Cuentas remuneradas: qué son y cuáles son las mejores

En una situación tan convulsa como la actual, las cuentas remuneradas se han convertido en uno de los productos de ahorro más demandados por los españoles.

Su éxito radica en que se trata de un instrumento bancario que ofrece más ventajas que las tradicionales cuentas corrientes y que son más seguros que cualquier otro producto de inversión.

¿Qué es una cuenta remunerada?

El término cuenta remunerada suele usarse como sinónimo de cuenta de ahorro, aunque no es exactamente lo mismo.

En realidad, una cuenta remunerada es un producto híbrido entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros: permite hacer las operaciones habituales de una cuenta corriente (domiciliar la nómina y los recibos, hacer transferencias, etc) y también ofrece una rentabilidad por el dinero que mantengamos en ella (como si fuese una cuenta de ahorro).

En definitiva, las cuentas remuneradas son cuentas bancarias que ofrecen una rentabilidad económica por depositar el dinero en ellas. Si quieres ganar dinero con tus ahorros sin asumir riesgos y disponer de ellos siempre que los necesites, son una alternativa muy a tener en cuenta.

El funcionamiento de este producto es sencillo: sólo tienes que depositar tu dinero en la cuenta y comenzarás a obtener intereses desde el primer día. Cuanto mayor sea el saldo que mantengas en ella, mayor será la rentabilidad que obtengas por tu dinero, ya que el tipo de interés se aplica sobre el saldo que tengas en la cuenta.

Ventajas de las cuentas remuneradas

Las grandes ventajas de las cuentas remuneradas son dos:

  1. Máxima liquidez. A diferencia de los depósitos a plazo fijo, que sí tienen una duración determinada, las cuentas de ahorro permiten disponer del dinero en cualquier momento. Basta con solicitar el reembolso y en unos pocos días (a veces en el acto) lo tendrás disponible para hacer con él lo que quieras.
  2. Máxima protección. Las cuentas remuneradas no están a merced de la evolución de ningún mercado, por lo que tanto el capital como los intereses están garantizados en todo momento. Además, cuentan con la garantía de un Fondo de Garantía de Depósitos basado en las regulaciones armonizadas de la Unión Europea.

Nos encontramos, por tanto, ante un producto financiero dirigido a personas que quieren ahorrar sin complicaciones y que no están dispuestas a asumir ningún riesgo, por pequeño que este sea. En tiempos de inestabilidad económica e incertidumbre, las cuentas remuneradas aportan la seguridad que muchos ahorradores demandan.

Inconvenientes de las cuentas remuneradas

Como suele ser habitual, no es oro todo lo que reluce. Las cuentas remuneradas también presentan una serie de inconvenientes que como ahorradores debemos conocer:

1.Productos vinculados. La mayoría de las cuentas remuneradas del mercado exigen la contratación de una serie de productos vinculados para poder beneficiarse de la rentabilidad que prometen.

Los más habituales son el ingreso mensual de una nómina, la domiciliación de un número determinado de recibos y la contratación de tarjetas de crédito o débito. Las más exigentes también obligan a contratar un depósito a plazo fijo o un depósito estructurado.

2. Comisiones. Muchas cuentas remuneradas tienen unas comisiones demasiado elevadas y que son difíciles de justificar. El ejemplo más habitual es la comisión por renovación de las tarjetas de crédito que obligan a contratar como producto vinculado.

3. Saldos máximos. Sobre todo cuando la TAE ofrecida es muy alta, la cuenta remunerada suele tener un saldo máximo a partir del cual no hay remuneración. Esto significa que si superamos ese saldo en nuestra cuenta, el tipo de interés será cero.

 

¿Cuáles son las mejores cuentas remuneradas del mercado?

La cuenta remunerada ideal sería aquella que no obligue a contratar productos vinculados, que no cobre comisiones de ningún tipo y que no tenga saldo máximo. Si además no tienen plazos ni permanencias y te ofrece una rentabilidad anual del 5%, sería el producto estrella del mercado. Desafortunadamente, algo así no existe.

Las cuentas de ahorro son una buena alternativa a las cuentas remuneradas. Se trata de un producto de ahorro que permite generar intereses a cambio de depositar nuestro dinero en él. Su disponibilidad es máxima (podemos disponer del dinero en todo momento) y también están cubiertas por un Fondo de Garantía de Depósitos.

El tipo de interés que ofrecen las cuentas de ahorro suele ser inferior al de un plazo fijo o al de una cuenta remunerada y está en torno al 0,03% TAE, según datos del BCE. A cambio, no hay plazos determinados (salvo excepciones), tampoco hay ataduras y la disponibilidad de los ahorros es inmediata.

En Raisin ofrecemos a nuestros clientes la cuenta de ahorro del banco BRAbank. Su TAE es del 0,35% anual, para saldos de entre 5.000 y 100.000 euros, y está protegida al 100% por el Fondo de Garantía de Depósitos de Noruega.

Si quieres que tu dinero comience a crecer, puedes contratarla hoy mismo de forma totalmente online a través de nuestra plataforma.

Contratación 100% online
0,30%
anual
BRAbank
Noruega