¿Se puede invertir sin riesgo?

El futuro es incierto en el ámbito de la economía. Dado que las previsiones para 2020 no son demasiado halagüeñas, muchos inversores se preguntan qué hacer con sus ahorros. ¿Invertir o no invertir? He ahí la cuestión. Y en el caso de invertir, ¿se puede hacer sin riesgo? Conseguir invertir sin riesgo es una de las maneras que tienen los inversores de encontrar estabilidad en sus rendimientos.

La compensación por invertir sin riesgo es que al reducir la exposición al riesgo, es probable que los inversores vean rendimientos más bajos a largo plazo. Eso puede estar bien si tu objetivo es preservar el capital y mantener un flujo constante de ingresos por intereses. Pero si buscas crecimiento, considera optar también por estrategias de inversión que coincidan con tus objetivos a largo plazo. En este artículo, no obstante, te vamos a contar cómo puedes invertir sin riesgo. Porque sí, es algo factible.

Cómo reducir el riesgo

Dependiendo de cuánto estés dispuesto a arriesgar, hay un par de escenarios que podrían darse a la hora de invertir. Sin riesgo, nunca perderás un céntimo de tu capital. O con un poco de riesgo, es razonable decir que alcanzarás el punto de equilibrio o incurrirá en una pequeña pérdida.

Lo primero que debes considerar es el período de tiempo durante el cual has estado ahorrando. Si vas a necesitar tu dinero dentro de tres años, entonces el mercado de valores no es el mejor lugar para invertir, ya que la volatilidad del mercado significa que es poco probable que tu dinero tenga tiempo suficiente para recuperar las caídas iniciales de valor. Si deseas ahorrar para comprar una casa dentro de unos cuantos años, es probable que el mercado de valores supere al efectivo que puedas obtener con otros productos financieros, por lo que deberías considerar cómo reducir su riesgo.

Una de las claves principales para minimizar el riesgo a la hora de invertir es la diversificación. Pon tus huevos en muchas cestas diferentes y, si caes por culpa de la inversión en alguno de las opciones financieras, no lo perderás todo. Cuanto más distribuyas tu dinero entre las distintas clases de activos y las regiones geográficas, menor será el riesgo que se podrá producir por una caída en el mercado de valores.

Puedes diversificar tu propia cartera seleccionando cuidadosamente acciones e inversiones que cubran una amplia gama de activos, como acciones, bonos , depósitos bancarios y cuentas de ahorro, entre otras. Pero, una opción más simple puede ser invertir en un fondo de activos múltiples, que diversificará tus inversiones por ti.

Además de eso, revisar de manera periódica tu cartera de inversión también te ayudará a administrar el riesgo al que sometes tus ahorros. Todas las inversiones funcionan de manera diferente, por lo que si bien puedes comenzar dividiendo tu dinero de manera uniforme en cinco activos diferentes, el rendimiento gradualmente sesgará esa división. Eso significa que necesitarás reequilibrar regularmente tu cartera para no terminar sobreexpuesto a una sola inversión. Si inviertes en fondos de activos múltiples, el administrador del fondo realizará ese reequilibrio.

Claves para minimizar el riesgo

Una forma de disminuir el riesgo es la diversificación. En otras palabras, pones tu dinero en varios tipos de inversiones en lugar de solo una. Si decides invertir todo en una sola opción, corres el riesgo de perder parte o incluso todo tu capital si esa inversión termina rindiendo malos resultados.

Por el contrario, al diversificar y crear una cartera de inversiones con varios activos, reduces el riesgo de perder todo tu dinero, ya que, para que esto suceda, varias de las inversiones que has realizado tendrían que dar malos resultados al mismo tiempo.

La diversificación no solo se refiere a los tipos de activos en los que se invierte. También es una buena idea diversificar invirtiendo en diferentes regiones geográficas o en diferentes monedas.

  • Invierte regularmente

Al diversificar los riesgos que corres a la hora de invertir, es mucho mejor hacer múltiples inversiones a lo largo del tiempo en lugar de hacer una gran inversión. La ventaja de este enfoque es que, en lugar de adquirir valores, acciones o acciones a un precio único, que podría ser favorable o desfavorable, obtienes el precio medio, puesto que has hecho varias inversiones en diferentes fechas.

  • ‘Moderar’ los activos

En el clima económico actual, se pueden obtener rendimientos incorporando un número moderado de activos que pueden generar rendimientos en un contexto de tipos de interés muy bajos, como los activos de renta variable. En el caso de que seas un inversor conservador, tus inversiones deben representar solo un pequeño porcentaje de la cartera general de activos, y deben incorporarse de la manera descrita anteriormente: gradualmente y con un alto grado de diversificación.

Por ejemplo, en el caso de que tengas una cartera bien diversificada compuesta por 85% de activos de riesgo bajo o muy bajo y 15% de activos de renta variable. El primer tipo ofrecerá solo un rendimiento modesto, pero con un bajo nivel de riesgo. Esta parte de tu inversión proporcionará seguridad y estabilidad. El segundo tipo es más volátil, pero solo se mantiene en un porcentaje bajo y de manera diversificada. Estas inversiones aumentarán el rendimiento promedio de la cartera y de esta manera lograrán un rendimiento general positivo de su inversión con un nivel controlado de riesgo.

Inversiones de bajo riesgo que debes conocer

¿Y cuáles son las mejores inversiones de bajo riesgo que existen?, te preguntarás, sobre todo si estás buscando una manera de minimizar los riesgos a la hora de invertir. Pues bien, las mejores inversiones de bajo riesgo que hay ahora mismo en el mercado son las cuentas de ahorro, los bonos, los depósitos bancarios, las letras del Tesoro o las acciones.

  • Invertir el dinero en una cuentas de ahorro

Aunque técnicamente no es una inversión, las cuentas de ahorro ofrecen un modesto retorno del dinero que tengas ahorrado.

Hay varias cuentas disponibles con al menos un rendimiento del 2%. Y puedes obtener un poco más que eso si consultas opciones de diferentes cuentas de ahorro como puedes hacer a través de este comparador de bancos que te proponemos.

¿Y por qué invertir en una cuenta de ahorros? Una cuenta de ahorros es completamente segura en el sentido de que nunca perderás tu dinero. La mayoría de las cuentas de ahorro están aseguradas por el gobierno hasta ciertos límites, a través del Fondo de Garantía de Depósitos, por lo que es probable que recibas una compensación incluso si la institución financiera falla.

¿Entrañan algún riesgo? El efectivo no pierde valor aunque la inflación puede erosionar tu poder adquisitivo. Ese es el único riesgo que puedes sufrir al contratar una cuenta de ahorros.

  • Optar por una inversión en depósitos bancarios

Los depósitos bancarios siempre son también una de las inversiones más seguras que existen. A través de un depósito, el banco promete pagarte un tipo de interés establecido durante un plazo específico si dejas la cuenta intacta hasta que finalice el plazo que se ha firmado por contrato.

En cuanto a los posibles riesgos de los depósitos, el principal es que si retiras los fondos de un depósito antes de tiempo, generalmente perderás parte del interés que podrías ganar o todos los intereses. Es importante que leas bien el contrato que has firmado con el banco y que conozcas bien las condiciones del producto financiero.

No es aconsejable renunciar a la posibilidad de obtener un retorno de tus ahorros, ya que podrías ser víctima del «enemigo silencioso» que es la inflación. La inflación reduce el poder de compra de tus ahorros, de modo que cada año que no obtienes un rendimiento de tus ahorros, se reducen a un nivel equivalente a la tasa de inflación.

  • Bonos corporativos

Las empresas también emiten bonos, que son calificados como de alta, media o baja calidad. El valor de mercado de un bono puede fluctuar a medida que cambian las tasas de interés. La empresa podría incumplir su promesa de hacer los pagos de intereses y capital.

Sin embargo, para mitigar el riesgo de tipo de interés, los inversores pueden seleccionar bonos que vencen en los próximos años. Los bonos a más largo plazo son más sensibles a los cambios en las tasas de interés.

Generalmente se considera que los bonos tienen un riesgo menor que las acciones, aunque ninguno de los activos está libre de riesgos.

Durante los últimos años, se han percibido tasas de inflación muy bajas, lo que ha traído cierto alivio a los inversores, especialmente a aquellos con un perfil conservador. Sin embargo, la inflación está comenzando a aumentar nuevamente, y puede volver a niveles más típicos de alrededor del 2%. ¿Qué alternativas están disponibles para los inversores que no quieren ver que sus ahorros no crecen? En pocas palabras, no hay otra solución que asumir algún riesgo, aunque también hay algunas prácticas que pueden ayudarte a minimizarlo. Recuerda que invertir sin riesgo es posible, para ello destinar parte de tus ahorros a depósitos bancarios o cuentas de ahorro te pueden aportar rentabilidad a un mínimo riesgo.