo más bajo: en la mayoría de los países del mundo, el tipo de ingreso que se grava al más alto nivel es el ingreso del trabajo, que es básicamente el ingreso de tu trabajo activo. Los ingresos pasivos se gravan a tasas más bajas, lo que significa que proporciona ventajas fiscales a las personas que obtienen sus ingresos de dividendos, de depósitos bancarios o ingresos por alquileres o tras invertir en bonos del estado, por ejemplo.
  • Funciona cuando duermes: esta es la mejor parte de ganar dinero a través de medios pasivos. Ganas dinero hagas lo que hagas. Este es el tipo de ingreso derivado de las inversiones que has realizado y que constantemente generan rendimientos para ti mes a mes y año tras año. Para obtener ingresos activos, debes trabajar y esforzarte para ganar el dinero.

¿Cómo obtener ingresos pasivos?

Ambos tipos de ingresos son complementarios. La persona necesita ganar dinero para poder mantenerse, que es algo que se obtiene a raíz del trabajo. Sin embargo, en muchos casos hay quien opta por hacer crecer sus ingresos a la par, motivo por el que recurre a los ingresos pasivos. ¿Cómo se pueden obtener este tipo de ingresos? 

Invertir en depósitos bancarios

Los inversores que optan por un bajo riesgo de su inversión escogen invertir en depósitos bancarios. Es una manera de hacer crecer el dinero año a año. Sin embargo, a la hora de elegir un depósito bancario surgen muchas dudas, principalmente sobre qué banco ofrecerá los mejores intereses para quien decida meter su dinero por un periodo determinado de años en él. Actualmente, se pueden conocer las entidades bancarias que mejor rendimiento ofrecen consultando este comparador de bancos europeos, con lo que se elegirá la opción más favorable para invertir el dinero y obtener el retorno de inversión más favorable.

Invierte en acciones

El mercado de valores te brinda la oportunidad de invertir y ser propietario de una parte de grandes empresas de todo el mundo. Los mercados bursátiles y la compra de acciones pueden ser muy desafiantes y riesgosos, por lo que antes de decantarte por esta opción, deberías investigar mucho para protegerte de los riesgos que conlleva invertir en el mercado bursátil. Debes comprender cómo leer los estados financieros y saber si una empresa es rentable o no. Para invertir en el mercado de valores, debes abrir una cuenta de corretaje y encontrar las acciones en las que te gustaría invertir. Mientras la empresa en la que inviertes obtenga ganancias y declare dividendos, obtendrás ingresos pasivos. Si eres del tipo que no tiene tiempo para estudiar el mercado o no entiendes cómo leer los estados financieros, entonces la mejor opción para ti es invertir en fondos mutuos. Los fondos mutuos son un grupo de acciones que contiene una cesta de acciones, por lo que el rendimiento de una sola acción no necesariamente afectará a toda tu cartera.

Invierte en bonos del estado

Los bonos son otra fuente de ingresos pasivos. Un bono es una forma de instrumento de deuda emitido por compañías, municipalidades o el gobierno estatal para recaudar fondos. Cuando compras bonos en el mercado, estás prestando tu dinero y, a su vez, obtendrás cierta cantidad de dinero por un período de tiempo. Un bono te proporciona ingresos fijos y, por lo general, tiene una fecha de finalización conocida como fecha de vencimiento cuando se le reembolsará el dinero. Por lo general, se asigna un bono con calificaciones que dependen de la solvencia crediticia del emisor, y esto ayuda al inversor a evaluar qué tan riesgosa será la inversión.

En definitiva, generar ingresos pasivos es igual de importante que ir obteniendo ingresos activos. Conseguir ingresos pasivos suficientes como para poder vivir de ellos es algo complicado, pero sí es posible hacer que estos vayan creciendo progresivamente y sirvan para mejorar la calidad de vida. Lo importante en estos casos es que para poder generar ingresos pasivos hay que tener capacidad de ahorro y analizar las distintas maneras que existen para obtener este tipo de ingresos. Todo dependerá del perfil de inversor que tengas. Para los inversores a los que no les gusta el riesgo las mejores maneras de generar ingresos pasivos siguen siendo los depósitos bancarios y las cuentas de ahorro. Así, poco a poco conseguirán incrementar su capital.