Las mejores herramientas para ahorrar dinero

Cuánto cuesta conseguir dinero, y qué fácil es gastarlo. Esta máxima, tan repetida hoy en día, es la muestra de la necesidad que tienen todas las familias por ahorrar. Sin embargo, y aunque todos lo intentamos, son pocas las personas que consiguen equilibrar sus ingresos y sus gastos de una manera sana y constante en el tiempo.

Pero tranquilo, porque ahorrar dinero es posible. Es cierto que exige voluntad, constancia y sacrificio por nuestra parte. Pero para ello existen multitud de herramientas, consejos y reglas que facilitan este proceso. En este artículo te mostramos algunas de más interesantes para conseguirlo.

Consejos básicos para ahorrar dinero

#1 Manejar un presupuesto

El punto de partida de todo buen ahorrador es elaborar un presupuesto. Es decir, un documento donde se reflejen todos nuestros ingresos y gastos de un periodo determinado, por ejemplo, un año.

De esta manera, sabremos cuánto dinero podemos destinar a cada una de las partidas (gastos fijos, ocio, ahorro…), si hemos logrado cumplir nuestros objetivos y, en caso contrario, cuál ha sido la desviación sobre lo presupuestado.

#2 Establecer metas de ahorro

¿Quieres comprarte ese ordenador? ¿O esa moto? ¿O un coche? Muchas compras exigen un cierto nivel de ahorro previo o, alternativamente, recurrir a la deuda para adquirirlo. Por eso, lo recomendable es que crees metas de ahorro para cada uno de tus objetivos.

La mayoría de bancos disponen de aplicaciones propias donde se definen metas de ahorro determinadas o huchas, a las que podemos ir depositando el dinero y saber en qué medida se van cumpliendo los objetivos.

#3 Apuesta por el consumo inteligente

Cada vez son más los individuos que abrazan el consumo inteligente y responsable en su día a día. El objetivo es adoptar una actitud crítica, sostenible, consciente y solidaria ante todos los productos y servicios que se ponen a nuestra disposición cada día.

Evitar las compras impulsivas, acudir a las rebajas, apostar por los mercados ecológicos, reutilizar todo lo que se pueda… son solo algunos de los trucos que los consumidores inteligentes ya han puesto en marcha para conseguir ahorrar dinero.

Reglas de ahorro

#1 La regla de las 52 semanas

La regla de las 52 semanas es un reto muy sencillo de poner en práctica. Consiste en ahorrar cada semana un euro más que la anterior. Así, la primera semana, ahorraremos 1 euro; la segunda, 2 euros; la tercera, 3 euros… y así sucesivamente hasta llegar a la semana 52, en la que ahorraremos 52 euros.

Es una regla muy simple pero, al mismo tiempo, muy eficaz, que permite ahorrar 1.378 euros al año. Al principio, será muy sencillo ponerla en práctica, pero conforme avancen las semanas, será cada vez más complicado.

#2 Preahorro

El preahorro es una técnica psicológica que consiste en retirar una parte de nuestra renta a otra cuenta corriente en el momento en el que recibimos nuestra nómina. Es decir, considerar el ahorro como si fuese un gasto básico más, como las facturas de la luz, el gas o el agua.

Este método de ahorro funciona mejor cuando se realiza de forma automática, como si estuviésemos domiciliando un recibo, y a una cuenta diferente a la que utilizamos para recibir nuestros ingresos. De este modo, nos acostumbraremos a un nivel de gastos ajustado a nuestro nuevo saldo, lo que sin duda es más sencillo y eficaz que esperar hasta final de mes para ahorrar el remanente.

#3 Método Harv Eker

Harv Eker propuso en su libro “Los secretos de la mente millonaria” (2005) un método que, en su momento, revolucionó la forma de ahorrar dinero. Se basa en asignar un porcentaje a cada partida de gasto. Él defendía hacerlo de la siguiente manera:

  • Un 55% para cubrir las necesidades básicas (comida, facturas…).
  • Un 10% para ahorro.
  • Un 10% para formación (tanto a nivel profesional, como personal con libros, cursos…).
  • Un 10% para inversiones a largo plazo (en previsión de gastos más grandes en un futuro).
  • Un 10% en ocio y entretenimiento, pues también es necesario darse algún capricho de vez en cuando.
  • Un 5% para donativos.

Este método tiene múltiples variantes, ya que las necesidades no son las mismas para una familia o individuo que para otros. Por eso, es una herramienta que se ajusta perfectamente a al perfil de ahorro de cada persona.

Herramientas para conseguir ahorrar dinero

#1 Utilizar comparadores

Los comparadores se han convertido en un elemento imprescindible para todos los consumidores. En Internet podemos encontrar multitud de herramientas de este tipo y para casi cualquier ámbito que se nos ocurra: seguros, productos bancarios, hoteles, viajes, billetes de avión…

Nunca fue tan fácil encontrar la mejor oferta. Aunque, eso sí, es importante que elijas la que mejor se ajuste a tus necesidades. Hay que tener en cuenta que no todos trabajan con las mismas empresas ni con las mismas condiciones, así que nunca está de más que hagas tu propio comparador de comparadores.

#2 Acceder a la mejor tarifa de la luz

Desde que se liberalizó el mercado de comercialización de la electricidad, nosotros, como consumidores, podemos acceder a la compañía y a la tarifa que más nos convenza, y con la que más podamos ahorrar.

Existen incluso algunas opciones como HolaLuz, que permiten a los usuarios pagar siempre la misma cuota, sin importar las discriminaciones horarias o el precio del kilovatio hora.

#3 Aplicaciones móviles para conocer tus gastos

El móvil es el mejor aliado para controlar nuestros ingresos y gastos. Cada vez existen más aplicaciones que permiten tener en un solo lugar todo el registro de ingresos y gastos para poder conocer en detalle en qué se va tu dinero. Algunas de ellas son Fintonic, MyValue o Money Pro.

A todo ello ha contribuido un nuevo concepto conocido como open banking, o dicho de otro modo, la banca abierta. Gracias a ella, y a la regulación a nivel europeo que lo ha hecho posible, cualquier proveedor de terceros puede acceder a nuestros datos (eso sí, con nuestro consentimiento), y desarrollar aplicaciones que se ajusten a nuestras necesidades financieras. 

De este modo, podemos tener aplicaciones para ver nuestra situación financiera, obtener las mejores ofertas o saber si nos han concedido un préstamo, entre otras opciones.